• Hoy 19 - Zárate - 7.7° / 8.5°
    • Lluvia
    • Presión 1044.98 hpa
    • Humedad 87%
  • Desde el CPA hablaron de “las previas” de los jóvenes y del rol preventivo que debe cumplir la familia

    2/4/2009
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Algo ya común e instalado en los jóvenes es el hábito de realizar reuniones con amigos en diferentes hogares antes de salir al boliche. Como parte del ritual, cada uno compra alcohol para luego compartirlo entre todos.
    Son las denominadas “previas”, que comienzan en la medianoche de un sábado o un domingo y se extienden hasta las 2 o 3 de la mañana, solamente interrumpidas con la partida del grupo hacia los boliches.
    A raíz de este nuevo hábito entre los jóvenes, la titular del Centro Provincial de Atención a las Adicciones local (CPA), Patricia Olivares, se refirió al tema y al rol de la familia.

    “Vemos que hay un temor manifiesto, por parte de los padres, de frustrar a sus hijos, y parte de este sentimiento los lleva a darles un lugar para que sus hijos se junten y se lleven a cabo este tipo de hábitos de consumo, las denominadas reuniones previas. Entonces el chico comienza con el consumo del alcohol, ya no en la calle o en el boliche, sino en su casa. Entonces surgen diferentes preguntas ¿Por qué los padres no pueden poner un límite? Los padres son los observadores de toda esta escena y, lejos de los que algunos creen, ponerle límites a los chicos no es dañarlos, sino cuidarlos”, expresó Olivares.

    En este sentido, si bien aún no está definido, el CPA local pretende realizar una serie de charlas preventivas en grupo, padres y chicos. “Antes solamente hacíamos charlas o con los padres o con los chicos. En esta oportunidad, queremos trabajar en charlas grupales, con padres y chicos, para tratar diferentes temas a partir de disparadores, que pueden ser artículos de diarios”, explicó la licenciada en psicología, Patricia Olivares.
    Si bien este tipo de reuniones siempre existieron, la nueva modalidad es que se dan en jóvenes preadolescentes. “El objetivo es que estas charlas preventivas es fomentar un diálogo más fluido entre los padres y los chicos y estimular el pensamiento crítico para que cada persona pueda elegir sanamente”, comentó la titular del CPA.

    El rol de la familia
    En relación a este tema, Olivares hizo hincapié en el rol de la familia y estos nuevos hábitos de consumo. “Hay una realidad, los chicos padecen de un desorden horario producto de algo que, culturalmente, está instalado y que es la diversión nocturna pasada la medianoche. Dada esta costumbre, se generan espacios para estas reuniones previas con alcohol en los hogares. Entonces volvemos siempre a lo mismo, que sucede con las estructuras familiares, que pasa con el ejercicio de las funciones y los roles de la familia. Los roles parecieran que está sobreentendidos solamente en su rótulo pero no en su función. Sería interesante plantear el debate de cual es la función de una madre o de un padre ante estas prácticas, siempre desde el enfoque preventivo, ya que creemos que el alcohol y el tabaco son el peldaño inicial para el posterior consumo de drogas como la marihuana”.
    A su vez, admitió que habría que también sería necesario convocar a un debate sobre las leyes de menores y la prohibición de la venta de alcohol en diferentes ámbitos. “Como agentes de salud nos corresponde convocar a los padres y a los chicos para repensar y charlar sobre los roles familiares en relación a estos nuevos hábitos de consumo y dentro de los nuevos horarios de las salidas nocturnas”, aseguró Olivares.

    Por último, anunció que el CPA local está proyectando trabajar durante todo el año en la formulación de programas, charlas informativas en diferentes establecimientos educativos y persiguiendo tres ejes fundamentales, informar, concientizar y sensibilizar sobre drogas lícitas e ilícitas.
    El Centro Provincial de Atención a las Adicciones funciona en Bolívar 953, de Lunes a Viernes, de 9 a 17 hs. El servicio es gratuito y cualquier interesado puede comunicarse al 03487- 427187.