Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 18 - Zárate - 28.1° / 30.8°
    • Despejado
    • Presión 1008.96 hpa
    • Humedad 58%
  • Se registraron más de quince casos de “secuestros virtuales” los últimos días

    25/4/2012
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Desde hace diez años a esta fecha, la inseguridad ha aumentado en cantidad y en la calidad de los delitos, siendo esta última la que más preocupa a los vecinos porque las metodologías delictivas son variadas, recurriendo a la violencia, tanto física como psicológica.
    En las primeras semanas de este mes, se sucedieron varios “secuestros virtuales”. Esta metodología criminal es una forma de secuestro extorsivo, que se inicia con la llamada de un delincuente a una víctima elegida al azar para informar sobre el supuesto secuestro de un familiar y exigiendo el pago de un rescate bajo amenaza de matar al rehén si alguien llama a la Policía.
    La técnica es la siguiente, “hola, le llamo desde una empresa de emergencias médicas. Tenemos a un familiar suyo herido en un accidente. Está inconsciente. ¿Sabe quién puede ser?”, son las palabras que pronuncia comúnmente el delincuente. La víctima no tarda en dar un nombre, que será usado para sacar provecho. Por lo general llaman en horarios de la mañana y la tarde, que es cuando algún integrante siempre falta. Si es adulto, porque está trabajando; si es menor, está estudiando. Hubo casos de llamadas los fines de semana a la noche cuando los jóvenes suelen estar fuera de casa en boliches o fiestas.
    Luego de que la víctima nombra a algún familiar sucede el “apriete” de los delincuentes, que exigen el pago de un dinero de manera inmediata; e insisten a las víctimas que no digan nada a la Policía. Es más, para evitar un llamado a la policía o comunicarse con el supuesto familiar secuestrado, los delincuentes ocupan el teléfono de línea y también le dan a la víctima un número de celular para llamar. De esta manera, se mantienen ocupados los teléfonos de la casa; asegurando el proceso del delito.   En caso de efectuarse el “secuestro virtual”, un cómplice del delincuente pasa a retirar el pago efectuado por la víctima en un sitio “neutral”; la mesa de un bar, una esquina, un descampado o un cesto de basura.
    Precisamente este tipo de delitos fueron los que sucedieron en Campana y en Zárate durante las dos primeras semanas de este mes. En Campana se contabilizaron más de diez de estos llamados y en Zárate otros cinco confirmados. Muchos de ellos fueron impedidos por los mismos vecinos, que se daban cuenta de que se trataba de un llamado de este tipo y colgaban el teléfono. Sin embargo otros se pudieron cometer con total impunidad. “La policía se acercó a mi casa y me dijo que no podían hacer nada; que yo debía estar atenta y no dar ningún tipo de identificación personal por teléfono”, expresó una víctima de estos llamados extorsivos.
    Muchas veces esta extorsión se comete desde la cárcel, y la comunicación se efectúa de teléfonos públicos ubicados en los pabellones. Aunque también los protagonistas de estos delitos consiguen un paquete de celulares y una buena cantidad de chips (generalmente clonados) para efectuar las llamadas. Estos chips van siendo intercambiados entre los aparatos, lo que dificulta que las llamadas sean rastreadas.
    En los casos registrados en la zona, delincuentes llamaban de un teléfono “privado”, cuyo número no aparecía en los aparatos de las víctimas.
    La policía no puede rastrear estas llamadas y en la gran mayoría de los casos quedan impunes. Tampoco se puede hacer prevención del delito porque los llamados son “al azar”.
    para evitarlos
    En los últimos meses, la policía brindó una serie de consejos para evitar estos “secuestros virtuales”. “No brinde ningún dato o información a la persona que lo está llamando, de ningún tema y menos sobre familiares que estuvieran ausentes en ese momento. Pida un teléfono de contacto de la presunta empresa desde la cual le están llamando para poder chequear la información. Esté atento ya que, generalmente, estas personas se hacen pasar por policías, inspectores municipales o médicos. Si el llamado procede desde un teléfono público ubicado en la cárcel, esta circunstancia le será informada por un mensaje automático previo. Rechace la comunicación si no tiene personas conocidas alojadas en establecimientos penitenciarios. No llene cupones con datos telefónicos a desconocidos: ya sea en comercios, cines, boliches o en la calle. No agendar en los celulares números con la palabra “mami” o “papi”. Ponga nombres y evitará problemas en caso de que extravíe o le roben el celular. Si recibe un llamado extorsivo: Corte la llamada: tenga presente que en caso de accidentes la Policía informa personalmente. Mantenga la calma y comuníquese rápidamente al 911 (emergencia policial) dando cuenta de los pormenores del hecho. Personal policial le puede ofrecer asesoramiento y contención adecuada. Contáctese con el familiar que no está en la casa y que supuestamente está “secuestrado”. Formule la denuncia en la unidad judicial de su zona”.

    Un Comentario