• Hoy 20 - Zárate - 6.8° / 8°
    • Despejado
    • Presión 1032.3 hpa
    • Humedad 90%
  • Atucha II comenzó a aportar energía al SIN

    29/6/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Nucleoeléctrica Argentina informó el viernes pasado sobre un nuevo hito en la puesta en marcha de Atucha II, hoy denominada Néstor Kirchner. Según la empresa, ha logrado sincronizar la turbina de generación de la central nuclear al sistema interconectado nacional De esta forma, la central comenzó a entregar energía eléctrica a la red y gradualmente irá aumentando la potencia.
    En Lima estuvo presente el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, junto al presidente de Nucleoeléctrica Argentina SA (NASA), José Luis Antúnez, y el intendente Osvaldo Cáffaro.
    Técnicamente la central hizo un aporte inicial de 17 megavatios, valor que se irá incrementando en los próximos tres meses hasta producir, y sumar, 700 megavatios al sistema. Cuando se encuentre en pleno funcionamiento, Atucha II abastecerá a unos 3 millones de usuarios.
    Cabe señalar que el martes 3 de junio, a las 9:02 de la mañana, el reactor alcanzó la “puesta a crítico”, paso previo a la generación de energía. Del mismo modo, se estima que el reactor operará a pleno en sesenta días cuando sume 745 megawatios de potencia eléctrica, cerca del 4% de la energía que se consume en el país.
    LA OBRA
    El contrato para la construcción de Atucha II se firmó en mayo de 1980. La obra debía terminar en 1987, pero durante el transcurso de esa década la energía nuclear fue dejada de lado y el proyecto se retrasó. En la década del ‘90, la actividad ingresó en una etapa aún más crítica, cuando el entonces presidente Carlos Menem redujo drásticamente el presupuesto de la Comisión Nacional de Energía Atómica, mientras intentaba privatizar las centrales existentes. La construcción de Atucha II quedó interrumpida en 1994 y recién se retomó en octubre de 2006, ya como parte del Plan Nuclear Argentino, que lanzó el gobierno de Néstor Kirchner.
    Los elementos combustibles para Atucha II se produjeron en el país y lo único que se importa es el uranio, que suele provenir de Kazajistán. Con ese insumo, Dioxitek, una firma estatal controlada por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), con sede en Córdoba, produce dióxido de uranio en base a la purificación de diuranato de amonio. Este dióxido de uranio se utiliza, luego, para preparar pastillas. Esas pastillas las produce Conuar en el Centro Atómico de Ezeiza, mientras que los tubos de Zircaloy están a cargo de Fabricación de Aleaciones Especiales, una firma integrada por CNEA (32 por ciento) y Conuar (68 por ciento), que está instalada en el Centro Atómico de Ezeiza.
    Asimismo, el agua pesada la aporta la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), un establecimiento ubicado en Arroyito, propiedad de la CNEA, que es operado por la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI), sociedad estatal cuyas acciones se reparten entre la provincia de Neuquén (51 por ciento) y la propia CNEA (49 por ciento). PIAP, construida por la firma suiza Sulzer Brothers e inaugurada en 1994, garantiza una producción anual de 200 toneladas de agua pesada.
    Por último, en lo que se refiere a la obra civil y el montaje mecánico hubo varios proveedores calificados que participaron de la construcción, entre los que sobresalieron Electroingeniería, Techint, Iecsa (Grupo Macri), Contreras Hermanos y Dycasa, una firma de capitales españoles radicada en el país. Electroingeniería trabajó en soldar las cañerías del sistema primario y del moderador del reactor, Techint se ocupó de la soldadura y soportería del edificio auxiliar del reactor y del montaje de válvulas, Contreras montó la red de cañerías contra incendios, Iecsa montó las cañerías de agua inoxidable para el agua desmineralizada y soldó las placas de acero de las piletas de almacenamiento de combustible, mientras que Dycasa, que ya había trabajado en la etapa previa a la paralización de la obra, se ocupó ahora de la obra hidráulica.

    atucha-web

    Nuestras oficinas