• Hoy 20 - Zárate - 6.6° / 8.7°
    • Despejado
    • Presión 1030.5 hpa
    • Humedad 77%
  • China participaría de la construcción de Atucha III

    21/7/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La semana pasada, la presidente Cristina Fernández recibió a una comitiva china para firmar acuerdos de cooperación mutua en energía y minería. Con la presencia del presidente chino, Xi Jinping; el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido aseguró que se confeccionará un esquema de cooperación e intercambio bilateral en temas de energía nuclear, minería, comunicaciones, gas y petróleo convencional.
    En la reunión, que tuvo lugar en la sede del Ministerio, se destacaron los avances hacia un acuerdo para la construcción de la cuarta central nuclear de potencia en nuestro país, similar a la Central Nuclear Embalse (Córdoba), y que se construirá en Lima, tal como lo anunció el presidente de la empresa Nucleoeléctrica Argentina SA, José Luis Antúnez quien también estuvo presente en el encuentro junto a la presidente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), Norma Boero.
    En cuanto a la cuarta central nuclear a construirse en nuestro Partido, el “gigante asiático” garantizará crédito a tasas bajas y plazos largos para concretar la obra. A cambio, podrá venderle al país componentes claves para la central.
    El acuerdo lo terminaron de consensuar De Vido y el presidente de China Nacional Nuclear Corp. (CNNC), Yang Chaodong. El objetivo del Gobierno es que tenga tecnología “Candu”, similar a la que funciona en Embalse. Será un reactor de uranio natural y agua pesada con una potencia de 760 megavatios (MW) que se instalará junto a Atucha I y II.
    Finalmente esto confirma varias situaciones, en principio no se construirá otro reactor como los de Atucha I y II porque es un diseño desarrollado por la alemana Siemens, empresa que se retiró de la actividad nuclear hace años. Algo que obligó al gobierno argentino a hacerse cargo de la terminación de la segunda central a través de la firma Nucleoeléctrica Argentina en una situación inédita para un proyecto nuclear que comenzó en el año 1981 con la construcción de Atucha II. Entonces, descartado Siemens, el único desarrollador de reactores de uranio natural con agua pesada es Canadá, propietario de la tecnología Candu (Canadian Deuterium Uranium), de probada experiencia a nivel mundial. La Argentina ya tiene antecedentes en el uso de la tecnología Candu dado que en 1984, y tras diez años de obras, se construyó la central nuclear de Embalse. Desde entonces posee la tecnología y tiene autorización para replicarla en el país cuantas veces quiera. Lo único que requiere de los canadienses son las actualizaciones y la documentación de una central de referencia, que sería la china Qinsahn, la última construida en el mundo con tecnología Candu.
    En un primer momento, el propio gobierno había anunciado que Argentina construiría su cuarta central nuclear con un presupuesto de más de 3 mil millones de dólares y que estaban analizando ofertas de los gobiernos de Canadá, Rusia y Francia; naciones con quienes el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, también había firmado acuerdos. Sin embargo, estos acuerdos fueron superados por una serie de convenios bilaterales en junio del año 2012, en materia agricultura y transporte, con la República Popular China, que además se comprometió a participar de la cuarta central nuclear argentina.
    Mano de obra local y desarrollo nacional
    Por otro lado, este acuerdo viene a ratificar que mucha mano de obra volverá a ser contratada para la obra civil; dado que se estima que la planta, utilizando esta tecnología, estaría en condiciones de desarrollar el 80 % de la obra y el otro 20 % con asistencia extranjera, en este caso de China, quien transferiría la tecnología necesaria para concluirla. Además, varios componentes de la central podrían fabricarse en Argentina, lo que permitirá garantizar un alto porcentaje de integración nacional.
    En definitiva, todo esto se traduce en más empleo para los obreros de la ciudad que ya tienen experiencia en obras y montajes civiles de esta envergadura; ratificando a Zárate como una ciudad “atucha-dependiente” en cuanto a la economía y también el mercado inmobiliario.
    En lo que respecta a la isla del reactor, la firma Combustibles Nucleares Argentinos (Conuar), propiedad de la CNEA y del Grupo Perez Companc, puede fabricar los tubos de presión y los tubos de recipiente del moderador, mientras que otras firmas nacionales están en condiciones de proveer generadores de vapor e intercambiadores. Lo que habría que importar en este caso sería el recipiente de Calandria y las bombas del primario. En el “Balance de Planta”, las instalaciones complementarias no nucleares de la central, firmas nacionales pueden aportar tubos de refrigeración, condensadores e intercambiadores. Lo que no se fabrica en el país es la turbina de vapor, que inevitablemente habría que importar, y el generador eléctrico principal.

    El predio donde prevén construir Atucha III

    El predio donde prevén construir Atucha III

    Nuestras oficinas