• Hoy 19 - Zárate - 7° / 7.2°
    • Despejado
    • Presión 1034.42 hpa
    • Humedad 90%
  • Cierran una planta proveedora de uranio de Atucha I y II

    18/11/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La municipalidad de la ciudad de Córdoba clausuró definitivamente la planta de uranio de Dioxitek, que pertenece en un 99% a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA). La planta, ubicada en el barrio de Alta Córdoba, a sólo tres cuadras del depósito de Raponi Industrial Química que estalló el jueves de la semana pasada, estaba fuertemente cuestionada. Desde 1982 se procesaba allí dióxido de uranio para abastecer de combustible a las centrales nucleares de Embalse y Atucha I y II. Pero pese al cierre, no se podrán desmantelar las instalaciones del Complejo Fabril Córdoba (CFC), y lo que es peor, en el subsuelo seguirán almacenadas 57.600 toneladas de residuos de uranio. Es que, tras la apertura de una planta más moderna en Formosa, no se erradicarán los residuos, debido a su altísimo costo y peligrosidad, y “la única solución sería el encapsulamiento de ese material contaminante, que desde hace años está en contacto con la tierra y las aguas subterráneas”, apuntó el biólogo Raúl Montenegro, docente de la Universidad Nacional de Córdoba.
    Desde su apertura los vecinos denuncian fugas de gas amoníaco por su olor característico y por los casos de irritación de garganta, trastorno de las vías respiratorias y lagrimeo de ojos. En 2012 se había clausurado durante 60 días; pero luego se firmó un acuerdo con Julio de Vido y se estableció una prórroga de 18 meses, con opción a seis meses más.
    La CNEA no informó acerca del futuro de Dioxitek.

    planta

    Nuestras oficinas