• Hoy 20 - Zárate - 8.7° / 12.1°
    • Despejado
    • Presión 1045.8 hpa
    • Humedad 92%
  • La Maratón Nacional de Lectura llegó a Plaza Mitre

    22/9/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En la mañana del viernes se llevó a cabo en plaza Mitre la maratón de lectura que incluía chicos de escuelas de isla, acompañados por sus docentes.
    La actividad trata de una jornada de lectura en la que, en conjunto con padres y directivos de las instituciones escolares, se busca acercar a los niños a la lectura, formando un hábito productivo y de desarrollo.
    Los chicos, con edades que oscilaban entre los 3 y los 11 años, provenían de la escuela Nro. 25 y del Jardín Nro. 3 de la isla de Zárate, que cuenta con una matrícula de 8 alumnos.
    “La lectura los enriquece, los ayuda a mejorar la comunicación y a establecer vínculos con los libros”, comenta Nancy Rannelucci, maestra a cargo del Jardín Nro 3.
    Esta jornada, que se hace una vez al año, busca además estrechar vínculos con la comunidad en general. El encuentro contó con la visita de la Diputada Sandra Paris, gente del Círculo Popular de Cultura, integrantes de la biblioteca José Ingenieros, y demás vecinos de la ciudad que se acercaron a participar de la fecha, así como también a colaborar con libros y presentes para los niños.
    Según cuenta Nancy, la respuesta de comunidad en general fue muy buena, así como también la participación de los padres y los alumnos que pasaron la mañana afianzándose con la lectura, compartiendo historias y disfrutando de cuentos leídos por adultos.
    PROMER
    La maestra también hizo mención al aporte que realiza la comunidad a las escuelas y jardines de isla que, en muchos casos, cuentan con muy pocos recursos para llevar adelante su tarea.
    Es por eso que destacó que gran parte de los libros provienen de las donaciones del Proyecto de Mejoramiento de la Escuela Rural (PROMER), que apunta al apoyo y desarrollo de escuelas rurales.
    Nancy cuenta que además de ropa de adultos y niños, han recibido libros de lectura en buenas condiciones que, en muchos casos, han podido prestarlos a los alumnos para que puedan continuar los hábitos desde su hogar, haciendo participe a la familia de la actividad.
    Esto ha generado una conciencia social que invita a las familias a deshacerse de cosas que ya no utilicen, llevándolas a la escuela para que alguien, con distintas necesidades pueda aprovecharlas y darles un uso productivo.

    martaton