Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 20 - Zárate - 33.9° / 35.5°
    • Despejado
    • Presión 1012 hpa
    • Humedad 33%
  • Más repercusiones y dudas por los vuelos “sospechosos” de avionetas

    27/3/2012
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Nadie sabe nada acerca del sobrevuelo “sospechoso” de avionetas a baja altura el jueves de la semana pasada. La única respuesta a nivel local que se tuvo de parte de funcionarios y de fuerzas de seguridad es también ellos las vieron surcar el cielo y que reconocieron haber sido un fenómeno “sospechoso”.
    En la noche del miércoles y la madrugada del jueves, vecinos de la ciudad registraron la presencia de avionetas volando por el cielo zarateño durante más de dos horas. Este medio, pudo precisar que se trató de, por lo menos, dos naves que volaban a muy baja altura y una de ellas con las luces apagadas. Varios comentarios de testigos de este fenómeno subrayaron que se escuchaba el ruido del motor pero no las luces, recién cuando se tenía a estas naves cerca se podía observar su silueta en el cielo nocturno pero ninguna luz.
    Muchos vecinos confirmaron que estos vuelos fueron “anormales” por el ruidoso motor de las naves y porque su vuelo era a muy baja altura, aunque reconocieron que es un fenómeno repetido que podrá observar cualquier zarateño atento a lo que sucede en el cielo de la ciudad. Además, muchos confirmaron que sobrevolaban en círculos; lo cual alertó a muchos ciudadanos que pudieron apreciarlas desde diferentes barrios. Las avionetas se comenzaron a escuchar desde las 22:30 y hasta las 0:30 horas.
    En tanto, desde el Club de Planeadores local reconocieron desconocer la situación ya que ellos tienen prohibido volar de noche en toda esta área.
    El cielo como “zona liberada”
    El gobierno nacional tiene dos programas tendientes a combatir el narcotráfico. “Operativo Fortín I”, lanzado por el Ministerio de Defensa en el año 2007. Se trata de la integración al sistema de vigilancia y reconocimiento del espacio aéreo argentino con todos los medios disponibles pertenecientes al Ejército y a la Fuerza Aérea en los sectores Noroeste Argentino (NOA) y del Noreste Argentino (NEA).
    Luego está el programa “Fortín II”, dado a conocer en julio del año pasado. Fue creado como un complemento del operativo anterior, en el marco del lanzamiento del plan Escudo Norte de las Fuerzas de Seguridad. A través de ambos, se prevé la utilización de radares militares cuya información es transmitida a un centro de control único, ubicado en la localidad de Merlo, provincia de Buenos Aires. Esta información de la ubicación de vuelos irregulares es automáticamente compartida por las Fuerzas Armadas (Ejército, Armada y Fuerza Aérea) y Fuerzas de Seguridad (Policía Federal, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval y Policía de Seguridad Aeroportuaria).
    Más allá de estos operativos, cuyos resultados aún no se dieron a conocer, el gobierno busca reforzar la seguridad de toda la zona norte del país y sus fronteras.
    Sin embargo hacia la zona sur del Litoral no hay controles. Uno de los radares de vigilancia táctica (Rasit), propiedad del Ejército, tiene un alcance de 30 kilómetros y está instalado en la ciudad de Paraná; por lo tanto la zona de Ibicuy, Paranacito y Gualeguaychú está “liberada” y no existe la vigilancia militar con radares.
    El 30 de junio del 2010, también el gobernador Scioli anunció que más de un centenar de aviones privados se utilizarán para tareas de patrullaje y búsqueda en territorios rurales, rutas y caminos en base a un convenio suscripto con 54 aeroclubes provinciales, como nueva acción en materia de seguridad. Cabe aclarar que tampoco se dieron precisiones sobre los alcances de esta nueva medida, como así tampoco de la implementación de esta nueva medida, por ejemplo quién les pagaría las horas de vuelo a los pilotos que llamen para vigilar una zona determinada.
    Sin radares en toda la zona, con una Prefectura Naval que no puede dar respuestas por las características geográficas del Delta del Paraná, por sus infinitas ramificaciones, y sin patrullaje aéreo; es lógico que la policía entrerriana se preocupe en advertir sobre esta fluida ruta del narcotráfico al sur de la provincia de Entre Ríos, y que tiene a Zárate como “paso obligado”, tanto por aire, por tierra o por el río.

    Vuelos en Lujan

    No solamente en Zárate se pudieron apreciar estos vuelos sino que un portal de noticias de Luján, denominado “Agenciaciudadana”, también dio cuenta del hecho que se dio entre la noche del miércoles 21 y la madrugada del jueves 22. “Hoy por la madrugada, por el jueves pasado, exactamente a la 1:20 AM un monomotor a baja altura se dirigía en dirección Norte- Sur y, al parecer, no se trataba de una máquina moderna, al menos daba esa sensación por el estilo de sonido que emitía su motor. Y lo hizo pasando por encima de la ciudad de Luján. A los pocos minutos, otra aeronave, exactamente a la 1:30 AM, en esta ocasión equipada con una luz roja y una verde, también sobrevoló a baja altura, pero pasando por encima de la localidad de Cortinez, también en sentido Norte- Sur”, informó el medio lujanense. “Se desconocen las razones por las que vuelan de noche a una altura de unos 200 ó 300 metros”, según comentarios de un piloto consultado, pero lo cierto es que es una situación que se repite muy seguido”, agrega el portal.
    A raíz de la publicación de este medio lujanense, el episodio adquiere características de regional y también confirma la cotidianeidad con que se avistan estas aeronaves en la noche.
    Por otro lado, lo que para el medio de Luján se trató de un “episodio curioso”, en esta zona adquiere el adjetivo de “sospechoso”, dados los antecedentes de avionetas- narcos que arrojan cargamentos de drogas en la zona insular para luego trasladarlos por agua o tierra a diferentes lugares del país y del exterior. La estrategia ya es conocida, avionetas arrojan paquetes con marihuana y cocaína a los campos, que suelen estar atravesados por arroyos que se conectan luego con el Río Paraná hacia el Oeste y con el Paranacito, o con el Río Uruguay, hacia el Este. Desde allí son recogidos y trasladados en lancha o en auto hacia su destino final: los consumidores. Esta nueva metodología llevó a la Policía entrerriana y a especialistas, a hablar de una verdadera “ruta- narco”, que sirve como una vía alternativa para el narcotráfico a través de un mecanismo difícil de controlar ya que los arroyos forman una red infinita de “venas abiertas”; además porque, en parte, no hay radares que identifiquen el movimiento de las avionetas. El más cercano se encuentra ubicado en Paraná.

    2 Comentarios

    A %d blogueros les gusta esto: