• Hoy 24 - Zárate - 12° / 13.6°
    • Despejado
    • Presión 1034.79 hpa
    • Humedad 78%
  • Accidente en el río: Condenaron a tres años al capitán de la barcaza paraguaya

    25/11/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En la madrugada del sábado 12 de mayo de 2012, a la altura del kilómetro 101 del río Paraná de las Palmas, en nuestra ciudad; murieron siete tripulantes del arenero argentino “Río Turbio” tras ser impactado por un remolcador paraguayo. El accidente ocurrió a las 3:58.
    De manera inmediata, aquel sábado 12 de mayo se desplegó el equipo de emergencias de Prefectura Naval Argentina que logró rescatar a uno de los tripulantes del arenero en estado de hipotermia, luego de haberse arrojado al río.
    El remolcador de empuje “Ava Payagua”, de bandera paraguaya (y de 32 metros de eslora), navegaba cargado con containers cuando chocó al buque arenero (de 82,72 metros de eslora).
    El Río Turbio terminó hundido, y el buque de bandera paraguaya quedó semisumergido a la altura del kilómetro 103,300. Varios días duró la búsqueda de los cuerpos de las siete víctimas; el capitán, Gustavo Caracciolo, Ramón Rodríguez, Felipe Aguirre, José De la Fuente, Luciano Luna, Cristian Marmet y Marcelo Córdoba.
    Luego de dos años y medio, finalmente la justicia se expidió al respecto tras una larga investigación del hecho.
    En las últimas horas, se conoció públicamente que se lo condenó a tres años de prisión, en suspenso, y dos de inhabilitación a Rubén Servián Armoa, capitán de la barcaza Ava Paraguaya; según informó el Centro de Información Judicial (CIJ).
    Tras la etapa de juicio ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 3 de San Martín, que había determinado la responsabilidad penal del práctico que conducía el buque por delegación y exonerado al capitán, se presentaron recursos tanto por parte de la Fiscalía y la querella como de las defensas.
    No obstante, el Tribunal de Casación confirmó la condena del práctico y revocó la absolución del capitán, a quien sentenció a cumplir una pena de tres años de prisión en suspenso e inhabilitación especial de dos años, similar a la que había sido fijada para el primero de ellos por el tribunal oral.
    Luego de este trágico episodio, y a raíz de otros accidentes en la hidrovía ocurridos posteriormente, representantes de la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina (Fempinra) se reunió con el Canciller, Héctor Timerman, para pedirle soluciones respecto a la problemática de seguridad fluvial en aguas de la Hidrovía Paraná- Paraguay; que en total sumó en los últimos 4 años a 9 trabajadores muertos en dos graves accidentes.
    Desde el sindicato revelaron que existe una “irresuelta problemática” en la navegación en toda esta hidrovía; tanto en sus aspectos técnicos como en el marco jurídico respectivo y en la seguridad fluvial.
    Si bien estos puntos se han denunciado desde hace quince años; la cancillería argentina y el gobierno nacional no han hecho nada al día de hoy.
    Se trata de un reclamo histórico de los gremios argentinos, nucleados en la Fempinra, que refiere, sobre todo, a cuestiones vinculadas con una formación y capacitación de los capitanes paraguayos, según el gremio “menos exigente” que lo planteado por la ley argentina a la hora de guiar un barco. Dicha diferencia de estándar provoca peligros siempre latentes en la navegación.
    Cabe mencionar que este reclamo no es desconocido por los funcionarios del gobierno nacional, ni por la Prefectura Naval, ni por el Ministerio de Trabajo.
    De hecho en la zona de Zárate y Campana, la FEMPINRA reclama más seguridad en la navegación, dado que es considerado el Río Paraná de las Palmas como un camino de ultramar.
    Según comentaron los dirigentes gremiales, por nuestros canales cruzan barcos de hasta 42 metros de manga que llegan a puertos diseñados para 32,2 metros. Y con cargas contaminantes de petróleo o químicos. Por lo tanto el peligro de que pueda ocurrir algún accidente es aún más latente.

    Rio-Turbio

    Nuestras oficinas