• Hoy 26 - Zárate - 20.8° / 22.5°
    • Lluvia
    • Presión 1026.85 hpa
    • Humedad 76%
  • Movilización “contra la contaminación de Landnort”

    1/11/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La CTA Campana, vecinos de los barrios Otamendi y Las Praderas y trabajadores de la Reserva Natural Otamendi se movilizaron al Palacio Municipal de Campana reclamando la clausura y cierre de la empresa Landnort. Además, adhirieron el SUPA Campana, ATE Campana, la Junta Interna de Parques Nacionales de la Asociación Trabajadores del Estado y la CTA Provincia den la presencia del secretario de organización Alberto González y de relaciones institucionales Carlos Díaz.
    Landnort, se dedica al tratamiento y disposición final de residuos por biodegradación asistida y según denunciaron los manifestantes vuelca residuos industriales en tierra arada y la remueven para que ésta se encargue de degradar sus componentes. Una de sus plantas está ubicada en proximidad de los Barrios Las Praderas y (previo cruce de Panamericana) del Barrio Otamendi y a cinco mil metros del humedal de la Reserva Natural. Los vecinos vienen denunciando sobre contaminación de suelo, agua y aire, enfermedades y lesiones en la piel, diarreas infantiles, leucemia y otros cánceres.
    En el marco de la movilización, la Intendente Municipal Stella Maris Giroldi recibió una delegación de vecinos y trabajadores encabezados por el secretario general de la CTA y SUPA Campana Gustavo Rodríguez, el secretario de relaciones institucionales de la CTA Provincia Carlos Díaz, el delegado de ATE de la Reserva Otamendi Javier Gambeta y los vecinos Pedro Lenciza, Malvina Vique, Enrique Matthei y Roberto Hassel, entre otros.
    Según dijeron los manifestantes tras el encuentro, Giroldi asumió un compromiso ante los apoyando el reclamo y expresando las acciones realizadas desde la Municipalidad tendientes al cierre de la planta, como la clausura dispuesta en 2004 y en 2012, en esa última oportunidad con intervención de la propia jefa comunal. A pesar de ello, la autoridad competente, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS), autorizó la reapertura de la misma.
    Como consecuencia además del encuentro con la Intendente, la delegación de la CTA y de vecinos se trasladó al Juzgado Federal de Campana donde fueron recibidos por el Juez Federal Adrián Gonzalez Charvay quien puso en conocimiento de dos causas penales iniciadas en 2003 y en septiembre del presente año, por presuntas violaciones a la Ley Nacional 24051/91, sobre generación, manipulación, transporte, tratamiento y disposición final de residuos peligrosos.
    Cerca de las 9 de la noche, el secretario general de la CTA Campana Gustavo Rodríguez se dirigió a la asamblea demostrando su satisfacción por los resultados valorando como “un triunfo ser escuchados por el poder político y judicial los reclamos de los vecinos y trabajadores, el compromiso asumido por la Intendente para lograr el cierre de Landnort”.
    “Ahora nos quedan seguir por dos caminos, una doble acción, la de hecho y la de derecho. Presentaremos con el equipo de abogados de la CTA Provincia una nueva denuncia penal contra la empresa que nos contamina y profundizaremos la acción política para que otros organismos del Estado como la OPDS intervenga para el cierre y por eso vamos a hacer todo lo que tengamos que hacer, movilizarnos, cortar la ruta, todo hasta lograr la victoria final”, concluyó Rodríguez, a la vez secretario general de los portuarios de Campana.
    “La empresa LANDNORT descarga en sus terrenos (provenientes de industrias nacionales y corporaciones mundiales), residuos líquidos y semisólidos de limpieza y bombeo de cámaras y tanques de petróleo crudo, limpieza de separadores de refinería y plantas química, aceites usados de motores y máquinas, barros provenientes de estaciones de servicio, desechos de la industria alimenticia, frigoríficos y mataderos, lácteos, panificados, harinas, grasas, gelatinas, refrescos, helados, jugos, alimentos congelados, productos fertilizantes, y derivados.
    Los niveles de concentración de níquel, arsénico, plomo y nitritos excediendo legislación ambiental de la provincia y Nación, constituyendo además contaminación en el agua hace peligrar al acuífero y a los barrios lindantes. Por caso, el 10 de octubre pasado la autoridad de la Reserva Natural Otamendi recomendó a los trabajadores y visitantes proveerse de su propia agua, ya que el agua de la reserva no es apta para consumo humano”, concluyeron desde la CTA.

    marcha