• Hoy 15 - Zárate - 14.8° / 15.1°
    • Despejado
    • Presión 1039.61 hpa
    • Humedad 68%
  • Tamara Díaz, tango zarateño de exportación

    10/8/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    “El tango me llena completamente”, dice la joven bailarina de Zárate Tamara Díaz. “Cuando bailo entro en otro mundo, me aparto de todo, lo uso para relajarme pero más que nada es una pasión”, expresa antes de partir rumbo a Japón donde tiene un contrato para realizar exhibiciones y dar clases. También lo hará en Alemania.
    Con 20 años, la joven pone muchas expectativas en este viaje que comienza mañana y llega de la mano de su compañero de baile desde hace un año, el santafesino Pablo Manassero quien se encuentra allá desde el año pasado.
    Con el bolso listo para tomar el vuelo que la trasladará a tierras orientales, Díaz no puede contener su entusiasmo por lo que considera la posibilidad de abrir otras puertas y parte de la realización de un sueño.
    “Estoy súper nerviosa y ansiosa, con muchas ganas de aprender, hay mucho por aprender, pero además quiero brindar lo que sé, así que voy con muchas ganas”, dijo la joven que no dudaría en quedarse más tiempo si se da la oportunidad.
    Su familia, donde la pasión por el tango siempre ha estado presente, la acompaña en esta aventura que comenzó a los 6 años, cuando junto a su hermano, Gerardo Moyano -tres años mayor-, inició las primeras clases en el Circulo Social de Zárate. “Están todos como locos, preparando todo, y muy contentos porque se abre una gran puerta”, añadió.
    En los 14 años de experiencia, la bailarina ha participado de distintas milongas y escenarios con exhibiciones y brindando clases.
    “Me perfeccioné en Capital Federal donde conocí a Pablo (Manassero), me gustó como bailaba, comenzamos a ensayar juntos y nos gustó, así que empezamos a ir a las milongas, además nos llevamos bien, nos hicimos amigos”, contó.
    Con él llevó su experiencia a Reconquista (Santa Fe) donde el bailarín de 32 años tiene una escuela de baile (Mala Junta). Bailó en compañías de Zárate como Tango Rojo y de Campana donde también brindó clases del género.
    Comenzó a bailar con Nicolás Cosci y Karen Digiovanni. Lo hizo junto a su hermano. “Empezamos porque nuestros abuelos bailaban tango, siempre estuvo presente en la familia, mis primos también bailan, fuimos y nos gustó”, relató. Bailaron durante muchos años, en 2008 formaron parte del ballet de tango Maripositas de San Telmo (Capital Federal) con Francisco Forquera y Carolina Buenaventura. “Ahí aprendimos mucho y nos dieron la posibilidad de hacer exhibiciones en milongas de allá”, agregó.
    Precisamente en Maripositas es un estudio en el que también trabajó Manassero quien le ofrece ahora la posibilidad de viajar a Japón tras él mismo haber llegado allí después de algunas pruebas para estudios de aquellas latitudes donde necesitaban bailarín y profesores.
    “Viajó en diciembre, contratado por un estudio para dar clases y hacer exhibiciones con una bailarina de allá”, contó la joven, “pero siempre me dijo que quería que bailemos juntos y organizó todo para que este año pudiera ir para allá, incluso conoció a un alemán en la milonga y le sugirió mi presencia”.
    Por esta razón, Tamara Díaz mañana viaja a Japón hasta el 5 de octubre donde, por 20 días, se trasladará hasta Alemania junto a Manassero. Luego, retornarán al país oriental para continuar dando clases y realizando exhibiciones.

    Tamara junto a su compañero de baile, Pablo Manassero

    Tamara junto a su compañero de baile, Pablo Manassero