• Hoy 22 - Zárate - 23.2° / 24.6°
    • Despejado
    • Presión 1019.5 hpa
    • Humedad 77%
  • Más reclamos de vecinos por basurales clandestinos

    8/1/2010
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Es una postal que se repite en distintos espacios de la ciudad, la acumulación de basura ya sea por la falta de recolección o por el propio mal accionar de algunos vecinos. Residuos de distintos tipos son arrojados en Villa Massoni, detrás de las instalaciones del Club Belgrano y los reclamos siguen siendo contantes.
    Piden que se profundice el sistema de recolección o que aumenten los controles y se implemente un sistema de sanciones para quienes arrojen basura en la zona.
    Botellas descartables, ramas, escombros, restos de comida. O también muebles, lámparas, neumáticos, tableros de computadoras y autos desarmados y oxidados. Los elementos más variados -a veces hasta los más curiosos y sofisticados- nutren día a día los basurales clandestinos de Zárate que se generan a diario.
    La basura se extiende desde uno de los laterales del Parque de La Cruz y baja, por Maipú, hasta Villa Angus.  Dibuja un largo sendero de tierra, escombros, basura y pastizales altos que hacen del lugar una zona, prácticamente, intransitable, para los vecinos. Especialmente de noche, ya que no posee iluminación, otro de los reclamos presentados y sin respuestas.
    Toda la zona funciona como un verdadero “basural a cielo abierto” a metros del Club Belgrano y de Villa Massoni.
    “No podemos seguir viviendo con un basural a la vuelta de la esquina”, manifestó uno de los tantos vecinos que han insistido en las gestiones ante el Municipio y Cooperativa Electrica. “Ya hicimos cientos de reclamos pero nadie hace nada para sanear esta zona”, demandó.
    Los habitantes del vecindario vienen reclamando un saneamiento completo del predio desde mediados del año pasado, cuando denunciaron que camionetas de supermercados y locales gastronómicos llegaban al lugar de noche para arrojar todo tipo de desechos.
    Si bien los vecinos reconocen que también se trata de falta de conciencia de todos los vecinos que arrojan basura, denuncian una marcada indiferencia por parte del Ejecutivo municipal en sanear toda la zona.
    A pesar de que la pila de desperdicios es enorme y en ocasiones se los puede divisar o percibir a varias cuadras de distancia -por volumen u olores-, se trata siempre de depósitos de residuos clandestinos en los que los mismos vecinos tienen un amplio protagonismo. Por eso, quienes han encarado reclamos sostienen que el Municipio debería tomar la iniciativa para reglamentar sanciones para quienes arrojen residuos en lugares indebidos.