• Hoy 20 - Zárate - 2.4°
    • Despejado
    • Presión 1046.83 hpa
    • Humedad 92%
  • Cáffaro inauguró el período ordinario de sesiones

    2/4/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El intendente Osvaldo Cáffaro inauguró este martes el período ordinario de sesiones en el Concejo Deliberante de Zárate. Lo hizo con un discurso de más de hora y media en el que recorrió su gestión desde 2007 hasta la actualidad. En un tono conciliador pero firme, no realizó anuncios claves e informó que vetará dos ordenanzas aprobadas por la mayoría opositora tras una polémica asamblea durante el verano.
    Antes de tocar un amplio abanico de temas sobre los que contrastó desde los comienzos de su gobierno hasta ahora, el intendente fue de lleno con un mensaje directo a los concejales.
    Si bien mencionó su intensión de profundizar el diálogo y respetar las distintas voces legislativas, su anuncio fue un claro mensaje a las imposiciones que los sectores opositores buscan efectivizar con el peso de su mayoría.
    “Una vez más es importante, en este espacio de la democracia, poder sumar más compromiso, más pluralismo, más voces, más discusión, más civismo para un Zárate mejor”, inició su séptima inauguración de asambleas legislativas.
    “Nuestra idea es profundizar el diálogo, un diálogo abierto, franco, de cara a la gente, con cada partido político representado en este Honorable Concejo Deliberante”, añadió, “es nuestra intención discutir todo y no imponer nada”.

    VETARA DOS ORDENANZAS DE LA OPOSICIÓN
    Antes de defender su gestión, el mandatario anunció que vetará las ordenanzas aprobadas en una polémica sesión el pasado 12 de marzo.
    Por un lado la creación de un servicio municipal de cobertura de emergencias médicas en la vía pública. Por el otro, la modificación del artículo primero de la Ordenanza N° 4144 que crea el “Fondo Permanente de Obras Municipales” y cuya finalidad es la financiación total o parcial de obras, en algunos casos con el adelanto en concepto de tasa de Seguridad e Higiene.
    “No la voy a vetar por capricho”, dijo en relación a la primera. “Tiene falencias desde lo legal, desde lo económico y de la imposición política”, expuso, “desde esos tres aspectos es impracticable”.
    Asimismo, informó que elevará una contrapropuesta. “La voy a vetar para que se vuelva a discutir, señores concejales”, expresó.
    En torno al otro tema, sostuvo que es una vía de financiación genuina que permite avanzar sobre obras para las que resulta difícil conseguir partidas y consideró que la medida es “un palo en la rueda”.
    “Esa ordenanza plantea financiamiento privado para obra pública”, expresó, “me veo en la obligación de re-discutirla porque es una línea de financiamiento directa para el municipio; no es una panacea, pero es importante”.

    EN DEFENSA DE LA GESTION
    En la barra y fuera del recinto del Concejo Deliberante, manifestantes de organizaciones sociales y políticas partidarias de Nuevo Zárate y el Frente Grande, se dieron cita arengando cada palabra del intendente que defendió el rumbo de la Intendencia y su gestión.
    “Desde el primer día hemos gobernado el desgobierno y hemos ordenando el desorden”, inició el repaso de estos 7 años al frente del Ejecutivo municipal. “Lo que nos dejaron no era un jardín de rosas precisamente, todo lo contrario”, agregó y aclaró, “sin ánimo de herir a nadie, pero ésa es la verdad”.

    Cáffaro al ingresar al recinto de sesiones.

    Cáffaro al ingresar al recinto de sesiones.

    AGRADECIMIENTOS
    Después de recordar los datos favorables de su administración, el intendente agradeció al Concejo Deliberante “por sus ideas” y “por sus propuestas”; a su equipo “que incondicionalmente avanza pese a las dificultades y los obstáculos”; a los vecinos por haber entendido que “vinimos para transformar la realidad, vinimos a cambiar lo que había que cambiar y a consolidar lo que estaba bien”.
    En su agradecimiento también hizo mención a la presidente Cristina Fernández de Kirchner y al gobernador Daniel Scioli. No obstante, cerró su discurso con una frase de José Ingenieros a fin de recordar su extracción socialista.