Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 13 - Zárate - 20.6° / 21.1°
    • Lluvia
    • Presión 1012.9 hpa
    • Humedad 100%
  • Graves incidentes en intento de toma de la UOCRA

    22/10/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En horas de la mañana, trabajadores desocupados de la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina) intentaron llevar a cabo la toma de la seccional local tras no dar reconocimiento a la conformación de las nuevas autoridades. Hubo golpes, pedradas y disparos.
    Cerca de las 10 horas, alrededor de 80 manifestantes se plantaron sobre Avenida Rivadavia, en lo que esperaban se produjera “la intervención del gremio por parte de los trabajadores”.
    Minutos antes, un grupo de personas lograron ingresar por asalto a la seccional, dando origen al primer conflicto. Según detallaron las autoridades actuales, los manifestantes ingresaron a buscar al secretario general Cesar Sánchez, por lo que a su paso destruyeron todo lo que encontraban.
    Al lugar se hicieron presentes efectivos policiales que intervinieron en la puerta de ingreso a la sede para evitar mayores enfrentamientos.
    Comerciantes vecinos, declararon que los manifestantes se metieron al estacionamiento lindero a Agroveterinaria Delta, donde se encontraban algunos vehículos que sufrieron la sustracción de sus pertenencias.
    Inicio del conflicto
    Desde hace semanas, el grupo de trabajadores desocupados, liderados por Esteban Franco, vienen realizando de manera sistemática, manifestaciones frente al Palacio Municipal, así como también, cortes en la ruta Panamericana, con el objetivo de alzar la voz frente a su reclamo y pedido de intervención del gremio. Bajo esta premisa, lograron el apoyo de concejales y de algunos funcionarios que atendieron sus reclamos y realizaron gestiones conjuntas ante UOCRA Central, para alcanzar un fin pacifico ante esta problemática.
    Hace algunos días, llegó el pedido desde la sede central del gremio, para proceder al reordenamiento de la lista de autoridades, lo cual dio como Secretario General de Zarate, a Cesar Sánchez.
    En la mañana del miércoles, los manifestantes se apostaron frente al edificio del sindicato, buscando un dialogo con el Titular Sánchez. Esteban Franco declaró que “las cosas terminaron como siempre, no lo reconocemos como nuestros dirigentes porque no se regularizó como debía ser la lista de UOCRA”.
    Según trascendió, dentro de la seccional, el disparador habría sido un cruce de palabras que culmino con un enfrentamiento a base de golpes de puños, palos y hasta disparos.
    “No se puede dialogar con esta gente. Yo lo invité a Cesar a debatir. Que quede bien claro el día de hoy que nosotros estamos luchando por nuestros compañeros desocupados”, aclaró Franco.
    Durante el nombramiento de las nuevas autoridades, Sánchez había manifestado públicamente que a Franco solo lo iba a recibir en la sede. Por el contrario, el encuentro fracasó, derivando en una batalla, concluida con la llegada de los efectivos policiales.
    Enfrentamientos
    En el ingreso de los manifestantes a la sede se produjo el primer choque de las fuerzas. Según indican testigos, más de cien personas entraron en busca de un enfrentamiento a fuerza de disparos de armas de fuego, golpes con palos y elementos cortantes.
    En el cruce, Sebastián Di Fiore, perteneciente a UOCRA Central, recibió un corte considerable en su cabeza, producto del impacto con un palo. “Estoy herido del corazón, porque se volvió a repetir algo que pasó hace dos años. Es increíble que gente que la han echado por vagos, por robar o vender drogas quieran venir a tomar un gremio. Es una vergüenza”.
    Di Fiore remarcó que en el momento del intento de toma, ellos se encontraban trabajando en la sede y estaban por “mandar los trabajadores a las obras”. Además, sostuvo que le efectuaron tres disparos que no tuvieron acierto.
    Por su parte, Franco desmintió participar de la usurpación ya que él, junto a sus representados, llegó más tarde al lugar.
    En el off the record de fuentes reservadas opositoras, se anunció que si en el día de la fecha no había un muerto, para el próximo año “iba a correr sangre en las calles de Zárate”, aduciendo que es la única manera de poner fin al conflicto.
    En la misma línea, “El toro” Di Fiore, denunció que les “mandaron a decir” que la única manera de llegar a la intervención es matando una persona, por lo que tomarán las medidas legales correspondientes “por los robos y los intentos de homicidio”, señalando también, la presencia de manifestantes foráneos.
    Al respecto, Cesar Sánchez detalló: “se fueron tres colectivos llenos de gente, se robaron todo, televisores, computadoras que teníamos para dar cursos. Hago cargo a Franco y a Celestino por esto. Rompieron todo, golpearon a la mujer de maestranza y a otro compañero que lo dejaron tirado en la esquina”.
