• Hoy 11 - Zárate - 16.9° / 18.9°
    • Despejado
    • Presión 1029.61 hpa
    • Humedad 57%
  • Otro año sin el tratamiento legislativo sobre agroquímicos

    16/12/2014
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La provincia de Buenos Aires es uno de los principales consumidores y aplicadores de agroquímicos; los cuales requieren de extremas medidas de seguridad para ser utilizados. Medidas que van desde su transporte y su utilización hasta el posterior reciclado de los envases.
    Sin embargo, y pese a esta circunstancia, en la provincia de Buenos Aires no hay una legislación que tipifique los pesticidas, y que regule su utilización en la producción agropecuaria. Tampoco desde el Ejecutivo ha prosperado una regulación o un control sobre la actividad. La demora parece estar atada casi exclusivamente a la puja de intereses, más que a la desidia de los gobernantes.
    En el territorio bonaerense, desde 1991 rige el decreto ley 10.699, que establece la normativa básica para la explotación productiva en el campo. El problema de esta norma es que fue redactada antes del boom de la soja y de las semillas modificadas genéticamente. Es decir: fue legislada antes de que surgieran como forma de producción los pesticidas de baja, media y alta potencia. Por esos años la producción se triplicó en el territorio bonaerense, y la bonanza trajo como contrapartida la aparición de denuncias concretas, por problemas de salud de vecindades rurales como consecuencia del uso irracional de los pesticidas.
    Más de veinte años después la Provincia sigue sin tener una ley que regule el uso de los agroquímicos, desde todas sus variables. El principal punto de conflicto es la marcación de la distancia que debe mediar entre el lugar de fumigación y las zonas urbanas, los cursos de los ríos y las escuelas rurales. Desde las empresas distribuidoras de los productos aseguran que en todo el mundo no existen restricciones al respecto, sólo cuidados en la forma de aplicación.
    Existe, en la actualidad, un proyecto de ley que prohíbe fumigar a menos de 500 metros de pueblos y ciudades. El gobernador tiene listo el decreto que aún no firmó.
    Si se aprueba esta normativa, también se regularán aplicaciones en aéreas linderas a escuelas rurales y los cursos de agua como límite de 2 mil metros en el caso de las fumigaciones aéreas.
    Si bien en Zárate la producción de soja no exhibe los volúmenes de otros distritos dedicados exclusivamente a este cultivo; el 85% de los campos, aproximadamente, tiene soja plantada; y con la particularidad que muchos de los grandes campos con soja se ubican cerca de pequeñas urbes.
    El año pasado vecinos de Lima ingresaron una nota para que el Ejecutivo comience a regular e intervenga ante la indiscriminada fumigación de campos. Los vecinos limeños denunciaban la fumigación de campos cercanos a “La Quebrada”, barrio Vipermun y barrio Matadero de Lima; “ocasionando molestias físicas de diferentes consideraciones, especialmente en las vías respiratorias; alergias, broncoespasmos, dolores de cabeza, irritación de ojos y grado de toxicidades más difíciles de determinar”, comienza diciendo la nota ingresada al HCD por los vecinos de la Junta Vecinal del barrio “La Quebrada”. “Que la poca difusión y el desconocimiento de reglamentaciones en el Partido de Zárate por parte del Ejecutivo municipal, como ente responsable del control de esta actividad, nos ha llevado después de años de soportar las continuas campañas de fumigación; a estudiar la legislación que nos protege: Artículo 41 de la Constitución Nacional y 28 de la Constitución Provincial, Ley Nacional del Ambiente 25.675, artículo 4 en su principio precautorio; Ley Provincial de Buenos Aires 10.699/88 y su Decreto Reglamentario 499/91 y la Ley de la Provincia de Santa Fe 11.273; con un primer fallo a favor de reclamos vecinales sobre el tema en Arequito”, agrega los Considerandos.
    Por último, reclaman que el Ejecutivo municipal publique e informe sobre la materia, cuándo y dónde se realicen estas aplicaciones, si fueran aéreas o terrestres. Habilitación, registro y control de las empresas, fraccionadores, ingenieros agrónomos, directores técnicos, pilotos, operarios y todos los que manipulen agroquímicos. Establecer zonas de prohibición de fumigar, que sería de mil metros del tejido urbano cuando sea terrestre y de dos mil metros en el caso de fumigación aérea. Las zonas de quintas y/o terrenos loteados fuera del tejido urbano quedará restringido el uso de agroquímicos. Contemplar también las aplicaciones terrestres y aéreas a no menos de 500 metros de las escuelas rurales, siempre fuera del horario escolar y previa notificación a sus autoridades y prohibición de extracción de aguas de ríos y arroyos para la aplicación de agroquímicos como así también el lavado de los equipos en ellos”, piden los vecinos.
    Cabe mencionar que este Ejecutivo, en lo que va de su gestión no se ha expedido sobre este tema, como tampoco a nivel normativo.
    Pasó un año y nada ha hecho el Ejecutivo bonaerense, el gobierno municipal y los propios concejales. No obstante, piden que funcionarios municipales comiencen a intervenir en el tema con el fin de regular y controlar esta actividad.

    apliacion-agroquimicos-dos-618x307

    Nuestras oficinas