Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 21 - Zárate - 19.3° / 20°
    • Nublado
    • Presión 1024.31 hpa
    • Humedad 54%
  • Piden seguridad para navegar por el Río Paraná

    15/5/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En el acto de homenaje a las víctimas del hundimiento del buque “Río Turbio” del pasado lunes, todos los representantes gremiales y los capitanes y prácticos presentes coincidían en que fue accidente evitable. Inmediatamente luego de este accidente, que marcó un antes y un después en cuanto a las gestiones sindicales referidas a esta situación, representantes de la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina (Fempinra) se reunió con el Canciller, Héctor Timerman, para pedirle soluciones respecto a la problemática de seguridad fluvial en aguas de la Hidrovía Paraná- Paraguay que sumó en los últimos 4 años 9 trabajadores muertos en dos graves accidentes.
    “Estos desgraciados hechos demuestran la irresuelta problemática de la navegación en la Hidrovía Paraguay -Paraná, tanto en sus aspectos técnicos como en el marco jurídico respectivo y en la seguridad fluvial. Estos puntos han sido sistemáticamente ocultados durante más de quince años sin que la cancillería argentina tomara cartas en el asunto dentro del negocio marítimo fluvial”, había destacado el secretario adjunto de la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina (FeMPINRA), Juan Carlos Schmid.
    El reclamo histórico de los gremios argentinos, nucleados en la Fempinra, se refiere, sobre todo, a cuestiones vinculadas con una formación y capacitación menos exigente del lado paraguayo. Dicha diferencia de estándar provoca peligros siempre latentes en la navegación.
    “Resulta más que obvio que los navieros buscan los registros más permisivos y económicamente más convenientes a sus intereses. El lobby empresario opera con el objeto de aprovechar legislaciones permisivas o medidas de excepción contribuyendo al enrarecimiento de la actividad en los fletes” remarcó Schmid a la vez que reiteró que “el reclamo no es desconocido por los funcionarios del área, ni por la Prefectura Naval, ni por el Ministerio de Trabajo; sería bueno que la cancillería y su titular, Héctor Timerman, quien se comprometió hace más de un año a buscar soluciones por fin nos informe qué pasa, ya es hora que se defienda el trabajo argentino y la vida de los tripulantes”, ratificó; al mismo tiempo que la federación pidió una reunión con el gobierno paraguayo porque, principalmente, apuntan sobre los capitanes de aquel país quienes no estarían capacitados para conducir en aguas argentinas, exclusivamente en el Paraná.
    Preocupación en Zárate y Campana
    Los representantes gremiales que estuvieron presentes en el acto del pasado lunes, se quedaron asombrados al pasar por el puerto de Piapsa, una empresa privada ubicada sobre el margen del río que brinda todo tipo de servicio a barcazas y buques, entre ellos el servicio de amarre.
    “Estuvimos viendo a Piapsa, que es un cementerio de barcos, y a nivel transitabilidad es muy peligroso porque estamos en un camino de ultramar, y esos barcos deben tener una política de seguridad dado que cuando pasa un barco de ultramar corta las amarras y estamos hablando de que un pesado buque podría salir a flote sin control por el río Paraná. Hay cosas que se deben corregir ahora”, expresó el Capitán Julio González Insfran, secretario general del Centro Patrones y Oficiales Fluviales de la República Argentina.
    Según comentaron los dirigentes gremiales por nuestros canales cruzan barcos de hasta 42 metros de manga que llegan a puertos diseñados para 32,2 metros. Y con cargas contaminantes de petróleo o químicos. Por lo tanto el peligro de que pueda ocurrir algún accidente es aún más latente.
    “El accidente del Río Turbio pudo haber sido evitado, como tantos otros, y es culpa directa de los funcionarios de turno. Ellos son quienes deben hacer cumplir la normativa y deben exigir la capacitación de todos los tripulantes de barco. Poniendo el ejemplo de un chofer de camiones, nadie le da el volante a un inexperto para que maneje por la ciudad o por las rutas del país. El hombre que se suba a un camión debe ser entrenado y en el caso de los ríos pasa igual. No nos olvidemos que estos ríos nos quedan cada vez más chicos porque los barcos son cada vez más grandes. Y no debemos dejarnos estar por tener un título de navegante sino que debe tomarse a la capacitación como una continuidad. Nuestro sindicato ha comprado un costoso y moderno simulador, poniendo el acento en la capacitación de nuestros afiliados. A la par, pedimos a las autoridades gestiones para que se mejore la capacitación de los buques extranjeros en aguas jurisdiccionales”, resaltó González Insfran.
    BUQUES EXTRANJEROS
    En este sentido, no dudó en apuntar contra los capitanes y navegantes extranjeros, “los barcos de otras banderas deben subir a un práctico argentino para que se haga cargo del barco mientras está en aguas jurisdiccionales. En el caso de los países limítrofes, se debe garantizar que los prácticos sean argentinos o que los prácticos que ellos traigan sean entrenados para navegar en los ríos de Argentina para evitar accidentes. Y esta última situación no sucede a menudo”, reveló.
    Cabe mencionar que los buques paraguayos tienen libre navegación por la hidrovía Paraná- Paraguay en el marco de un tratado internacional que beneficia a países limítrofes.
    Por el momento, y a dos años de la tragedia del “Río Turbio”, la Fempinra volvió a pedir una reunión con el gobierno paraguayo; luego de una reunión que mantuvieron con el Canciller Timerman en el año 2012 de la cual nunca tuvieron las respuestas prometidas por el diplomático argentino.

    puerto-web