Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 22 - Zárate - 17.9° / 18.2°
    • Despejado
    • Presión 1015 hpa
    • Humedad 51%
  • En menos de quince minutos robaron tres comercios

    3/8/2010
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Los vecinos de Fonavi, Villa Fox y CAP continúan muy preocupados por la inseguridad ya que nuevamente varios hechos delictivos azotaron a los barrios en la tarde del sábado. Fue un verdadero raid delictivo, dicho por los propios vecinos, del que no se tenía memoria, por lo menos, en esa zona.
    Solamente dos delincuentes robaron con total impunidad a tres comercios ubicados a menos de cien metros e intentaron asaltar otra tienda de ropa y una casa. Todo en menos de quince minutos.

    Intentos de robo
    Los hechos se iniciaron pasadas las cinco y cuarto de la tarde del sábado, cuando un hombre de unos treinta y tres años, en moto, se acercó a una tienda de ropa ubicada en Alférez Pacheco y Guaraní. Esta última calle es uno de los laterales del Fonavi y se ubica entre Alem y Brown.
    Como el comercio estaba cerrado, este hombre se dirigió a la casa de al lado y le preguntó a la dueña que estaba limpiando a qué hora abría el local.
    “Señora, necesito llevar ese par de guantes que está en la vidriera ¿A qué hora abre?”. La dueña del comercio se dio cuenta de que no era un cliente ni que tenía intenciones de comprar, entonces le dijo que esos guantes costaban 200 pesos, solamente para disuadirlo y que se vaya.
    “Está bien, me los llevo”, respondió el hombre. “Igualmente te los doy por acá porque el comercio está cerrado”, le indicó la vecina que se encontraba limpiando detrás de una reja en el porch de su casa.
    “No, señora. Yo necesito entrar al negocio porque tengo que ver la ropa”, insistió el hombre. “No, no. Yo los sábado a la tarde no abro”, dijo la señora concluyendo la conversación.
    Acto seguido, el hombre se fue enojado en su motocicleta. La vecina ingresa a su vivienda y le cuenta a su esposo lo sucedido y le transmite su sensación de que el  hombre venía a su local con fines de robo.
    Pasados unos cinco minutos, se asoma por la ventana y ve que otro individuo está mirando detalladamente su casa en la vereda y disimuladamente intenta abrir la puerta de la reja pero al ver que estaba cerrada desiste y se retira.
    A raíz de esto, decide llamar al 911 y recién pudo hablar con un operador tras diez minutos de espera porque argumentaron que “las líneas estaban ocupadas”.

    Los encierran y los asaltan
    Según se especula, estas dos personas que intentaron robar el comercio y la casa andaban juntas en una moto y luego de su primer frustrado intento de robo, aparentemente circularon por Alférez Pacheco y rodearon parte del Fonavi, tomando por Aníbal Ponce y volviendo por la calle Pedro Pitrau.
    Allí, según testigos, roban fugaz y violentamente a un pequeño kiosco. Siguen su marcha por Pitrau y vuelven a girar por calle Guaraní de vuelta hacia el mismo lugar en donde intentaron robar previamente.
    A metros de Alférez Pacheco encuentran a una pañalera. Uno de ellos desciende de la moto, ingresa al local y pide diez paquetes de pañales.
    “Cuando me dijo así ya me imaginé que nos los iba a comprar. Después sacó un arma y nos gritó que le diéramos todo. Había una clienta, mi marido y yo. A nosotros dos nos encerró en el baño del local y obligó a la clienta a que lo ayudara a embolsar ropa y pañales para llevarse. En ningún momento titubeó ni le temblaba el pulso. Nos repetía que él sabía muy bien lo que hacía; que no era la primera vez que robaba y que su mujer estaba embarazada”, relató la dueña del lugar.
    Luego comentó que llevó a la clienta con ellos y la encerró también en el baño. “Nos encerró con llave y colocó una escalera sobre la puerta para que no pudiéramos salir. Cuando escuchamos que se fue, mi marido encontró una cuchara y comenzó a tratar de destornillar la cerradura y poder abrir la puerta. Pasados unos minutos, sentimos gritos en el maxikiosco de al lado; pudimos salir del baño los tres, fuimos a la vereda y ahí nos enteramos que también habían asaltado al vecino”, agregó la dueña de la pañalera; a quien le sustrajeron ropa, pañales, celulares y dinero.

    Forcejea y recibe un culatazo
    El delincuente, al salir de la pañalera se dirige al maxikiosco que está en la esquina e ingresa haciéndose pasar por un cliente que buscaba una tarjeta de celulares. Allí vuelve a mostrar el arma y empuja al comerciante, quien se cae el suelo. Luego le pide que le entregue todo el dinero y lo hace poner de rodillas, apuntándole con el arma detrás de su cabeza.
    En esa situación, el comerciante logra apartar el arma de su cuerpo y comienza a forcejear con el delincuente, quien le atina un culatazo en la cabeza y se fuga en una moto sin robar nada. Al minuto, llega un patrullero que se encontraba custodiando el partido de CADU- El Porvenir.
    Según expresan los vecinos del lugar, el patrullero tardó en llegar los diez minutos que la vecina estuvo al teléfono tratándose de comunicar con el 911 y unos minutos más que pudo haber tardado el móvil uniendo las siete cuadras que separan a la cancha de CADU del barrio Fonavi.
    “Estamos muy preocupados por la inseguridad. Nos preguntamos dónde están nuestros derechos y cómo hacemos para seguir viviendo y trabajando en este contexto. La policía no responde y estamos totalmente desamparados. Los números de los móviles de las cuadrículas ya no responden y no podemos seguir más así. Queremos que alguien haga algo”, concluyó la dueña de la pañalera.

    El kiosco y la pañalera fueron las nuevas víctimas de la inseguridad.

    4 Comentarios