• Hoy 19 - Zárate - 7.4° / 7.5°
    • Lluvia
    • Presión 1041.69 hpa
    • Humedad 92%
  • La defensa pide la liberación de dirigentes de la UOCRA

    4/4/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Julio González, secretario general de UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina) Zárate, permanece detenido en la Unidad Penal N° 21 de Campana. Al igual que el secretario adjunto de la organización, Ariel Puebla, quedó imputado por varios delitos tras un confuso episodio ocurrido el mes pasado en una obra de la localidad de Lima. La semana que viene se desarrollará una audiencia en la que la defensa ratificará su pedido de liberación y se definirá su situación procesal.
    En ese contexto, el abogado defensor, Sergio Santapá, dijo que hay contradicciones en la declaración de los testigos. Aunque reconoció que, según el testimonio de sus defendidos, hubo violencia en el lugar indicó que no fue provocada sino repelida.
    González se encuentra imputado de los delitos de “Portación de arma de guerra”, “Amenazas coactivas” y “Tentativa de extorsión”. Por su parte, a Puebla se le imputan los de “Amenazas coactivas” y “Tentativa de extorsión”.
    El letrado dijo que la Justicia avanza acorde a los tiempos establecidos y que la próxima semana se desarrollará una audiencia en la que se podría definir si recuperan la libertad o no.
    “Fue pedida por la defensa para regularizar su situación”, dijo sobre la audiencia que podría llevarse a cabo el 11 de abril. “Vamos a tratar de demostrar que los hechos no son como originariamente se dijo, sino que muy distintos”, agregó el abogado.
    HECHOS SEGÚN LA DEFENSA
    Todas las versiones coinciden en que todo comenzó cuando, en el marco de una inspección que González y Puebla realizaban en una obra ubicada en el Camino 038, a cargo de la empresa Francisco José Sosa Perforaciones, se produjo una pelea que derivó en un enfrentamiento. El mismo terminó con un herido de bala.
    Posteriormente, tras una persecución entre el responsable de la empresa, Francisco Sosa, y los sindicalistas, el auto en el que se desplazaban estos últimos, volcó. Este es el panorama con el que se topó la unidad policial que se dirigía a responder el llamado de emergencia por el herido de bala.
    Santapá señaló que hay contradicciones entre los testigos y sostuvo que la realidad judicial es muy distinta a la del inicio de la investigación. Asimismo, adujo que todo podría tratarse de una maniobra para perjudicar al dirigente gremial.
    “Una cosa es cuando empieza una investigación con tres testigos que avalan una situación con contradicciones que, posteriormente, se contradicen con todos los testimonios que se fueron colectando en el tiempo”, indicó.
    “En el lugar existió violencia”, reconoció el letrado pero aclaró que, “ellos (los sindicalistas) no la provocaron”. En ese contexto insinuó que repelieron una agresión.
    “Hay cinco testigos que dicen que González bajó junto a Ariel Puebla a hacer una inspección, se generó una discusión que provocó que entre cuatro y cinco personas lo agredieran, luego fue al auto, tomó un arma y disparó al piso”, dijo sin poder explicar cómo uno de los trabajadores presentes resultó herido, hecho que fue minimizado por el abogado.
    “Hay otro testimonio que dice que González siempre tuvo un arma en la cintura y que Ariel Puebla arengaba”, agregó señalando que, posteriormente aparecieron otros testigos que se contradijeron entre sí.
    Dos armas fueron secuestradas en la escena, una pistola 9 milímetros perteneciente a Sosa (retirado del Ejército) y otra, un revolver 357, que se estima pertenecía a González.
    Al respecto, Santapá informó que, de acuerdo a lo que figura en la causa, dos testigos -unos cuidadores- que aseguraron que fue el responsable de la empresa el que arrojó el arma al pastizal y no González.
    “Me da la sensación que se trata de una situación muy particular porque, tal vez, quieren perjudicar a Julio González”, dijo y esgrimió que “si esta causa fuera de Juan de la esquina, no hubiera pasado todo esto”.
    Movilización de trabajadores
    En el día de ayer, cientos de trabajadores de la Uocra Zárate realizaron un paro general en todas las empresas y se movilizaron al Centro de la ciudad para pedir la liberación del secretario general Julio González y el secretario Adjunto, Ariel Puebla, detenido a principios de marzo pasado tras protagonizar un violento hecho en un obrador de Lima, que terminó con un herido de bala y con el auto de González volcado en una zanja.
    “Los propios trabajadores trajeron un petitorio, no lo generó la comisión directiva. Ellos mismos se autoconvocaron para saber por qué el secretario general sigue preso. Entonces vamos a llevar estos tres petitorios a la fiscalía, al Ejecutivo municipal y al departamento de Derechos Humanos municipal”, expresó el secretario de Organizaciones, César Sánchez.
    Al mismo tiempo que declaró que el gremio sigue trabajando normalmente.
    “Se puede llegar a extender el quite de colaboración si no haya novedades respecto al petitorio”, anunció.
    Por su parte el secretario de Actas y Difusión, Luis Almaraz, agregó, “se trata de una persecución gremial a raíz de todas las conquistas logradas y la paz social que se alcanzó luego de suscribir un programa de mitigación luego de la finalización de la obra de Atucha II”.
    “Consideramos que es una injusticia la detención de González porque esta causa ha quedado caratulada como amenazas. La justicia parece que está defendiendo a los viejos represores en vez de dejar libres a los dirigentes sindicales. He trasladado mi postura al seno del Partido Justicialista pero la venimos a dar nosotros como minoría”, dijo el ex concejal, Roberto Huergo.
    En cuanto a la movilización de trabajadores, la concentración se originó alrededor de las 9 de la mañana en la nueva sede de la Uocra, en Rivadavia al 1400. De allí partieron a la fiscalía y a la municipalidad para entregar el petitorio.
    Los gremios que se adhirieron a la manifestación fueron el Sindicato de Mecánicos (Smata), el Sindicato de Madereros, el Sindicato de Cerveceros, el sindicato de Portuarios (Supa) y el de Camioneros.

    Marcha de trabajadores de la UOCRA en el Centro de Zárate.

    Marcha de trabajadores de la UOCRA en el Centro de Zárate.