• Hoy 20 - Zárate - 2.4°
    • Despejado
    • Presión 1046.83 hpa
    • Humedad 92%
  • “Somos vecinos olvidados”, denuncian isleños

    24/6/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La crítica de muchos zarateños, durante años, fue que las sucesivas gestiones municipales justicialistas no miraron hacia el río como zona de inversión pública, de mejoramiento integral de la costanera y de ubicar de frente a la ciudad con una mirada hacia el río; tal cual tuvo históricamente Zárate.
    Con la actual gestión municipal esto cambió, y se completó lo que había iniciado, en su momento, el ex intendente Aldo Arrighi; salvando las diferencias.
    Quedará entonces para otra gestión ir más allá, tener una mirada más allá del río, enfocarla en la costa de enfrente, que también es Zárate, y que representa geográficamente al 54% del territorio del Partido. Hoy, la zona insular es un área de tránsito, que solamente este Ejecutivo municipal la toma como un área de inversión estratégica para el miniturismo y poder alzarse como una alternativa por sobre Entre Ríos.
    Héctor Valori es un isleño zarateño, que con sus 72 años decidió cruzar el río para envejecer bien. Pero vive mal sobre el kilómetro 191 del Río Pasaje Talavera, frente a la isla Botija. Es por eso que decidió tomar la palabra y hablarles a los concejales, representando a todos los isleños en el uso de la Banca Abierta.
    “La situación ambiental- sanitaria es crítica. Estamos inmersos en un abandono total, somos vecinos olvidados de parte de este Ejecutivo municipal. Estamos tomando el agua del río pero, en realidad, no sabemos qué tomamos. Todos los clubes y los recreos de la isla descargan sus efluentes cloacales al río y luego somos nosotros los que tomamos el agua. Ya hubo casos de hepatitis y meningitis”, expresó Valori.
    A raíz de esto fue que pidieron purificadores de agua, y el Municipio les instaló tres estaciones de purificadores de agua que los isleños denuncian que no funcionan. Uno en el canal Irigoyen, otro en el Recreo Keidel y un tercero en otro recreo ubicado en el segundo puente.
    “No tenemos sala de primeros auxilios, no sabemos a quién llamar en caso de tener un enfermo o una emergencia”, agregó Valori.
    El segundo punto que tocó el isleño, en el uso de la banca abierta, fue la falta de gestión en obras públicas. “Desde el año 2001 estamos pidiendo que arreglen un camino interno que usamos mucho los que vivimos acá. El camino se extiende desde el canal Irigoyen entre el kilómetro 20 y el 19,5 hasta la ruta vieja, a la altura del kilómetro 106 de la Ruta Nacional 12. En el 2008, y con motivo de los incendios de isla, nos prometieron un subsidio de un millón de pesos para arreglar tal camino, que tiene una extensión de 2.700 metros. Hoy en día ese dinero nunca llegó o directamente se lo robaron a mitad de camino. Lo cierto es que el camino no se arregló. El año pasado, y en el marco del Presupuesto Participativo Zona 8, votamos por unanimidad que 1.500.000 de pesos sea destinado para arreglar el camino pero tampoco se ha hecho nada”, criticó Valori en la Banca Abierta del HCD.
    En tercer orden, Valori se refirió a la inacción del gobierno municipal, una dura crítica que elevó al orden de connivencia con muchos especuladores inmobiliarios.
    “No puedo creer que el Estado municipal no sepa que hay miles de cabezas de ganado en la zona insular sin ningún control y sin vacunar. Que existen barcos anónimos que transportan vacas de un lado a otros y hay frigoríficos clandestinos que se encargan de carnearlas en Cinco Bocas, en Lima y en la Isla Botija. Luego esta carne es llevada al continente. Basta con vivir una semana en la isla y darse cuenta de varios movimientos extraños pero que se dan a la vista de todos, incluso de la policía. De hecho usurpan terrenos con vacas para aprovechar el pastoreo. No existe la propiedad privada en la isla como tampoco existe la presencia de un Estado. Es una zona de nadie, donde cada uno hace lo que quiere y claro, en este contexto, ingresa el narcotráfico, el delito organizado y la especulación inmobiliaria”, subrayó Valori.
    “Políticos, sociedades, empresas forestales, areneros y ganaderos que se enriquecen con los recursos naturales del Paraná y sus islas les solicitamos que devuelvan parte de sus ganancias para la reparación de los daños causados, para proyectos productivos propios de los isleños y para el cuidado del medio ambiente”, era el cartel que mantenía otro de los isleños presentes en la sesión, condensando todo lo que hoy reclaman los isleños de Zárate.

    Héctor Valori, el isleño que hizo uso de la banca abierta.

    Héctor Valori, el isleño que hizo uso de la banca abierta.