• Hoy 20 - Zárate - 6.6° / 8.7°
    • Despejado
    • Presión 1030.5 hpa
    • Humedad 77%
  • Otorgaron licencia para operar Atucha II

    30/5/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) es un ente autárquico estatal dedicada al control y fiscalización de la actividad nuclear en función de proteger a las personas, el ambiente y las futuras generaciones del efecto nocivo de las radiaciones ionizantes.
    Esta entidad fue la que le otorgó al Estado la licencia para operar la central, lo que significa que le permite “encender” el reactor para generar energía de origen nuclear.
    Y fue la presidente Cristina Fernández quien, en lo político, puso formalmente en marcha ayer por la tarde la central nuclear hoy denominada “Néstor Kirchner”.
    Lo hizo a través de una teleconferencia que compartió con el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.
    Con este nuevo paso dado por Nucleoeléctrica Argentina SA (NASA), se ingresa al ciclo nuclear de Atucha II.
    A partir de esta licencia otorgada por la ARN, NASA comenzará con un protocolo de puesta en marcha para generar energía de origen nuclear, utilizando uranio natural como combustible y agua pesada como elemento moderador y refrigerante.
    Esta nueva etapa incluye llevar la planta al cien por ciento de su potencia mediante un proceso gradual que puede llevar aún varios días o semanas, dado que se chequean todos los sistemas a medida que aumentan la potencia.
    El esquema contempla que en una segunda etapa se extraiga de manera progresiva el boro hasta llegar al punto en que se produzca en el reactor una reacción nuclear controlada en cadena, que técnicamente es conocida como la primera criticidad del reactor y es la fuente primaria de energía de la central.
    Cabe mencionar que ya se cargaron las barras de combustible para el reactor, fabricadas con ingeniería y supervisión de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), utilizando dióxido de uranio natural, también de producción local. En tanto las seiscientas toneladas de agua pesada necesarias para la carga inicial del reactor y el sistema de extracción de calor también se produjeron en el país en una planta de propiedad de la CNEA ubicada en la provincia de Neuquén.
    La inversión para la finalización de la obras demandó una inversión de 3.000 millones, según lo aseguró el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, en su última visita a la central a fines del año pasado.
    De este modo la central quedará en condiciones de iniciar la puesta en marcha nuclear para posteriormente generar energía eléctrica e integrarse al Sistema Interconectado Nacional, aportando el equivalente al 4% del consumo eléctrico total del país.

    De Vido en el anuncio.

    De Vido en el anuncio.

    Nuestras oficinas