• Hoy 24 - Zárate - 11.6° / 13.4°
    • Despejado
    • Presión 1029.98 hpa
    • Humedad 64%
  • Distintas versiones sobre lo ocurrido en “La Enamorada del Muro”

    13/8/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Hasta el momento, y periodísticamente, hay que hablar en potencial sobre lo que sucedió en la madrugada del sábado pasado en un local de esparcimiento nocturno de la calle San Martín; cuando Cristian “Chucho” Magne recibió fuertes golpes en su cabeza que originaron su internación en una clínica de Olivos.
    Hay dos versiones, una de los amigos y de varios testigos que hablan de una golpiza de parte de los controladores nocturnos, comúnmente llamados patovicas. Por otro lado, existe la versión del propietario del lugar, Octavio Cardozo, que asegura que el joven de 30 años se cayó, y esto le causó los golpes en su cabeza.
    A raíz de estas dos versiones es que la fiscal Andrea Palacios está investigando el hecho. La familia del joven aporta sus testigos y, según comunicaron desde “La Enamorada del Muro”, también, quedando a disposición de la justicia.
    La respuesta del propietario del boliche, Octavio Cardozo, no se hizo esperar. El domingo publicaba en su perfil de Facebook; “en primer lugar le deseo a Chucho una pronta recuperación y como se los dije ayer, estoy para lo que su familia necesite. Sin dudas no se merece lo que está viviendo. Quiero aclarar que fue un amigo suyo el que se estaba comportando mal y, principalmente, aclarar que nadie ni en el interior ni el exterior lo golpeó. Tuvo una caída en la puerta y golpeó su cabeza contra el piso. Se llamó a la ambulancia pero se retiraron sin esperarla. En ningún momento se cerraron las puertas del lugar. Nunca se cierran mientras el lugar esté abierto. Tanto yo como todos los miembros de seguridad, nos pusimos a disposición de la justicia y por supuesto daremos nuestra versión de los hechos con los testigos correspondientes. Mucha gente está tomando cartas en el asunto sin informarse o por dejarse llevar por comentarios. Hemos recibido amenazas de muerte, roturas en el local y tiros de arma de fuego en casas del personal de seguridad. Los dichos se desvirtuaron tanto que se está acusando a gente que ni siquiera estaba presente y tratando de asesinos a todos; incluida mi persona y gente de mi familia. Ojalá prontamente Chucho se recupere y nos pueda contar a todos lo que sucedió para que no haya más supuestos”, expresó Octavio Cardozo en su perfil de Facebook.
    Al mismo tiempo declaró públicamente que se pusieron a disposición de la fiscalía en función de esclarecer el hecho, en el que siguen manteniendo que se trató de una caída, de un accidente.

    PIDEN CLAUSURA PREVENTIVA

    A raíz de todo esto, la esposa de “Chucho”, Gabriela Aguirre, busca que se clausure preventivamente el local hasta tanto se sepa qué pasó el sábado pasado. Lo consultó al Municipio pero la respuesta de la Comuna fue que solamente puede clausurar un local cuando encuentran faltas relacionadas a la Seguridad e Higiene. En este caso, encontraron todo “en regla” en La Enamorada del Muro y, por lo tanto, no pueden colocar una faja de clausura por el hecho que está siendo investigado por la justicia.
    Entonces, solamente la clausura puede provenir de una orden judicial, pedida por la fiscal al Juzgado de Garantías.

    Los polémicos artículos del Código de Nocturnidad

    En abril del año pasado, los concejales aprobaron una Ordenanza, sancionando un nuevo Código de Nocturnidad que en su espíritu le da más poder al Ejecutivo para controlar a los locales de esparcimiento nocturnos y, a la vez, carga de más responsabilidad a los comerciantes.
    Este Código causó malestar en los propietarios de los locales de esparcimiento nocturno pero se terminó aprobando; a pesar que se trata de un Código de difícil control de parte de Inspección Municipal.
    Si bien aún se desconoce qué sucedió en aquella madrugada del sábado, la esposa de “Chucho” estaba dolida e indignada por la actitud de los empleados y del propietario del lugar luego de que su esposo presentó los golpes. Hay fotos que registran que Cristian Magne estuvo recostado sobre la pared del local, sangrando, con su cara prácticamente desfigurada.
    Según la familia de “Chucho”, el Municipio les confirmó que no hubo ningún llamado de ambulancia de parte del local y que, directamente, hubo un “abandono de persona” posteriormente al hecho. Solamente confirmaron que llegó un móvil de la DPU, pero que no aportó nada en función de trasladar al joven golpeado.
    Es por ello que ante la tardanza de una ambulancia, los amigos tomaron la decisión de llevarlo a Cristian, en una camioneta particular, al Hospital.
    En referencia a esto, hay dos artículos de la Ordenanza 4104, que establece un nuevo Código de Nocturnidad, que habla sobre el “Entorno”. Ambos artículos fueron muy resistidos, precisamente, por los dueños de boliches, porque les otorgaba responsabilidades fuera del ámbito del local. No obstante, el oficialismo aprovechó su mayoría para terminar sancionándola.
    El artículo 21 de la Ordenanza 4104, en el Capítulo “Entorno”, dice; “Los titulares de los establecimientos o locales comprendidos en todas las categorías, deberán disponer los recaudos pertinentes para el mantenimiento del orden, tranquilidad y seguridad del entorno, en cuanto este último pudiere verse alterado directa o indirectamente por la actividad del establecimiento, toda vez que la convocatoria de público, su permanencia por periodos prolongados en la vía pública y la afluencia de vehículos, produjeran molestias o disturbios en forma ostensible. Deberán, asimismo, dar aviso a la policía local de toda acción que perturbe el orden público, como así también aquellas que provoquen peligro entre las personas presentes”.
    En tanto, el artículo 22 establece; “el responsable o encargado del comercio debe evitar especialmente que se provoquen desórdenes, escándalos o actos reñidos con la moral y las buenas costumbres, tanto dentro como fuera del local; actos de vandalismo y/o violencia con clientes del comercio, en una distancia de 50 metros de la entrada/salida del comercio, lo cual será responsabilidad del propietario del local. La realización de acciones de violencia y vandalismo, tanto dentro como fuera del local, será pasible de multas que podrán llegar a la clausura ante la reincidencia de las mismas”.
    Si bien es la justicia quien debe investigar y arrojar luz sobre el hecho; se pone en evidencia, en casos como estos, el alcance real de ordenanzas como éstas; diagramadas desde un escritorio y no consensuadas con todas las partes.
    Los propios comerciantes calificaban de una “locura” el hecho de tener que hacerse cargo de lo que pase 50 metros a la redonda de la puerta de su pub. En tanto los clientes de los bares celebraron la medida.
    Hoy, y más allá de lo que sucedió particularmente con Cristian Magne, se está poniendo a prueba los alcances de esta ordenanza que, a priori y tal como se planteó antes, es de difícil control de parte de Inspección Municipal.

    La marcha en La Enamorada del Muro.

    La marcha en La Enamorada del Muro.