Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
  • Hoy 19 - Zárate - 19.5°
    • Lluvia
    • Presión 1029.33 hpa
    • Humedad 86%
  • Consejos para la prevención en Defensa Personal Urbana

    30/10/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    No es noticia que los tiempos que corren están tapizados de una creciente actividad delictiva en general. Hurtos, robos a mano armada (con arma de fuego o arma blanca), los robos tipo “piraña”, entraderas, secuestros extorsivos, etc. están a la orden del día y tocaron puerta en nuestra ciudad.

    Hoy vamos a tratar el tema de los robos en la calle, la modalidad más extendida en Zárate. Para que un robo se lleve a cabo deben darse, a saber, algunas condiciones. Por un lado debe existir un individuo con la intención de delinquir y debe tener cierto entrenamiento en ello (armas, contextura física grande, un cómplice, etc.). Y por el otro deben existir una víctima y una oportunidad (lugar solitario, oscuro, con vías de escape, entre otros).

    Si hay un ladrón con la intención y las herramientas para delinquir, encuentra la oportunidad pero no hay víctima, no habrá robo. Si hay víctima pero no oportunidad, tampoco. Es en estos dos casos en donde nosotros podemos hacer algo por evitar o desalentar al delito. Debemos trabajar en que la víctima sea lo menos elegible posible, y en minimizar las oportunidades. Hoy vamos a hablar sobre este último punto: llevar al mínimo las oportunidades del delincuente.

    Es muy importante que seamos cautos a la hora de elegir nuestro recorrido al salir de la calle, ya que aquí es en donde nosotros podemos hacer mucho por acotar las oportunidades de un delincuente. Elijamos los horarios y rutas más transitadas, observemos atentamente hasta donde nuestro rango de visión lo permita y esquivemos las cuadras que parecen desoladas o con gente que nos resulte extraña.

    nota-salbuchi-1Si tenemos que esperar un colectivo, escojamos las paradas más concurridas o bien busquemos que un amigo o familiar nos acompañe. Siempre que estemos acompañados se reduce, un poco, la posibilidad de ser abordados pero es importante que ambos estén atentos al entorno.

    Debemos evitar estar abstraídos del entorno. Suelen ser muy perjudiciales los MP3 Players o celulares para ir escuchando música ya que dejamos de oír el entorno y tenemos más posibilidades de ser sorprendidos, además de tentar a un posible ladrón con un elemento de su interés. Recordemos en todo momento que los malvivientes buscan, en todo momento, poseer el factor sorpresa para que la víctima no tenga posibilidad de anticiparlos y reaccionar. Quitémosles esa posibilidad estando atentos a ellos ni bien entran en nuestro rango de visión.

    A la hora de hablar por teléfono o mensajear a alguien lo mejor es escoger una cuadra transitada y observar muy bien que no estemos siendo “fichados”. Los transeúntes que hablan por teléfono son los preferidos por los “pungas” que suelen andar en moto para arrebatar el celular y huir rápidamente. Procurar hacer la llamada lo más corta posible y guardar el celular en un lugar de difícil acceso como ser un bolsillo interno, o pegado al cuerpo y preferentemente en la parte posterior del cuerpo.

    Elaboremos un mapa mental con las características del barrio en el que vivimos, como son las casas que rodean la parada en donde necesitamos tomar el colectivo. ¿Qué casas están deshabitadas y pueden ser un lugar en donde un ladrón podría esconderse para sorprendernos? ¿En qué casas vive gente que podría ayudarme? ¿Vive un policía en el barrio? ¿Hay alarma comunitaria?

    Lo mas importante es comprender que nosotros mismos debemos convertirnos en un analista de riesgos e ir puliendo progresivamente las medidas que podemos tomar para arrebatar las oportunidades a posibles atacantes.

    Cecilia Salbuchi, instructora de Karate, Kobudo, Defensa Personal. csalbuchi@gmail.com