Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 22 - Zárate - 11.7° / 12.3°
    • Lluvia
    • Presión 1007.9 hpa
    • Humedad 74%
  • La Sociedad Italiana celebra hoy el Día del Inmigrante Italiano

    3/6/2010
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    A partir de la sanción de la Constitución Argentina en 1853, el pueblo italiano sintió que las puertas de este país estaban abiertas de par en par a sus sueños y aspiraciones. Prepararon sus valijas y con el alma aventurera y sin miedo a lo desconocido, como la mayoría de los pueblos latinos, ganó espacio a la mar y se convirtió en la comunidad más numerosa de inmigrantes en nuestro país.
    Así, arribaron a estas tierras comerciantes, industriales, técnicos, operarios y hasta algunos artistas, pero la mayoría de los recién llegados fueron agricultores que trajeron la cultura del duro trabajo campesino.
    Su presencia colmó los infinitos campos argentinos y se convirtieron en los pilares fundamentales del progreso del país, sobre todo en la primera mitad del siglo XX.
    Su primer destino fue Capital Federal, pero rápidamente se extendieron por las provincias, formando verdaderos centros en poblaciones como las de Zárate y Campana.
    El mayor dolor que debían afrontar era la imposibilidad de comunicación con sus familias y la nostalgia, ya que la comunicación con su lejana patria se limitaba a la correspondencia escrita que se enviaba vía marítima.
    El inmigrante aprendía a convivir con la melancolía y la nostalgia, pensando muchas veces en el regreso a su patria, el reencuentro con su familia, sus costumbres, los sabores y olores de su tierra que tanto amaba.
    Pero la inmigración era la única forma que tenían para mejorar sus condiciones de vida. La decisión raramente era fruto de una libre elección, sabía que el precio que debían pagar sería muy caro, pero afrontaron las dificultades con coraje…y con la esperanza de regresar a la patria.
    Pero con el pasar de los años, se determinaron algunos cambios: el inmigrante comenzó a adaptarse al nuevo ambiente social, aprendió a convivir con los diversos usos y costumbres, asimiló la lengua y ya no vivía más su condición de extranjero en forma negativa, al contrario, se empeñaba en consolidar su integración para mejorar también sus condiciones de vida y la de sus descendientes.
    Las dificultades lingüísticas, de integración social y problemas para encontrar trabajo llevó al inmigrante a construir entidades sociales, como sucedió en nuestra ciudad con la ya centenaria “Sociedad Italiana XX de Septiembre”, esto ayudaba a soportar la nostalgia y les daba una identidad, además de brindarle servicios sociales y proteger su salud con planes asistenciales.
    Mediante Ley Nacional Nº 24561, se estableció el día 3 de Junio, (fecha del natalicio del Dr. Manuel Belgrano), como día del Inmigrante Italiano, en homenaje al gran prócer nacional, ya que su padre, don Doménico Belgrano había nacido en Oneglia (Génova).
    Esta fecha, junto con la celebración en el día de ayer del aniversario de la creación de la República Italiana, ha sido motivo para que en el marco de ambas celebraciones, la Sociedad Italiana de Zárate realice un espectáculo musical de singular calidad. Es así que este viernes 4, en el Teatro Coliseo se presentará un selecto grupo de las mejores voces del Teatro Colón, vistiendo de fiesta esta sala  considerada el mayor exponente lírico y arquitectónico, que llegaran los italianos a la provincia de Buenos Aires.