• Hoy 21 - Zárate - 8° / 8.2°
    • Nublado
    • Presión 1029.28 hpa
    • Humedad 86%
  • Podría construirse un cupo de 185 viviendas de un Plan Federal

    19/5/2010
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El director de Hábitat de la Municipalidad de Zárate, Sergio Gualtieri, informó a LA VOZ que, incluidas en el Plan Federal II y financiadas con fondos de la ANSES (Administración Nacional de Seguridad Social), 185 viviendas podrían construirse en el distrito.
    “Se nos anunció, extraoficialmente, que había un cupo de 85 unidades para una de las cooperativas de viviendas que está trabajando en Zárate desde hace tiempo y un conjunto habitacional de otras 100 para Lima, que fueron gestionadas por una cooperativa de gendarmes”, le dijo a este matutino el funcionario municipal, “hasta ahora no hay información oficial concreta al respecto pero eso es lo que nos comunicaron”, agregó.
    En todo Zárate hay un déficit habitacional de aproximadamente 7 mil viviendas y el Municipio cuenta con un Registro de Demanda de 2.500 personas que representan a familias enteras con distintos grados de necesidad. Sin embargo, ninguna de esas personas que permanecen en la lista de espera resultaría beneficiaria del nuevo grupo de viviendas que desembarcaría en el distrito, salvo que formara parte de alguna de las dos cooperativas a las que estarán destinados los dos cupos de viviendas.
    “Sí, va a quedar gente afuera”, dijo el funcionario, “pero es muy probable que gente de estas cooperativas este anotada también en el Registro de la Demanda municipal porque, por lo general, se anotan en uno y otro sistema para ver qué cosa le sale primero”.
    Según explicó Gualtieri el plan está destinado a municipios o entidades intermedias que cuenten con tierras donde comenzar a construir una vez notificados de la designación del plan habitacional.
    La Municipalidad de Zárate, pese a sus esfuerzos para adquirirlos, no cuenta con terrenos y, por esta razón se priorizó las dos cooperativas que hace tiempo vienen trabajando en la compra de lotes y gestionando programas de viviendas.
    En ese contexto, tiempo atrás, el Municipio había tenido disponible 150 viviendas a construirse en tres grupos de 50 pero el programa no prosperó, justamente, por carecer de predios donde llevarlas a cabo.
    “El plan no llega directamente al Municipio debido a que no tiene tierras”, informó Gualtieri, “por eso se le otorga a instituciones intermedias, hay muchas cooperativas trabajando desde hace tiempo en el tema, comprando terrenos, haciéndose de infraestructura para cuando se lanzan este tipo de programas”.

    Cooperativas
    Del Registro de la Demanda municipal se conformaron dos cooperativas, Mis Casitas y Trabajando en Equipo, y otras dos –una de ellas de Lima- están en proceso de organización. Las mismas nuclean a un promedio de 70 familias cada una y funcionan como círculo de tierras.
    Mancomunadamente, luego de adquirir un lugar, hacen trabajos de infraestructura básica como red de agua y red eléctrica y luego eligen un prototipo de viviendas a construir. Todo el trabajo corre a cuenta de los cooperativistas, asesorados por la dirección de Hábitat, salvo que requieran de un plan federal. Sin embargo, según informó Gualtieri, existe mucho recelo con los programas nacionales.
    “Siempre invitamos a entidades intermedias para ver si se quieren acoplar a estos planes pero hasta ahora las cooperativas que se formaron desde el Municipio no tienen intención de hacerlo”, dijo el director municipal. “Teniendo en cuenta los antecedentes del Plan Federal I, lo que sucede con el barrio de Toyota (Los Ceibos), los tiempos de entrega, la gente muestra un poco de recelo”.
    Aunque Mis Casitas ya adquirió un terreno en la zona de barrio España y ha encarado trámites para realizar una subdivisión del predio, y Trabajando en Equipo ya reservó un lote en barrio Cementerio, ninguna de las dos cooperativas decidió adherir al Plan Federal II que podría desembarcar en Zárate en el mes de junio.
    A diferencia del Plan Federal I, este plan se hace con dinero proveniente de la caja de la ANSES y tiene un plazo de obra de 14 meses, pero una vez habitadas las unidades, los adjudicatarios deberían abonar un incremento en sus cuotas. Pese a las garantías, los cooperativistas decidieron no acceder al plan y continuar trabajando como hasta el momento.

    9 Comentarios

    Nuestras oficinas