Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 23 - Zárate - 19.9° / 20.3°
    • Despejado
    • Presión 1035.75 hpa
    • Humedad 67%
  • Podrían beneficiar con arresto domiciliario a quien asesinó a tío y sobrino

    17/1/2011
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Hace cuatro años –se cumplen en abril- Ayrton Álvarez (9) cursaba quinto grado en el Instituto San Francisco de Asís. Su tío, Gustavo Palmieri (44) era colectivero y tenía a su cargo una unidad con la que trabajaba trasladando personal de una empresa de la zona. Ambos murieron tras ser alcanzados por los disparos efectuados por Néstor Zanini, un jubilado hoy de 75 años, molesto porque su vecino estacionaba el colectivo en la puerta de su casa, ubicada sobre la calle Berutti al 1200.
    Las personas mayores de 75 años pueden tener el beneficio de prisión domiciliaria si así lo decide la justicia. En ese marco, el representante legal de la querella se contactó con la familia de las victimas para comunicarles que la defensa había hecho la solicitud y que estaban aguardando por una respuesta.
    Preocupados por la posibilidad de que al autor de los hechos se lo beneficie con el arresto domiciliario, iniciaron una campaña de recolección de firmas para evitar que se haga lugar al beneficio. No obstante, indicaron que ya se le otorgan salidas, entre ellas, para visitar a su esposa que se encuentra mal de salud.
    Después de la brutal agresión, el jubilado regresó a su casa, le contó a su yerno lo que había pasado, y luego se quedó prácticamente mudo. La policía se lo llevó detenido poco después.
    Está preso en Campana desde el mismo trágico día, acusado de doble homicidio calificado por el uso de arma de fuego -disparó tres tiros con su pistola calibre 22-, en concurso con la portación ilegal de arma, uno de los delitos más graves contemplados en el Código Penal argentino.
    Según los peritos, el jubilado no pudo efectuar más disparos porque su arma se trabó en el cuarto proyectil. Uno de los tiros que efectuó terminó con la vida de Palmieri, que falleció prácticamente en el acto, y otro con la de Ayrton, que agonizó por poco más de un día en el hospital Garrahan, donde había sido sometido a una operación de alta complejidad.
    Ayrton, quien el 25 de diciembre hubiese cumplido 13 años, vivía con sus tres hermanas, su mamá, Mariel, el hermano de esta, Gustavo y su abuela, en la casa lindante con la de Zanini, a quien conocía bien ya que solía jugar con sus nietas que tenían su misma edad. Nadie se explica aún lo que pasó por la cabeza de su vecino el 8 de abril de 2007, cuando decidió acabar con su vida y la de su tío.

    “SERIA INJUSTO”

    En entrevista con LA VOZ, la mamá de Ayrton, Mariel, sostuvo que sienten impotencia ante la posibilidad de que al asesino de su hijo y su hermano le den beneficios después de lo que hizo.
    “Sería muy doloroso”, dijo la mujer que ya no habita más su casa de Berutti al 1200, donde sí continúa residiendo su madre. “Sería injusto”, agregó, “que él pudiera disfrutar de sus hijos, sus nietos, de su casa y todas sus comodidades”.
    Mariel consideró que “suficiente es que vivamos sabiendo que todavía no se lo condenó y que hasta le den horas para ver a su esposa que está mal de salud”. En ese marco, indicó que en la jornada de hoy, a las 20 horas, estarán en plaza Mitre con las planillas para que los vecinos que así lo consideren firmen en contra de que se le otorgue el arresto domiciliario.
    También habrá planillas disponibles en comercios. Según informó Daniel Vico, de la agrupación Primero Zárate, una de las que acompaña en esta iniciativa a la familia de las víctimas, ya llevan recolectadas 400 firmas.

    Ayrton Alvarez y Gustavo Palmieri