• Hoy 21 - Zárate - 14.5° / 15.1°
    • Nublado
    • Presión 1030.66 hpa
    • Humedad 75%
  • Homenaje a Guillermo Brown, héroe de la Armada nacional

    19/5/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Irlandés por nacimiento, argentino por adopción y convicciones, Guillermo Brown eligió Buenos Aires para radicarse definitivamente con su familia y comprometerse con la causa de la independencia y defensa de la soberanía nacional.
    Su figura llena de valores positivos y su trayectoria como marino al frente de la escuadra argentina, fueron los puntos centrales de la conferencia brindada el viernes por la noche en el Círculo Popular de Cultura por el Capitán de Navío Tomás Merino, miembro del Instituto Browniano y magíster en Historia. El homenaje al héroe de la Armada Argentina se brindó en el marco del Bicentenario del Combate de Montevideo (17 de mayo de 1814), fecha en que la Fuerza celebra su día.
    La charla recorrió la vida privada y la historia del marino que se corresponde con la historia política y militar del país en la primera mitad del siglo XIX ya que Brown enfrentó a los realistas en el Río de la Plata, combatió en la Guerra contra Brasil y, designado por Rosas, enfrentó a las fuerzas combinadas de Francia e Inglaterra en los bloqueos de la década del 40.
    La conferencia del capitán Merino fue acompañada por un video donde se fueron marcando estos hitos de la historia browniana.
    Nacido en Irlanda en 1777, Guillermo Brown tuvo una infancia y adolescencia poco feliz, señaló Merino quien ubicó al joven por primera vez en Buenos Aires en 1810, como marino de un buque mercante y dedicado al comercio. Poco después eligió esta ciudad del Plata para radicarse con su familia y en 1813 adquiere un terreno en Barracas donde construirá su quinta, su refugio para las desventuras bélicas. Por poco tiempo siguió en el comercio, y en actividades de corso recorrió las aguas hasta Brasil enfrentando a los realistas que tenía su base en Montevideo.
    Fue entonces cuando el gobierno porteño a cargo Director Gervasio Posadas, lo designa para dirigir la primera Escuadra argentina dándole el cargo Teniente Coronel y Comandante de la Marina del Estado. Trazará entonces su plan para vencer a los españoles que dominaban Montevideo, bloqueando la entrada del Río de la Plata y haciendo acciones de saqueo en los pueblos de los ríos Paraná y Uruguay.
    Al principio de 1814, al mando de su nave insignia la “Hércules”, vence a los realistas y toma la isla Martín García, luego derrota al jefe español Jacinto Romararte en las proximidades de Concepción del Uruguay, y más tarde bloquea Montevideo. El 17 de mayo se define victorioso el combate y días después, el 21 de junio, las fuerzas argentinas sitiadoras de la ciudad al mando de Carlos M. de Alvear logran la capitulación. Fue el fin del poder español en el Plata y la caducidad del proyecto de reconquista americana del Reino de España. Así definió San Martín, por esa época pergeñando la campaña de los Andes, a la heroica acción de la marina argentina al mando de Brown: “Fue lo más importante hecho por la revolución americana hasta el momento”.
    El conferencista siguió relatando los años posteriores de la vida del marino. Con la “Hércules”, el gobierno le pagó sus servicios e inició una guerra de corso que accionó en Chile, Perú, Ecuador, Colombia en tiempos previos a la campañas de San Martín y Bolívar. De regreso a Buenos Aires en 1818, volvió a dedicarse al comercio y a la agricultura en su quinta.
    Pero la guerra lo volvió a convocar cuando estalla el conflicto con Brasil. El Capitán Merino destacó el accionar de la escuadra a su mando en el Combate de los Pozos, un episodio que los habitantes de Buenos Aires pudieron ver desde la costa, el Combate de Quilmes y el Combate de Juncal en el río Uruguay, a su entender, el más importante triunfo de la escuadra argentina en esta guerra que salvó a Buenos Aires de un bombardeo y desembarco de las fuerzas brasileras.
    Firmada la paz con Brasil, Brown vuelve a dedicarse al comercio, pero en 1841 es convocado por el entonces Jefe de la Confederación argentina, Juan M. de Rosas. Se puso a su servicio y enfrentó a las fuerzas conjuntas de Francia y de Inglaterra que bloqueaban los ríos, a sus aliados unitarios y hasta a Giuseppe Garibaldi a quien venció en el Combate de Costa Brava. Vencido Rosas en Caseros, volvió a su actividad en la quinta, donde murió el 3 de marzo de 1857.
    El Capitan Merino, finalizó su conferencia citando a Bartolomé Mitre quien definió a Brown como “un patriota a quien la corrupción no pudo comprar ni el peligro arremedó”. “Genio protector de nuestros marinos, su sombra acompañará el timón de nuestras naves”.
    Al finalizar la conferencia, la entidad convocante que preside Isabel Lawson agradeció la presencia del disertante quien a su vez, invitó a los zarateños a conformar un Instituto Browniano para difundir su historia, como ciudad vinculada a unos de los ríos donde se libraron batallas por la independencia y la soberanía nacional.

    El Capitán de Navío Tomás Merino e Isabel Lawson, presidente del Círculo Popular de Cultura, en la charla.

    El Capitán de Navío Tomás Merino e Isabel Lawson, presidente del Círculo Popular de Cultura, en la charla.

    Nuestras oficinas