    La herida más considerable, la sufrió un colaborador del gremio que se encuentra internado en una clínica privada de la ciudad, con el diagnostico de aplastamiento de pulmón.
    Sánchez también manifestó que si los manifestantes venían a pedir trabajo, esa no era la manera, y advirtió que “si no rompieron las cámaras, está todo grabado. Vamos a mostrar como entraron con armas en las manos”, y agregó: “tuvimos que salir por los techos, porque lo que siempre dijimos es que no queremos confrontar con nadie. Estos no son trabajadores, estos son vándalos. Están todos tomando cerveza, drogándose. La gente que se fue no era de Zárate”.
    El Secretario General adelantó que dejará el tema en manos de la Justicia, con las pruebas necesarias para que tome cartas en el asunto.
    En horas cercanas el mediodía, Sánchez junto a una decena de sus colaboradores, pudo escapar del edificio y se ubicó en la esquina de Soler y Rivadavia, observando desde una distancia prudencial la manifestación contenida por efectivos policiales. Pero con el correr de los minutos, comenzaron a llegar de manera intercalada varios micros con personas pertenecientes a la facción oficial que se ubicaron junto al Titular del gremio, así como también en la esquina de Cuyo.
    Las agresiones verbales fueron subiendo de tono y, en más de una vez, derivó en enfrentamientos con piedras y objetos contundentes, sin lamentar víctimas considerables. Mientras tanto, dentro de la sede, aún estaban detenidos cerca de diez manifestantes.
    Pasado el mediodía, el número de trabajadores desocupados no superaba las 70 personas, mientras que los liderados por Sánchez superaban los 300. Las pedradas se hicieron más intensas, dando por resultado, algunos efectivos policiales con heridas leves, en el intento de calmar los ánimos.
    El clima oscilaba entre la calma y la tensión, con una fragilidad inusitada. Era suficiente un gesto, algunas palabras, para dar inicio a una lluvia de proyectiles de considerable tamaño que ponían en riesgo la integridad física de cualquiera.
    Luego del final del enfrentamiento, Cesar Sánchez, Luis Almará y “El toro” Di Fiore ingresaron al edificio del sindicato, donde fueron testigos de los destrozos que fueron el saldo del enfrentamiento primero. En el lugar, Sánchez y Almará, se dirigieron a los medios, explicando sus sentimientos al respecto.
    “Rompieron todos los archivos de la gente, pero vamos a seguir en esta lucha, porque un grupo de vándalos no nos va a doblegar. Que entren por la puerta grande, por el voto de la gente, no a los gritos y los palazos”, declaró Sánchez y adelantó: “Vamos a marchar hasta la Fiscalía, para que de curso a esto y los meta presos”.
    Luis Almará, Secretario Adjunto, manifestó por su parte que este conflicto no los quiebra, sino que por el contrario les da más fuerza. “No hubo un muerto porque seguramente lo buscaban a Cesar o a mí”. Además, se encargó de arremeter contra los funcionarios de gobierno, destacando que “cada vez que se manifestaban los salían a atender, acá no se acercó nadie a hablar, sabiendo que estábamos constituidos”. Por otra parte, salió a desmentir a los manifestantes que sostenían llevar un reclamo pacifico: “¿Qué van a decir ahora? ¿Qué querían, tirarnos un muerto? ¿No saben que ese muerto tiene una familia?, se preguntó.
    Traslado de detenidos
    Después del mediodía, como parte del procedimiento policial, llegó un colectivo que se apostó sobre Rivadavia, para subir a los manifestantes desocupados, y a los detenidos en el interior de la seccional, para ser identificados y posteriormente llevados a prestar declaración, quedando a disposición de la Fiscalía descentralizada de Zarate, a cargo del Fiscal, el Dr. Martín Zocca.
    Carlos Álvarez, jefe de la Departamental Zárate- Campana precisó que dentro del edificio, se pudo aprehender a siete sujetos, entre ellos un menor. Contrario a lo declarado por las autoridades del gremio, los efectivos policiales no pudieron hallar armas de fuego en los manifestantes, ni en los vehículos que utilizaron para movilizarse. “El operativo ha sido exitoso, no fue efectuado ni un solo disparo con arma de fuego, no tenemos personal herido de gravedad”, declaró Álvarez.
    En el operativo intervino la Jefatura Departamental Zarate–Campana, los grupos de Infantería de Avellaneda, Tigre y Pilar, el CPC de Zárate, la Comisaria de Zárate en su totalidad, la Jefatura de Distrito y alguno móviles de dependencias de Campana y Escobar.

    El sector oficialista que resistió el intento de toma de la sede a pesar del violento ingreso de los disidentes.

    El sector oficialista que resistió el intento de toma de la sede a pesar del violento ingreso de los disidentes.

    Destrozos y robos en el interior del local.

    Destrozos y robos en el interior del local.

    El traslado de  algunos de los demorados.

    El traslado de algunos de los demorados.

    Gendarmería y Prefectura intentan separar a los grupos enfrentados.

    Gendarmería y Prefectura intentan separar a los grupos enfrentados.