Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 18 - Zárate - 21.7° / 22.4°
    • Despejado
    • Presión 1019.89 hpa
    • Humedad 50%
  • Nueva manifestación frente al Municipio

    28/3/2012
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Organizada a través de las redes sociales se llevó a cabo ayer en la noche una nueva manifestación contra la inseguridad frente al Palacio Municipal. El motivo, los hechos de inseguridad que se siguen sucediendo en Zárate, el grado de violencia con el que se perpetran y la muerte de un efectivo de la Prefectura el viernes pasado en lo que, se investiga, habría sido un intento de robo.
    A un mes de la marcha organizada tras la muerte del dirigente radical Sergio Formigoni en ocasión de robo en la puerta de su domicilio, se llevó a cabo ayer una manifestación en Plaza Mitre donde se leyó un nuevo petitorio que fuera entregado posteriormente al secretario de Gobierno, Ariel Ríos.
    Quizás por los pocos días de organización, el medio de la convocatoria o por el cansancio de la gente de participar en marchas sin arribar a soluciones concretas, sólo un grupo reducido de personas se dio cita frente a la Comuna.
    Desde Internet, Alberto Barreto, un vecino de Zárate preocupado por la ola de delitos y las víctimas que el flagelo de la inseguridad sigue ocasionando en el distrito, convocó a través de su perfil “sin banderas políticas” y “en memoria de nuestros vecinos, familiares y amigos que han perdido la vida en hechos delictivos” la manifestación. En ese contexto agregó, “luchemos por nuestra seguridad” y que “nuestros dirigentes escuchen el reclamo masivo”.
    Los manifestantes se convocaron a las 18 horas frente a la Municipalidad, donde media hora más tarde un grupo de cuatro representantes fue recibido por el secretario de Gobierno. En la improvisada reunión, en la que los presentes pedían la presencia del intendente Osvaldo Cáffaro, quien se encontraba en otra reunión, se expusieron los puntos del petitorio realizado para tal efecto y se plantearon las inquietudes que siguen siendo las mismas que hace un mes, un año y una década atrás, más seguridad, un derecho básico que al Estado le cuesta cada vez más brindar a los ciudadanos.
    El encuentro con Ríos, que estuvo acompañadp por el responsable de la Jefatura Distrital, Eduardo Molina, y el nuevo titular de la Comisaría, David Alcaráz, se extendió por poco más de una hora. Por esta razón, los vecinos que se encontraban fuera del Municipio comenzaron a desconcentrarse con la esperanza de que más gente se sume al reclamo a fin de alcanzar un número acorde a la magnitud de una problemática que no encuentra respuestas en las políticas nacionales de seguridad, ni provinciales desde donde cambian nombres y rostros y no cuestiones de fondo.
    Días atrás, luego de la última marcha llevada a cabo tras la muerte de Formigoni, el Ejecutivo municipal logró una reunión de emergencia con el Ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal. El principal reclamo era la falta de personal, en ese marco hubo un compromiso de destinar veintidós policías que se incorporaría en dos tandas, una primera de diez y otra de doce. Sólo fueron incorporados seis y hay preocupación en el ámbito municipal por los cambios que se avecinan en el Gobierno provincial, principalmente en dicha cartera, además de la incorporación de Sergio Berni –un abierto anticaffarista- como secretario de Seguridad Nacional.
    Cabe mencionar que en las últimas horas, dado la presión del kirchnerismo a través de su hombre en el Gobierno de Daniel Scioli en la provincia, Gabriel Mariotto, ésta sería la última semana de Ricardo Casal en el Ministerio de Justicia y Seguridad, cartera que, a su vez, volvería a desdoblarse en dos ministerios diferentes.
    Estos cambios ponen a la expectativa a una Intendencia que inició varias gestiones, muchas de ellas con promesas desde la Provincia en materia de seguridad y que podrían entrar en una pausa.
    Mientras tanto, los reclamos vecinales se siguen haciendo oír de distintas maneras y los hechos delictivos continúan aconteciéndose a diario.