Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 19 - Zárate - 14.1° / 16.2°
    • Despejado
    • Presión 1021.18 hpa
    • Humedad 70%
  • Escribaro Alejandro Blumenkrantz, su fallecimiento

    15/6/2010
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Hace diez años, en una serie de notas donde LA VOZ destacaba en su suplemento Cultura a los maestros y maestras zarateñas, don Alejandro Blumenkrantz tuvo su bien ganado lugar, como uno de aquellos pioneros de la escuela primaria en nuestra comunidad que dio prestigio a la educación pública.
    El pasado 7 de junio el recordado y querido maestro y escribano-jefe del Registro Civil de Zárate por 36 años, falleció a la edad de 91 años.
    Don Alejandro había nacido en Zárate, ciudad a la que sus padres llegaron procedentes de Saladillo con 4 hijos, Moisés, Lila, Enrique y Carlos, los tres restantes Ana, Catalina y Alejandro, nacieron aquí en la céntrica esquina de Brown y Noya. Luego sus padres se mudaron a la vieja casona de Alem y Pinto hasta que finalmente se trasladaron a la casa con planta alta en Justa Lima al 500, donde aún algunos zarateños recordarán el negocio que funcionaban en la planta baja.
    De los siete hermanos Blumenkrantz, cinco fueron maestros.
    Alejandro, quien hizo su escuela primaria en las Nro. 3 y Nro.1, estudió Magisterio en la Escuela Normal de Campana de donde egresó con su título en 1937. Luego comenzó su carrera en la docencia. Primero en la isla, en la Escuela Nro. 25 sobre el Canal Irigoyen en una casita modesta cedida por un vecino para que funcione,  hacia allí  se dirigía todos los días en una lancha que recogía a los alumnos en el viaje. Más tarde fue designado director y completó estudios de Matemática, Física y Química para preparar jóvenes que querían dar el ingreso en la carrera militar. De la Escuela de Islas, pasó a la Escuela Nro. 2 donde fue vicerrector hasta jubilarse. Su carrera docente se completó como profesor de Matemática en la Escuela de Capacitación, luego EET Nro. 3.
    Pero sus inquietudes de progreso y su férrea voluntad, lo llevaron a intentar una carrera universitaria: Notariado en la Universidad Nacional del Litoral en Santa Fe hacia donde viajar en su época, era una odisea con varios trasbordos de trenes y combinación de ómnibus hasta llegar a destino. Pero el esfuerzo tuvo su recompensa y en 1951 se recibió de Escribano.
    Inmediatamente trabajó en el Registro Civil, y al año siguiente era su Jefe. Así entre casamientos, nacimientos y defunciones, emisión de documentos y otros trámites pasó 36 años de su vida. También desarrolló su actividad privada en la profesión. Fue titular del Registro Nro. 9 de la Propiedad, escribano del Banco de la Nación, del Banco de la Provincia, del Hipotecario, escribano de Vialidad Nacional y de PAMI.
    Fue Alejandro Blumenkrantz un  muy apreciado vecino de Zárate. Una vida intensa y múltiple en actividades que combinaron su pasión por la docencia y su afición por la Matemática, con su profesión de Escribano levantando actas, haciendo escrituras o uniendo en matrimonio a miles de parejas que sin duda hoy lo recordarán. Difícil es olvidar su fisonomía de hombre corpulento, su voz grave y su bonhomía, su presencia infaltable en la  peatonal de Mar del Plata donde pasaba los veranos y su figura clásica de habitué de bares céntricos hasta hace poco tiempo acompañado por su esposa Diana, y luego por su hija Nora.
    Desde estas páginas, nuestras condolencias por su fallecimiento, siempre lo recordaremos como un amigo de este medio y de nuestra familia periodística.