En Zárate sigue sin haber un registro de geriátricos

15/11/2011

Con cada nuevo hecho generado a partir de una tragedia, o diferentes casos traumáticos que resuenan en la caja de los medios de comunicación, los vecinos zarateños se preguntan por el caso de su ciudad.
En estas horas, el incendio del geriátrico clandestino de Pergamino, en el que murieron seis ancianos, provocó la inquietud en muchos vecinos de nuestra ciudad que se preguntaron por la situación local.
Y la situación en la ciudad está igual que siempre, sin ningún tipo de Ordenanza que reglamente el funcionamiento de geriátricos y ni siquiera un registro oficial de la existencia de estos lugares que hoy, en la clandestinidad, se denominan “casas de acompañamiento”.
Pese a la existencia de una normativa provincial que establece un marco regulatorio para la habilitación y funcionamiento en el ámbito municipal de geriátricos, así como también los distintos proyectos presentados por diferentes bloques en el Concejo Deliberante años atrás, no existe en Zárate adhesión a las prescripciones de las leyes vigentes a tal efecto, ni tampoco un registro de este tipo de establecimientos. Como consecuencia, se dificultan los mecanismos de control y de acción municipal.
En el historial legislativo del Concejo Deliberante solamente hay una Ordenanza que reglamenta detalladamente el funcionamiento del Hogar de Ancianos municipal y una Resolución, la N° 1949, que pide al Ejecutivo municipal iniciar un “relevamiento actualizado de establecimientos con o sin habilitación municipal que atiendan el cuidado de personas de la tercera edad”.
Esta Resolución la ingresó el edil del Partido Justicialista, Gustavo Coria en abril del año pasado a raíz de la clausura de un lugar habilitado como clínica en la ciudad de Campana pero que funcionaba desde hacía varios años como geriátrico. En el lugar había 18 abuelos que se encontraban en estado de abandono y sus instalaciones presentaban serias falencias sanitarias y de seguridad básicas.
“Este HCD se dirige al DEM para solicitarle realice un relevamiento actualizado de establecimientos con o sin habilitación municipal que atiendan el cuidado de ancianos a personas de la tercera edad. Artículo 2: Este Cuerpo solicita que una vez realizada dicha tarea se proceda a confeccionar un listado de aquellos establecimientos geriátricos habilitados por las autoridades sanitarias competentes y sea girado a este Departamento Deliberativo. Artículo 3: Asimismo, se le peticiona al DEM proceder a inspeccionar las tareas, aspectos edilicios, de seguridad e higiene; interviniendo en el marco de su competencia de aquellos sitios que haya detectado “per se” o por denuncias de terceros de acuerdo a la incumbencia que le es propia”
El hecho, ocurrido en Campana a principios del año pasado, no influyó en nada a nuestra ciudad. Al día de la fecha no se tienen datos del número de geriátricos habilitados en el distrito, cómo se llevan a cabo los controles en los mismos, fechas de las últimas inspecciones ni por medio de qué mecanismo actúa el Estado comunal ante la denuncia del funcionamiento de este tipo de lugares en forma ilegal. Por lo tanto, se espera que el incendio del geriátrico de Pergamino tampoco mueva las “tranquilas” aguas del Ejecutivo municipal.
Vacío Legal
En realidad, existe un “vacío legal” por falta de reglamentación de ley de Geriátricos aprobada por la Legislatura bonaerense. Esta ley que enmarca la actividad de los “establecimientos geriátricos de gestión pública y privada, con o sin fines de lucro”, no fue reglamentada por el Ejecutivo de Scioli, lo cual impide su aplicación.
Desde el ministerio de Salud bonaerense admitieron que la norma no está reglamentada, a la vez que relativizaron su importancia ya que, señalaron, se realizan controles e inspecciones en el marco del decreto 3.280/ 90, que establece las características y las obligaciones de los establecimientos que se dediquen a la actividad.
También la Municipalidad de Pergamino se hizo eco de esta situación y a través de un comunicado señaló que el “Hogar geriátrico María Crescencia, es un establecimiento privado, inscripto ante la Dirección de Fiscalización Sanitaria dependiente del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires y que el pasado 13 de septiembre, en un procedimiento rutinario, fue supervisado por el equipo de inspectores del mencionado organismo provincial”.

Entradas Relacionadas

  • No se encontraron artículos relacionados