• Hoy 18 - Zárate - 18° / 18.3°
    • Despejado
    • Presión 1028.49 hpa
    • Humedad 83%
  • Marc Bloch: historiador y soldado

    16/6/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Un pequeño homenaje a setenta años de muerte (Por Sergio Robles).

    En la noche del 16 de junio de 1944 -diez días después del desembarco de las fuerzas aliadas en Normandía- una veintena de detenidos de la Resistencia francesa fueron retirados de sus celdas de la prisión de Montluc, en Lyon, llevados hasta un descampado y fusilados por los alemanes. Entre los caídos se hallaba Marc Bloch, historiador de renombre y soldado de las dos guerras mundiales.
    Durante la Primera Guerra sirvió en la infantería alcanzando el grado de capitán y condecorado con la Orden de la Legión de Honor por su destacado desempeño durante la misma.
    Finalizado el conflicto se incorporó a la vida académica siendo profesor en las Universidades de Estrasburgo y la Sorbona, a la vez que daba a la luz la mayoría de su producción historiográfica: “Los reyes taumaturgos” (1923), “Los caracteres originales de la historia rural francesa” (1931) y “La sociedad feudal” (1938). Asimismo, en 1929, fundó junto a Lucien Febvre la revista Anales de historia económica y social, que significó una renovación en el campo de la historiografía.
    En una conferencia destinada al magisterio expuso sobre la importancia del estudio de la historia local, expresando: “Ustedes tendrán que enseñar a futuras maestras, y proporcionarles los medios para que comprendan su terruño, o mejor dicho, para que comprendan al grupo humano que vive y trabaja en su terruño….porque una pequeña sociedad pueblerina o urbana es como un pequeño espejo donde se reflejan todos los grandes acontecimientos históricos”.
    Cuando sobrevino la Segunda Guerra Mundial, Bloch fue convocado al servicio activo hasta la rendición de Francia, en mayo de 1940. Con la ocupación nazi, su departamento de Paris y su biblioteca fueron confiscados, debido a su condición de judío. Retirado a su casa de campo, empezó a escribir de manera intermitente, un manuscrito que quedó inconcluso, Apología por la historia u oficio del historiador, publicado luego de su muerte, en 1949 y titulado en lengua castellana “Introducción a la Historia”. En dicho texto, expresaba que una verdadera historia debía servir al hombre de nuestros días no sólo para conocer el pasado, sino también para conocerse a sí mismo, pues no hay verdadero conocimiento de lo humano por fuera de la historia.
    Volvió a la cátedra por algún tiempo, en la Universidad de Clermond- Ferrand, pero fiel a sus convicciones humanísticas, entre finales de 1942 y principios de 1943 decidió incorporarse activamente en la Resistencia, teniendo la responsabilidad de organizar los enlaces de la zona y el de inspeccionar las operaciones clandestinas en los diez departamentos que componían la región a su cargo.
    Detenido en marzo de 1944 luego de una gran redada dispuesta por el comandante de la Gestapo Klaus Barbie, (refugiado luego de la guerra en Sudamérica durante años), sufrió tortura y, poco antes de la liberación de Francia, fue fusilado.
    Su erudición fue para él parte de toda una concepción ética del hombre, en tributo de la cual no dudó en ofrendar su vida luchando por la libertad en contra del totalitarismo nazi-fascista.

    Marc Bloch.

    Marc Bloch.