• Hoy 21 - Zárate - 11.8° / 12.1°
    • Lluvia
    • Presión 1035.35 hpa
    • Humedad 100%
  • Huían disparando hacia atrás y con precisión

    9/1/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Testigos aportaron más detalles sobre el hecho que conmocionó a toda la comunidad, ocurrido el martes pasado y en pleno Centro.
    En principio no hay novedades sobre la investigación del caso, no hay detenidos aunque ya estarían identificados los asaltantes que irrumpieron en la casa del comerciante de 60 años, en la tarde-noche del pasado martes.
    Lo que está claro es que se trató de una “entradera” planificada pero lo que intentan dilucidar es por qué eligieron esa vivienda. Fuentes policiales comentaron que su propietario habría cobrado una suma de dinero en una operación inmobiliaria y ese monto era el que reclaman los delincuentes. Al desvalijar toda la casa y no encontrarlo, optaron por llevarse lo que había allí. De hecho embalaron algunos electrodomésticos pero no pudieron llevarse nada porque escucharon la sirena de la policía.
    Cabe aclarar que la policía llegó al lugar con sirenas para que los delincuentes huyan y evitar así una potencial toma de rehenes.
    Finalmente lo pretendido por la policía se concretó, los delincuentes debieron abortar los planes y emprender el escape por los techos.
    Otro de los detalles que salió a la luz fue el cómo se enteró la policía del asalto. Un vecino con un menor de edad circulaba por la calle cuando ve a dos personas en la vereda que tocan el timbre de una casa. El vecino pasa por al lado de los delincuentes y sigue caminando; pero al pasar escucha un ahogado grito y un portazo. Ya los dos asaltantes habían ganado el pasillo de ingreso y habían tomado de rehén al comerciante.
    Segundos más tarde el vecino se dirige a un taller y les pide a los propietarios que llamen a la policía porque sospechaba de un asalto.
    Cuando los delincuentes se escapan por los techos, el primero de los delincuentes que salta a la vereda es sorprendido por un móvil policial sin identificación, el Jefe de Calle José Cajales, un policía reconocido y de extensa trayectoria, se baja y a punta de pistola reduce al primer delincuente; mientras que en el auto se hallaba su compañero. Grande fue la desesperación del segundo efectivo policial que en cuestión de segundos ve al cómplice del delincuente en el techo apuntándole a Cajales por la espalda.
    En ese momento el delincuente ordena al Jefe de Calle que se detenga y dispara contra la patrulla para evitar que el otro efectivo descienda. Todo en cuestión de segundos. Ya con ambos delincuentes en la calle reducen a Cajales y ambos malhechores emprenden la huida hacia calle Conesa.
    En este sentido, otro dato que aportaron es clave; los delincuentes huían disparando sobre sus hombros “con precisión”. Esto obligó a Cajales a esconderse detrás de un árbol en la cobertura que hicieron los asaltantes en su fuga.
    En el momento en que huían los dos asaltantes se encontraban, por lo menos, cuatro automóviles parados en el medio de la calle, con sus ocupantes atónitos por registrar semejante hecho en primera persona.
    Luego sucedió lo que ya es público, se subieron a un auto particular, encañonaron a su conductor y huyeron hacia el oeste.
    Al día de hoy, y pese a la relevancia del hecho, los delincuentes siguen prófugos. El único dato certero es que no son oriundos de Zárate y no descartan que se trate de una banda dedicada a este tipo de delitos y con algún tipo de formación profesional. En base a los datos aportados “la justicia no descartaría que sean policías retirados o efectivos en actividad dedicados al crimen organizado”.

    Nuestras oficinas