Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 22 - Zárate - 28.5° / 30°
    • Lluvia
    • Presión 1020.32 hpa
    • Humedad 55%
  • Mientras aguardan más pericias, la mujer detenida se negó a declarar

    14/4/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El resonante caso policial de barrio Meteor sigue investigándose por la fiscalía que ha cumplido con un trabajo encomiable dado que en un primer momento todas las pistas indicaban que Roberto Samaniego, de 32 años, se había suicidado de un balazo en la cabeza pero el testimonio de allegados a la víctima plantearon la duda que podría haber sido víctima de un asesinato. Mientras aguardan los resultados de las pericias y del dermotest en el arma de fuego secuestrada.
    Según la fiscalía existieron diferentes testimonios que hicieron cambiar la carátula y elaborar una nueva hipótesis, ahora se está investigando a la mujer, de apellido Ponce y esposa de Samaniego bajo la acusación de “Homicidio agravado por el vínculo”.
    De acuerdo a fuentes oficiales, la acusada cambió su actitud tras los testimonios de allegados y se puso muy nerviosa cuando se ordenaron las pericias en el arma. Además, aseguran que hay mensajes de texto que la incriminarían.
    El pasado 23 de marzo la policía fue informada de un suicidio en una vivienda de barrio Meteor. En aquel momento, la mujer de la víctima, de apellido Ponce, había declarado que Samaniego se había suicidado. Pero la causa, que inicialmente fue caratulada “Averiguación causales de muerte”, tuvo un giro inesperado en las últimas horas cuando los investigadores sospecharon que se trataba, en realidad, de un homicidio. El dato que modificó la investigación fue que un testigo, quien observó cómo en una reunión social, que la mujer de la víctima colocaba pastillas en el vaso de agua de Samaniego.
    Hasta ahora la hipótesis más firme que persigue la fiscal es que su esposa durmió al marido con pastillas y luego lo mató de un disparo en la cabeza; a pesar que intentó cubrir el crimen simulando un suicidio. Ante estos testimonios y demás pruebas, efectivos de la Comisaría Primera de Zárate detuvieron a la mujer acusada de “Homicidio” y en el operativo se secuestró, entre otros elementos, el blister del medicamento utilizado para dormir a la víctima. La investigación judicial es encabezada por la Fiscal Andrea Palacios.
    Esperan el dermotest
    La fiscalía informó que seguirán haciendo más pericias y que están a la espera de los resultados del “dermotest”, una prueba científica que consiste en verificar la posibilidad de que un individuo haya realizado un disparo de arma de fuego.
    Para ello se aplica un guante de parafina en estado de fusión, aproximadamente a 54ºC, sobre el dorso de las manos de quien se sospecha disparó el arma. Este guante dilata los poros, preferentemente entre los dedos índice y pulgar, y se remueve una vez solidificado a temperatura ambiente. Con la transferencia de partículas presentes en las manos, se rocía una solución de di fenilamina sulfúrica, la que reaccionará con los nitratos (presentes en la composición química de la pólvora) dando una coloración azul en forma de cabezas de alfiler, por formación del compuesto di fenil bencidina. En caso de que apareciera esta coloración azul se corroboraría que el acusado fue quien disparó el arma de fuego.