• Hoy 17 - Zárate - 24.1° / 25.4°
    • Nublado
    • Presión 1024.4 hpa
    • Humedad 63%
  • ¿Cómo reaccionar ante un niño delincuente?

    2/12/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En la provincia de Buenos Aires cada vez es más frecuente encontrarnos con hechos delictivos que involucran a un menor de edad, y con esto nos referimos a un incremento de los casos con chicos de entre 9 y 12 años que delinquen, con frecuencia, bajo el efecto de narcóticos. No entraremos en debates políticos sobre las medidas a abordar, la responsabilidad del niño, de sus padres y del estado, o similares. Sino que vamos a intentar establecer algunas pautas para aprender cual es el mejor modo de abordar una situación de robo en la que el delincuente es uno de estos niños.
    Pensemos, por un instante, en que un niño no llega a tener total conciencia de los hechos de los que forma parte, ni mucho menos toma conciencia de las consecuencias de lesionar o poner fin a la vida de un individuo en un acto de robo. Además, tristemente, la justicia aún no sabe bien que debe hacer con estos niños por lo que tras ser atrapados por la policía terminan siendo liberados a la calle al poco tiempo, para volver a delinquir una y otra vez gozando de cierta impunidad. Esto no es un problema exclusivo de la Argentina, sino que forma parte de un fenómeno mundial.
    niño-delincuente-nota5Por estos puntos necesitamos comprender que un niño delincuente es mucho más peligroso que un adulto. Como venimos comentando en notas anteriores el hincapié debe hacerse en la prevención, en detectar el camino menos riesgoso a transitar cuando estamos en la vía pública, en estar conciente del entorno constantemente y en evitar riesgos innecesarios.
    Pero en el caso de nos topemos con un niño delincuente ¿Cómo reaccionamos? Antes que nada debemos evitar confrontar. Si estamos transitando por una vereda que nos lleva a toparnos con un niño que nos despierta mucha desconfianza, no dudemos en cruzarnos de vereda para ver su reacción. Escuchemos a nuestro instinto. Si el niño mira hacia todas partes y busca algo en sus bolsillos, es probable que esté pensando en abordarnos.
    Ante la duda siempre es mejor correr y buscar ayuda. Estos niños, normalmente, desisten rápidamente cuando ven que una víctima se les escapa antes de que entren en su rango de acción. Buscará a otra víctima.
    Si el niño nos sorprendió y ya está a nuestro lado apuntándonos con un arma entonces lo que debemos buscar es que la negociación sea rápida y sin ponerle obstáculos. No creamos que por nosotros ser mas inteligentes podemos salirnos con la nuestra, porque un niño con un arma de fuego está a un movimiento del dedo índice de terminar (o arruinar) nuestras vidas.
    Lo mejor es hacerle saber al delincuente que queremos salir de esa situación sanos y pronto. Utilicen frases como “no me hagas nada, toma mi billetera y dejame”, “tengo miedo, terminemos esto rápido”, “por favor toma esto y dejame ir”. Mientras empecemos a caminar lejos de la escena lentamente. No hay que quedarse esperando a que él se vaya, debemos emprender la salida nosotros siempre y cuando el niño no se ponga innecesariamente nervioso. Que el asalto se le haga fácil, facilítale la huída al alejarte de él.
    No se debe discutir con el niño sobre la moralidad de sus actos, lamentablemente a ninguno le importa mucho y es probable que sólo logremos fastidiarlos (y por ende provocarnos daño a nosotros mismos). Si el niño se pone muy nervioso y creemos que está por disparar lo mejor es salir corriendo en zigzag o interponiendo objetos en la línea de tiro (ej. árboles, autos, etc.). Es mas difícil que logre acertarnos de este modo.
    Cecilia Salbuchi – Karate y Defensa Personal – facebook.com/DefensaPersonalZarate

    Nuestras oficinas