• Hoy 24 - Zárate - 12° / 13.6°
    • Despejado
    • Presión 1034.79 hpa
    • Humedad 78%
  • Las fuertes lluvias volvieron a generar inconvenientes en zonas de la ciudad

    29/1/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Al igual que el lunes 19, otra vez la ciudad volvió a padecer los embates de la intensa lluvia. Nuevamente se trató de un fenómeno meteorológico inusual con la precipitación de mucha cantidad de agua en poco tiempo.
    No obstante, las obras encaradas por el municipio, la falta de limpieza y mantenimiento de muchos barrios y la falta de conciencia general de vecinos que arrojan basura en los sumideros, complicaron el panorama de ayer por la mañana.
    En este sentido, muchos vecinos criticaron el accionar municipal luego del desarrollo del temporal, la falta de respuestas y la poca presencia en la calle para prevenir y advertir a los vecinos sobre las calles anegadas.
    Por su parte, el Ejecutivo municipal emitió un comunicado, con participación del propio intendente, en el que reconocieron que la ciudad estuvo perjudicada en diferentes vecindarios.

    Calles anegadas
    Otra de las razones principales que evitó el normal desagüe de los sumideros fue la intensidad de las lluvias, ya que en tan sólo una hora llovieron 95 milímetros, entre las 8 y las 9 de la mañana.
    Si bien las lluvias más fuertes se registraron entre las 8 y las 9 de la mañana, cerca de las 10:30 muchas avenidas seguían anegadas; como fue el caso de avenida Gallesio y Rómulo Noya. Una circunstancia atípica para esta zona que terminó impactando en el resto del barrio 12 de octubre porque todos los micros se desviaban por Garibaldi y Rawson que en algunos de sus tramos también se vieron desbordadas.
    Desde temprano no hubo presencia de cuadrillas municipales o de DPU para desviar el tránsito. Todos los automovilistas se encontraban con las bocacalles inundadas cuando llegaron al lugar. Precisamente en la avenida Gallesio fue el ejemplo más paradigmático tras ser una avenida céntrica y la arteria por la cual circula todo del transporte público. Solamente en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Gallesio, frente a la estación de servicio, una cinta de “peligro” cruzaba la avenida sin informar por qué estaba ahí. Era para “avisar” a todos los conductores que no avancen porque la avenida estaba inundada.
    El propio municipio reconoció que también hubo anegamientos en calle Perú e Hipólito Yrigoyen, entre Molo y Aristóbulo del Valle, donde se construye la obra de “El Paseo del Bajo”, que no se concluyó.

    Vecinos afectados
    Vecinos de Aristóbulo del Valle volvieron a cargar contra el Municipio dado que otra vez tuvieron 15 centímetros de agua en el interior de sus viviendas.
    El mismo reclamo mostraron frentistas de calle Perú y España, vecinos de calle Pividal hacia el oeste, Calle 2 y 4 entre Rómulo Noya y Ameghino, Agustín Alvarez y Pacheco, calle San Lorenzo, Villa Negri, Villa Nueva y barrio Cementerio.
    Si bien informaron oficialmente que diferentes áreas municipales trabajaron para solucionar los inconvenientes y asistir a las familias afectadas; hubo un denominador común en el reclamo de vecinos que fue la falta de respuestas telefónicas ante cada llamado a DPU y al propio municipio.

    Tareas municipales
    “Cerca del mediodía, el intendente Osvaldo Cáffaro encabezó una reunión en la que participó gran parte de su gabinete y allí dio claras directivas para que se realizaran las gestiones pertinentes y así evitar la acumulación de agua en las zonas donde se están realizando obras, principalmente en barrio Mitre y en el Bajo”, expresó el comunicado del Ejecutivo. “No tenemos improvisación, sí entiendo que debemos ir más rápido con las obras”, afirmó el secretario de Obras Públicas Pablo Giménez.
    Por su parte, la subsecretaría de Servicios Públicos realizó tareas de emergencia en varias zonas de la ciudad, como la limpieza en el zanjón que baja por Larrea y cruza el camino del tránsito pesado. “Allí con una retroexcavadora se realizó la limpieza de 3 alcantarillas”, dijeron. “También se limpiaron zanjas y desobstruyeron desagües en diferentes barrios donde se encontró resto de poda, residuos domiciliarios y basura en general que contribuyeron al lento desagote del agua de lluvia”.

    Evacuados
    Mientras tanto, la secretaria de Desarrollo Humano, Patricia Moyano, explicó que hubo un caso en el barrio San Luis de autoevacuación y cuatro familias asistidas en Barrio H, en Villa Angus.
    En el resto de la ciudad se recibieron ocho llamados solicitando asistencia “a quienes se está llegando con atención y entregando elementos que requieran y necesiten”, dijo Moyano.

    El centro también sufrió anegaciones
    En la mañana de ayer nuevamente las precipitaciones dejaron en evidencia una total falla de los sistemas de desagüe de la ciudad.
    Si bien en los barrios la situación fue más crítica, las calles del centro no escaparon a esta realidad. Aunque las lluvias fueron muy fuertes en un breve lapso de tiempo, una vez más las complicaciones fueron evidentes para todos aquellos vecinos que debieron trasladarse a pie por la ciudad.
    La calle Pueyrredon en la intersección con General Paz fue un punto clave que evidencia las problemáticas en los desagües. Sumideros tapados y la falta de limpieza de los cordones convirtieron a las vías de transito en literales lagunas.
    “Cada vez que llueve es lo mismo, tengo que arriesgarme a cruzar por el agua o desviarme cuatro cuadras para poder cruzar la calle”, expresó una vecina en Pueyrredon al 200. Afortunadamente, la elevación de las veredas impedía el ingreso del agua a las viviendas. Lo mismo sucedía en esa calle en el cruce con Rivadavia, una arteria principal de la ciudad que también se vio colapsada por problemas en el desagote.

    La esquina inundada de Matheu y Soler.

    La esquina inundada de Matheu y Soler.

    Nuestras oficinas