• Hoy 17 - Zárate - 24.1° / 25.4°
    • Nublado
    • Presión 1024.4 hpa
    • Humedad 63%
  • Ave-Show: Recital de Joaquín Rodríguez Soffredini

    3/12/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La aventura  de volar en libertad

    (*) Por Graciela Olguín

    La música siempre ha despertado en las personas un sentimiento singular de atención y concentración que diluye el sincronismo del tiempo y espacio. Algo sacramental se despierta en los espectadores que  subliman al unísono,  las dimensiones más íntimas de su personalidad y logran el éxtasis. Freud decía que “el arte es la liberación del alma” y mediante la acción puede expresar por un lado una “idea” que eternamente subsiste y por otro lado, un componente circunstancial material que es el “cuerpo” del arte. Si nos referimos a la música como manifestación artística y al canto como componente vital de expresión, el cantante resulta el instrumento perfecto para hacer realidad la liberación de las almas de quienes lo escuchan. La música clásica se ha expandido por el mundo gracias a los genios creativos de Mozart, Vivaldi, Verdi, Bach, Bethoven, Puccini, Tchaicovski, Paganini, Schubert, Chopin y muchos más que sería imposible citar, pero que han permitido al hombre la maravilla de la elevación espiritual y mediante ella sanar sus vivencias mundanas tales como la ira, el dolor, la frustración, la soledad ó la violencia, convirtiéndolas en serenidad, calma y placer. Hace pocos días, ese proceso de transformación emocional se hizo realidad una vez más, gracias a la magia y el talento del cantante Joaquín R. Soffredini (contratenor). El registro vocal de “contratenor” pertenece a la voz masculina más aguda que iguala a la del registro de “soprano” en las mujeres y que realiza el cantante mediante el falsete, voz de pecho y de cabeza,  sin alterar su capacidad natural de un registro vocal más grave. Cubre desde la escala “do 3” hasta “ do 5” y permite al cantante lirico superar en las composiciones musicales la voz lirica del tenor, alcanzando con su destreza y capacidad cubrir mayor extensión en el pentagrama de las partituras musicales. Y en esa ondulación de graves y agudos magistralmente emitidos, el artista Joaquín Soffredini logró despertar en el público presente el duende de la sensibilidad y un regocijo espontáneo en cada una de sus melodías. A-VE Show es un espectáculo de alta jerarquía musical que hace referencia al “ave mística” que todos llevamos dentro y el cual,  con el ajetreo del tiempo y la cotidianidad nos hacen olvidar hasta perder nuestra capacidad de volar. Durante el concierto el artista  fue mezclando composiciones internacionales de la lirica y el cancionero popular  con  poemas y frases de su autoría, que en la escena formaron una sucesión de paisajes estéticos, efluentes  de acordes bien templados entre destellos de  luces  azules,  que trascendieron el plano de la realidad, haciendo levitar desde sus butacas, las almas de todos los asistentes. Así recorrimos un repertorio impecable que se inició con el  Ave María de Schubert, pasando por el romanticismo francés de La Vie en Rose, Ne Me Quite Pas, Je Ne Regrette Rien, y finalizando con Nella Fantasía de Enio Morricone del famoso film “La Misión” y la extraordinaria versión de” I want to break  free” que impactó en nuestra memoria igualando en una cuasi-perfecta interpretación a la que hiciera el genial Freddy Mercuri. El cantante, invitado por la Dirección Municipal de Cultura para deslumbrar a los zarateños desde el escenario del Forum Cultural, nació en Paraná, Entre Ríos, y ha realizado una ascendente carrera artística compuesta de conciertos, comedias musicales, recitales y espectáculos  unipersonales junto a los máximos exponentes de la cultura, siendo premiado con una Beca de perfeccionamiento por el Fondo Nacional de las Artes gracias a su histrionismo y sorprendente talento en el canto y la actuación. Este año Joaquin Soffredini debutó en el Teatro Maipo con un espectáculo multifacético de baile, canto y actuación, volviendo a enamorar al público presente, envuelto  por una comunión mágica de sentimientos que se generan desde el universo de la música y cuyo fenómeno tuvimos el placer de compartir en nuestra ciudad. León Tolstoi dijo una vez, que el arte sólo es válido si las emociones que transmiten pueden ser compartidas por todos los seres humanos que lo presencian, ya que la fuerza del artista reside en movilizar los sentidos. Desde esta afirmación podemos decir que la actuación de Joaquin Soffredini que iluminó la sala teatral municipal con cada una de sus interpretaciones, tuvo la potencialidad de descubrir el niño dormido que habita en cada uno de nosotros, volviendo a gozar de las cosas simples, creyendo en el poder de la belleza y permitiendo  que nuestra “Musa” inspiradora transforme el gris rutinario del asfalto, en una constelación radiante de afinidades álmicas. Desde la pureza del arte, quizás desde las musas silenciosas que emanaron de AVE-SHOW nos animemos a concretar el mejor sueño olvidado y logremos desplegar  nuestras alas internas para ensayar  la aventura  de volar en  libertad.

    Joaquín Rodríguez Soffredini.

    Joaquín Rodríguez Soffredini.

    Nuestras oficinas