Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 20 - Zárate - 16.9° / 18°
    • Nublado
    • Presión 1019.72 hpa
    • Humedad 58%
  • Montoya ratificó la integración de Zárate y Campana en la misma región

    28/1/2011
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En el marco del abordaje que se hizo a nivel local sobre el proyecto de Regionalización de la Provincia de Buenos Aires, el presidente de Grupo Bapro y ex titular de ARBA, Santiago Montoya, ratificó y apoyó la idea de fortalecer la integración de Zárate y Campana en una misma región. No obstante, tuvo sus reparos sobre la posibilidad de que estos municipios se transformen en epicentros de la zona que conformen.
    Además, Montoya manifestó que la definición y el número de regiones –en principio serían 9- en las que se dividiría el territorio bonaerense, necesita ajustes y que pueden ser modificables.   El ex recaudador provincial se mostró confiado en que la ley-marco, según las expectativas del gobernador Daniel Scioli, se apruebe en la Legislatura antes de que asuman las nuevas autoridades provinciales en diciembre de este año. “Los lineamientos generales han sido aceptados como idea para el debate por prácticamente todos los dirigentes municipales de toda la provincia”, dijo Montoya, quien ayer al mediodía pidió a los intendentes que participaron de la reunión en el Club Náutico Zárate, que se deje instalado y participen del espacio de diálogo político para tratar la idea oficial.
    Sobre las inquietudes de los intendentes, entre ellos la de Osvaldo Cáffaro de Zárate, específicamente sobre la conformación de las regiones, el presidente de Bapro sostuvo que “cuando uno va a cada rincón de la provincia se encuentra con la necesidad de producir ajustes”.
    Según la propuesta original, Campana conformaría una región distinta que Zárate, distrito que pasaría a formar parte de una zona integrada por municipios con los que no tiene coincidencias económicas, productivas ni culturales.
    “De ninguna manera nos podemos proponer romper, trabar, entorpecer nada que este funcionando o surgiendo como polo de desarrollo”, dijo haciendo referencia a la unidad de trabajo que se viene estableciendo con la vecina ciudad desde hace tiempo.
    “Estamos advertidos, desde la presentación de la idea básica, que la frontera entre las regiones que propusimos, si bien en general ha sido bien recibida, hay matices”, reconoció. En ese mismo contexto, sostuvo que las reuniones de trabajo como la de ayer en esta ciudad, se llevan a cabo precisamente para producir los ajustes y consensos necesarios.

    CRITERIO DE REGIONALIZACION
    El proyecto crea nueve regiones dentro del territorio provincial: cuatro ubicadas en el interior, cuatro en el Conurbano y La Plata, que será la región capital. De esta manera quedarían unificadas las distintas regiones en la que cada organismo oficial en materia de salud, educación, seguridad, distribuye el territorio actualmente.
    La Región 1 correspondería a los distritos del norte de la provincia, con epicentro en las ciudades de Pergamino y San Nicolás; la Región 2, del centro-oeste, con epicentro en Olavarría; la Región 3, del centro y sudeste, con eje en Tandil, Mar del Plata y Dolores; y la Región 4, de Bahía Blanca, Tres Arroyos y Coronel Suárez.
    El Conurbano se dividiría en cuatro, donde cada administrador, porque cada región contaría con una especie de ministro, controlaría una sección de aproximadamente 2.500.000 habitantes; en tanto La Plata quedaría como la Región Capital.
    Sobre los criterios de zonificación, Montoya explicó que “vimos que hay dos realidades muy distintas entre el área Metropolitana y el interior productivo de la provincia; lo primero es liberar de trabas burocráticas, intentar encontrar identidades socio culturales, económicas y productivas dentro de las distintas regiones del interior y hacer la provincia más administrable, por eso necesitamos partirla en varias realidades administrativas”.
    Uno de los objetivos centrales es que los polos de desarrollo que se vayan originando a raíz de esta modificación administrativa, permitan descomprimir el Conurbano generando crecimiento y arraigo poblacional lejos del área Metropolitana.
    La integración de Zárate y Campana en la misma región fue ratificada, al respecto Montoya expresó que “un polo de desarrollo que viene emergiendo como Pilar-Zárate-Campana, de ninguna manera puede ser desactivado o trabado por una política de Estado, estamos para apostar a los polos de desarrollo, que emerjan con más fuerza”.

    ZARATE-CAMPANA NO SERIAN EPICENTRO DE REGION
    El titular de Grupo Bapro explicó la principal razón por la cual prefieren evitar que Zárate-Campana se transformen en epicentro de la región que integren. Tiene que ver con su ubicación geográfica, cercana al Conurbano y su rápido crecimiento.
    “Recogemos la necesidad de mantener y apostar con más fuerza a la integración de Zárate con Campana y Pilar”, dijo pero desestimó, sutilmente, la posibilidad de que sean cabeza de región. “La discusión por el epicentro es distinta”, agregó.
    “Hay un problema con la planificación territorial, no se apostó a ello en mucho tiempo, por eso ahí es donde entra en discusión el tema de los epicentros”, expresó.
    “El CENSO nos viene mostrando que lejos de resolverse el tema del Conurbano, se agrava cada 10 años, creció en un 20 por ciento mientras que el interior, en general, no lo hizo para nada”, indicó, “si pongo epicentros a un paso de integrarse con el Conurbano, hay un riesgo de que en los próximos 30 años, el mismo se expanda hacia Zárate, Campana, Pilar, que se transforme en una gran área urbana que en lugar de tener 12 millones de habitantes tenga 40 millones”.
    Por eso, explicó, todos los epicentros planteados en el proyecto se encuentran a más de 180 kilómetros de distancia del área Metropolitana, previendo su crecimiento demográfico y apostando a un desarrollo más equilibrado.