Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 25 - Zárate - 15.3° / 18.3°
    • Nublado
    • Presión 1018.22 hpa
    • Humedad 78%
  • Atucha II se inaugurará en octubre pero en 2012 aportará energía

    10/5/2011
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El Ingeniero José Luis Antúnez es Vicepresidente de Nucleoeléctrica Argentina SA y también el Director de la Unidad de Gestión Central Nuclear Atucha II.
    En un diálogo con LA VOZ reconoce tener la responsabilidad de la terminación de la central nuclear desde hace cinco años y la obligación de velar por la seguridad de los trabajadores, materia en la cual es especialista; haciendo cumplir los principios de la empresa.
    Antúnez trabajó muchos años para la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en la década del 70, fue desde el sector privado en la central de Embalse. Luego también lo hizo en el inicio del montaje de Atucha II, en la estructura metálica de la esfera de contención hormigonada. El destino lo volvió a poner al frente de la construcción de Atucha II, cumpliendo con algo que se da muy pocas veces en la vida de un ingeniero: trabajar en el montaje de dos centrales nucleares.
    “Desde el primer momento en que decidimos completar el proyecto y ponerlo en funcionamiento comercial, luego de tantos años, nos enfrentamos con una obra muy asimétrica, con muy poco montaje electromecánico y casi todo el equipamiento y los materiales almacenados en silos. Además, nos enfrentamos con el problema de que la empresa diseñadora de la central, Siemens, se había retirado del mercado nuclear. No obstante, lo primero que hicimos fue conseguir que Siemens, con la cancelación de los contratos anteriores, nos cediera la propiedad intelectual del diseño y erigirnos como la autoridad de diseño. Nos propusimos replantear las obras, recuperar las capacidades nacionales, tanto los recursos humanos de Nucleoeléctrica Argentina como de contratistas y proveedores que habían trabajado en el proyecto anteriormente y actualizar el diseño en lo que fuera necesario”, comentó Antúnez quien, en notas anteriores, se encargó de aclarar que el diseño de Atucha II, a pesar de los años, no es “obsoleto”. “Era un diseño para 40 años y ahora estimamos que la central durará 60 años”, subrayó.
    “Comenzamos físicamente la obra en octubre del año 2006 y llevamos casi 5 años trabajando. Esperamos terminarla el año próximo con la puesta en funcionamiento. En este año, haremos el completamiento mecánico de la central y su primera prueba en caliente que va a incluir hasta la sincronización de la turbina con la red nacional. Esperamos que el año entrante, tras las pruebas habituales, comenzar a operarla comercialmente”, anticipó.
    El directivo de NASA estima que cuando se estén retirando de la obra habrán completado unas 40 millones de horas/ hombre de trabajo; compuestas de un 98 % de mano de obra nacional.
    Impacto social y económico
    “Desde el punto de vista de la construcción y también desde una perspectiva industrial, debemos ser uno de los principales empleadores, de trabajo directo e indirecto, de toda la zona; ya que no solamente llegan empleados de Zárate sino de muchas otras ciudades. Siempre le aclaramos a todas las fuerzas vivas de la ciudad que las obras comienzan y terminan. Por ejemplo ahora vendrá una etapa de decrecimiento de la mano de obra necesaria, de los recursos humanos y esto es una cuestión que se debe tomar en cuenta en cualquier proyecto de planeamiento. Las grandes obras comienzan y terminan y todos debemos estar preparados para eso”, advirtió Antúnez.
    Seguridad
    Hay dos tipos de seguridad, una en la construcción y otra en la operación de una central. En este sentido, el responsable máximo de Atucha II confesó que “la seguridad en NASA es omnipresente”. “Ni en la construcción, ni en la operación se vulnera jamás un principio de seguridad por cualquier trabajo que se realice. Por esta razón, la empresa tiene un record de accidentología, que es bajísima tanto en la construcción y en la operación de la central. Esto se debe a la continuación de un proceso de capacitación continuo y de concientización de los empleados. Estamos hablando de dos universos muy diferentes, uno el de la construcción, con más de 5 mil personas, y otro cercano a las 600 personas en la operación. Lo común entre ambas es la cultura de la seguridad”, destacó.
    Las obras que restan
    En cuanto a obras específicas; no restan hacer muchas ya que las tareas de montaje de equipos mecánicos, componentes y cañerías están terminadas o algunas cercanas al 98 % de avance.
    “Nos resta terminar lo eléctrico y la instrumentación en toda la central; estamos hablando de una instalación muy grande ya que se deberán colocar más de 3 mil kilómetros de cables, un millón de puntos de conexión e instalar 12 mil instrumentos de medición. La gran tarea, en estos momentos, es completar el equipamiento eléctrico e instrumentación. Dada esta situación, se notó un cambio de disciplina muy interesante en la mano de obra ya que pasó de la obra civil y mecánica a la de electricidad, instrumentación y puesta en marcha”, confirmó Antúnez a este medio en su visita a la planta.
    Antúnez recorre constantemente la obra al final del día. Él tiene muchas tareas, una de ellas es informar al Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos de la Nación, sobre los avances en Atucha II. Sin embargo, hay una que no puede dejar de hacer, recorrer la obra y ver el avance del día. “A lo largo de tantos años uno adquiere una percepción directa de cómo van las obras y de cómo realizar la principal tarea de un director de obra, facilitar las tareas de la gente que la desempeña. Esta es la principal misión del director de obra; que los trabajadores tengan todos los elementos necesarios para seguir avanzando”, concluyó el Vicepresidente de NASA.

    Reactor nuclear: ya finalizaron las tareas de montaje.

    A %d blogueros les gusta esto: