• Hoy 27 - Zárate - 12.7° / 14.3°
    • Despejado
    • Presión 1028.35 hpa
    • Humedad 89%
  • Accidente en Pagola y Estrada: buscan determinar la velocidad de uno de los autos

    30/6/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El remisero, Carlos Correa, y Paula Díaz Mazzola murieron tras ser embestidos por un Volkswagen Bora en la esquina de Estrada y Félix Pagola.
    El auto era conducido por el joven Sebastián Giles y este trágico hecho, que conmovió a toda la ciudad, sucedió el 29 de octubre del año pasado. A raíz de esto se inició una investigación para determinar cómo sucedió el accidente a cargo de la fiscal Andrea Palacios.
    La clave del proceso es determinar, fehacientemente, a qué velocidad se dirigía el Bora dado que la escena del choque hacía presumir que circulaba en exceso de velocidad.
    Atenta a todas estas pruebas y al testimonio de dos testigos, la fiscal considera que en el accionar del conductor del Bora hay un “Dolo eventual”; pidiendo la pena más grave. El Juzgado de Garantías lo caratuló como “Doble Homicidio Culposo”. No obstante, aún la investigación avanza con la doble carátula hasta tanto se determine qué fue lo sucedido.
    Dolo eventual
    Cabe mencionar que el sujeto que actúa con dolo eventual no actúa descuidadamente, por el contrario, sabe lo que hace y siendo consciente del grado de peligro que su comportamiento lleva implícito. Y en el caso del homicidio culposo consiste en causar la muerte a otro ser humano obrando con culpa; o sea, sin intención o dolo, pero con negligencia. No obstante, la fiscalía apeló la decisión del Juzgado de Garantías y espera que se le revise la carátula a la vista de las pruebas recogidas en la investigación.
    Bajo la figura de “dolo eventual” es donde se tipifica accidentes en donde puede caber una prueba que asegure un exceso de velocidad. Y esto es lo que se quiere determinar, ya que un exceso de velocidad existió pero debe determinarse a cuántos kilómetros por hora se dirigía el Volkswagen Bora.
    Escanearon el Bora
    Es por ello que en las últimas semanas se avanzó con las pericias mecánicas y se convocó a especialistas de la marca Volkswagen para que realicen un escaneo del auto. Se trató de un scanner oficial y específico que revisó electrónicamente el auto pero determinó que estaba “chipeado”, como se llama en la jerga a un auto que no se encuentra con sus piezas originales.
    En los autos modernos existe una central u ordenador del vehículo. Es una computadora que controla el coche, incluso su rendimiento. Claro que especialistas mecánicos pueden modificar electrónicamente este chip para reducir el consumo, aumentar la potencia o, en definitiva, hacer que el rendimiento de un vehículo se ajuste más las necesidades de quien lo conduce. Aunque en realidad, “chipear” un coche es instalar un chip de potencia para aumentar la potencia del motor dentro del mundo tunning, el grupo de personas “fierreras” que modifican los coches de fábrica.
    Entonces, confirmando que el vehículo estaba modificado, ahora están tratando de determinar si esto está emparentado con la intención de aumentar la potencia del vehículo.
    Por otro lado, la fiscal Palacios también adelantó que están esperando más pericias mecánicas en base a los daños que sufrió el Bora.
    Testimonios
    En otro orden de cosas, la fiscal aseguró que el acompañante de Sebastián Giles, en su primera declaración y a horas del accidente, dijo que el Bora circulaba a unos 80 o 90 kilómetros por hora. Aunque un testigo del accidente, que también declaró en la fiscalía, expresó que el Volkswagen circulaba a no menos de 140 kilómetros por hora.
    En función de clarificar el hecho, es llamativo que a pesar de los muchos testigos que se encontraban en el lugar uno solo fue a declarar a la fiscalía.
    Actualmente, el Juzgado de Garantía determinó la excarcelación del joven Giles pero tiene diversas pautas de conductas a cumplir ante la justicia. Además, confirmaron que se le retiró la licencia de conducir y debe presentarse periódicamente ante el juez.

    El hecho

    Los datos oficiales confirman que el remis circulaba por calle Estrada mientras que el Bora se desplazaba por Félix Pagola. Producto del impacto, el Renault dio un trompo y su tanque de gas salió despedido a más de cien metros. Los tripulantes del remis fueron trasladados de urgencia al hospital zonal Virgen del Carmen después de que debieran intervenir los Bomberos Voluntarios para rescatarlos del interior. Según indicaron los bomberos que participaron en el hecho, tanto la mujer como el conductor se encontraban con vida. No obstante, a los pocos minutos de haber ingresado en el nosocomio se conoció que la complejidad de los politraumatismos, perdieron la vida.
    Tanto Giles como Correa eran del barrio de Villa Fox, prácticamente vecinos. Giles vivía en Larrea al 1000 mientras que Correa en Justa Lima, a la vuelta de la Sociedad de Fomento de Villa Fox. Los Correa son un apellido tradicional del barrio de Villa Fox y cuando vecinos se enteraron de la trágica noticia todo el vecindario de conmovió. Es más, “Carlitos” Correa trabajaba en la agencia de remises “Fox”, ubicada en la esquina de Larrea y Justa Lima.
    En tanto Paula Díaz Mazzola trabajó en el hospital y era una vecina muy comprometida por su ciudad. Vivía en la calle Estrada al 700. Fue Presidente de AMMA, la entidad que nuclea a las mujeres de Malvinas de Zárate.

    Los dos vehículos en la escena del fatal accidente en octubre del año pasado.

    Los dos vehículos en la escena del fatal accidente en octubre del año pasado.

    Nuestras oficinas