• Hoy 25 - Zárate - 16.1° / 16.8°
    • Despejado
    • Presión 1032.88 hpa
    • Humedad 61%
  • Piden 11 años y 8 meses para el asesino de Adrián Frediani

    13/6/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Luego de un largo proceso de investigación llevado a cargo por el fiscal Martín Zocca, y tras cinco audiencias en el Tribunal Oral Criminal Nº 1 de Campana el juicio por el asesinato de Adrián Frediani está llegando a su fin.
    Precisamente la palabra no es accidente o muerte, dado que la carátula del hecho es “Homicidio doloso”.
    En un principio fue “homicidio culposo”, luego “dolo eventual” y gracias a la investigación de Zocca y de la fiscal acusadora, doctora Laura Vivas, se determinó que fue un homicidio. Fue por eso que en la última audiencia se pidió 11 años y 8 meses para Genaro Rolando Pereyra, un joven de nacionalidad paraguaya que está siendo procesado en otro juicio por tráfico de estupefacientes en un juzgado de San Martín.
    En una atípica noche del invierno del año 2009 por la alta temperatura registrada para esa fecha, y en el último día del mes de agosto, “el Freta”, como lo apodaban sus amigos viajaba con su novia en moto por avenida Lavalle. De forma sorpresiva, otras dos personas doblaron en contramano, y a pesar de la luz roja del semáforo, atropellaron a Frediani y a su novia. Adrián estuvo varias horas agonizando y terminó muriendo producto del violento golpe recibido en el choque de ambas motos.
    Ya declararon todos los testigos, quienes detallaron los pormenores de aquel hecho; incluso un oficial de policía que fue determinante en su testimonio. Y sucedió algo fundamental en tren de echar luz sobre este hecho, en las cinco audiencias que pasaron todos los testimonios de los testigos coinciden.
    El hecho
    En la reconstrucción del hecho a través lo declarado ante el Tribunal, se confirmó que Genaro Pereyra manejaba una motocicleta de importante cilindrada junto a otra persona de contextura más corpulenta. Tomaron Alférez Pacheco en contramano y Lavalle en contramano, además de no respetar la luz roja antes de chocar a Adrián. Todo a una velocidad más rápida de lo permitido en la ciudad. Por lo tanto se pudo comprobar que no respetaron el sentido de las calles, las velocidades máximas y las señales de tránsito.
    Marcelo Milano es un oficial de policía que se dirigía hacia Campana en su auto, junto con su esposa, en su día de franco. Detenido en el semáforo vio todo lo acontecido.
    Luego de la conmoción que le produjo observar en primera persona el choque de ambas motos se bajó del auto y corrió al auxilio de los heridos. Cuando estaba llegando, el acompañante de Pereyra sale corriendo hacia la calle Chile. Entonces Milano se identifica como policía y le da la voz de alto. Tras perseguirlo unos 40 metros decide abandonar la carrera y retornar a la escena del accidente para auxiliar a las víctimas que se encontraban aún tiradas sobre el pavimento.
    Nuevamente en la esquina de Pacheco y Lavalle evitó que Pereyra salga corriendo, aún conmocionado y herido; ya que al igual que su cómplice quería fugarse.
    Y en ese momento sucedió algo muy “particular”, según lo declarado por el propio policía en el juicio. Dos personas en moto comenzaron a golpear el automóvil que había estacionado el oficial a metros del accidente. Esto el oficial lo relacionó como una maniobra de otros cómplices de Pereyra para intentar llamar su atención, lograr su distracción y generar la vía libre para que el conductor de la moto se fugue; como ya había intentado. No obstante el policía declaró ante el tribunal se quedó en el lugar y estos jóvenes se retiraron. A los pocos minutos llegó la ambulancia y trasladó a los heridos.
    Este relato del oficial Milano fue clave para comprobar también que el conductor de la moto intentó hacer abandono de persona luego de embestir a Frediani y a su novia. Asimismo confirmó que los dos motociclistas no estaban solos en la zona. Y por si quedaba alguna duda sobre la carrera delictiva de los delincuentes, se le incautó al acusado 14 proyectiles calibre 22 y una importante suma de dinero.
    En cuanto a Pereyra, ya repuesto del accidente y procesado en este juicio, meses más tarde se lo detiene y procesa en otra causa por “tráfico de estupefacientes”, en la localidad de San Martín. Estuvo detenido y hoy se encuentra con “libertad condicional”; a pesar de tres pedidos que realizó el fiscal Zocca al Juzgado de Garantías para que otorgue la prisión preventiva sobre el joven de nacionalidad paraguaya.
    En tanto el abogado defensor del acusado, perteneciente a un buffet de abogados de San Isidro, asistió a la primera audiencia del juicio. Luego se ausentó durante todos los testimonios de los testigos y regresó la semana pasada; limitándose a desacreditar los testimonios de cada uno de los que hablaron, incluso del oficial Milano.
    Por último, de parte de la familia de Frediani quieren destacar el trabajo del fiscal Zocca y de la doctora Vivas, a quienes caratularon como “probos funcionarios de la justicia” y que hicieron un trabajo de investigación serio y prolijo durante los últimos cuatro años.
    En el marco del juicio oral, solamente resta que el lunes declare el imputado que se ha negado a declarar ante el fiscal Zocca en la etapa de investigación.
    Luego de dicha audiencia se espera una última, con el dictado de la sentencia a cargo del Tribunal conformado por el doctor Guillermo Guehenneuf y las doctoras Angeles María Andreani y Gladys Mabel Cardozo.

     

     

     

    Nuestras oficinas