Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 17 - Zárate - 21° / 23.5°
    • Despejado
    • Presión 1018.78 hpa
    • Humedad 72%
  • El tránsito a la salida de los colegios sigue siendo complicado

    21/4/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    “Necesitaría 600 agentes de Tránsito para controlar las salidas de los colegios”, comenzó diciendo el director de Tránsito municipal, Néstor Gerlo. “Hoy no los tengo, pero no se trata de una cuestión de número de agentes sino de conciencia de los propios padres. A partir de la gestión de Osvaldo Cáffaro se está planificando la ciudad para que en un futuro no tengamos estos problemas, o la apertura de calles para que el tránsito sea más fluido. Hay que reconocer que vivimos en una ciudad obsoleta para la cantidad de vehículos que existen hoy y que, a la par, no se han hecho obras importantes en los últimos años. Aparte la mayoría de los colegios se ubican en el Centro; lo cual complica aún más este problema”, expresó el funcionario municipal.
    Con el reinicio del ciclo lectivo los reclamos vecinales volvieron en relación al tránsito “descontrolado” que se registra en las puertas de la mayoría de los colegios locales, tanto públicos como privado.
    El “Colegio Sagrada Familia”, en Félix Pagola y Bolívar, el “Colegio San Pablo”, en la calle Rawson e Ituzaingó, el Instituto Estrada, en la calle 25 de Mayo, la EPB Nº 6, la Nº 3, en el Colegio del Sol, en calle Lavalle, y en el Jardín 902 en 19 de Marzo y Belgrano.
    La misma situación se da en la mayoría de las escuelas de EPB, donde se registran automóviles estacionados en doble fila, transportes escolares frenados en el medio de la calle, obstaculizando el paso de otros vehículos, de peatones y tapando las rampas de acceso de discapacitados. Asimismo, motociclistas que conducen por la vereda y tratan de esquivar alumnos y docentes que caminan por la misma cuadra.
    De casualidad no se producen accidentes que se podrían evitar con más conciencia de los propios padres, que llevan y traen a sus hijos y que, como irónicamente dijeron ya una vez desde el municipio, parece que pretendieran ingresar con sus coches a la escuela y dejar a los alumnos en el pupitre.

    Atribuyen el problema a la falta de conciencia de los propios padres que estacionan en doble fila.

    Atribuyen el problema a la falta de conciencia de los propios padres que estacionan en doble fila.