• Hoy 14 - Zárate - 13.8° / 19.7°
    • Lluvia
    • Presión 1023.17 hpa
    • Humedad 99%
  • Vipermun: vecinos siguen preocupados por contaminación del agua potable

    2/2/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Alrededor de ochocientas personas viven en barrio Vipermun y casi la totalidad de ellas hoy están tomando antibióticos por ingerir agua contaminada. El único, y oficial, informe elaborado por el laboratorio municipal determinó que en el agua estaba presente la bacteria “Escherichia Coli”, que en niños pequeños y ancianos puede desarrollar una grave complicación denominada síndrome hemolítico urémico, que afecta a los riñones, y puede llegar a provocar la muerte, sobre todo si el paciente está inmunodeprimido.
    Lo que sucedió en Vipermun fue que el agua de la planta de tratamiento de efluentes cloacales no está terminada y se encuentra ubicada al lado del pozo de bombeo. Si bien Aguas de Zárate no confirmó exactamente cuál fue la falla, el agua servida se mezcló con el agua potable, afectando a las 142 familias de todo el barrio. Hoy los propios vecinos señalan que la falta de mantenimiento de la empresa Aguas de Zárate en el lugar terminó provocando tal situación.
    En el año 2008 los vecinos de Vipermun accedieron a sus viviendas tras hacerse adjudicatarios de las mismas en el marco de un plan federal. Allí se registró la primera falla grave que involucra al Estado nacional y al municipal. Se entregaron viviendas sin los servicios básicos necesarios y sin obras fundamentales, como esta planta de tratamiento.
    Desde el año 2009 que los propios vecinos están pidiendo que se termine esta planta y desde el 2011, año en que se fundó la unión vecinal, lo hacen orgánicamente representando a todas las familias del vecindario. “El Ejecutivo sabía de este problema, como también conoce que circula por un caño toda el agua servida de nuestro barrio hacia Covepam 8, y termina arrojándose en un zanjón, a cielo abierto; representando ese otro foco infeccioso y perjudicando a otro vecindario con cientos de personas”, explicó un frentista.
    En lo que respecta al reciente problema en Vipermun, todo se originó en la semana del 19 de enero pasado. Uno de los vecinos lleva a sus hijas al pediatra porque ambas presentaban un cuadro de gastroenteritis. Al llegar al consultorio ve que dos vecinos más de Vipermun estaban en la sala de espera con el mismo problema. Al pasar, el pediatra le comunica que eran “demasiados casos los que había atendido del mismo barrio”. Allí se comunica con el doctor Claudio Gregoris para avisarle. “Nos llama la atención de que el propio Gregoris haya desestimado el problema en su momento. No sabemos si avisó a la municipalidad pero el problema continuó y no recibimos a ningún agente sanitario en el barrio esa semana”, contó un vecino. A raíz de esto se empezaron a juntar los vecinos y asumieron que el problema era grave. Ya para el sábado 24 resolvieron que el problema era generalizado y no dudaron en echarle la culpa al agua.
    Reclamos y falta de respuestas
    A partir del reconocimiento del problema comenzó una honda sensación de impotencia e indignación en los vecinos ante la falta de respuestas de la empresa Aguas de Zárate y algunas actitudes de funcionarios municipales.
    La primera de ella se registra el domingo, cuando representantes de la empresa Aguas de Zárate se negaron a tomarle el reclamo a varios vecinos en el número 0800 de atención al cliente. No obstante el lunes, personal de Aguas de Saneamiento Argentinos (AySA), asociada a Aguas de Zárate, estaba en el lugar revisando la falla. Extraoficialmente, y en ese momento, les comunicaron a los vecinos que se había roto un retén aunque luego dijeron que fue un caño. Al día de hoy se desconoce específicamente la falla pero lo cierto es que el agua estaba contaminada. Por ese motivo realizaron una maniobra llamada “shock de cloro”, colocando abundante cloro en el agua potable para matar a las bacterias. Según AySA fueron acciones que llevaron todo el lunes y todo el martes. Pero esto no solucionaba nada porque los vecinos tampoco podían consumir el agua. Recién por estas horas el agua estaría en condiciones de ser ingerida.
    Aquí es donde aparece otra grave situación, primero el Ejecutivo repartió bolsas de un litro envasada en sachets. Solamente mandó un chofer municipal con 2500 sachets que debieron bajar y repartir los propios frentistas. Esos sachets, que deben ser consumidos dentro de las 48 horas ya que se sacan de la red de agua potable, mostraban sobre el logo del Ministerio de Planificación Federal la fecha de vencimiento: 6/2/2014. O sea que llevaban un año de vencidos. A esto AySA aclaró que fue un “error de tipeo”. Lo que obvió aclarar Aysa es por qué no contienen fecha de envasado.
    Asimismo, los vecinos indicaron que hubo una actitud de minimizar el tema desde Aguas de Zárate. “El presidente Massarini dijo el jueves que la situación ya estaba solucionada y que el agua era apta para el consumo pero recién ahora, luego de que pusieran abundante cloro, el agua sería apta para el consumo. Pero quien nos garantiza a nosotros que no vuelva a pasar nuevamente”, se quejó otra vecina. “Hay vecinos que debieron sacar materia fecal de sus tanques cisternas”, agregó.
    La mayor parte de los vecinos están tomando antibióticos que cuestan 200 pesos el blíster de 6 comprimidos. Cabe mencionar que desde el municipio no se los asistió con ningún medicamento y los que tienen la posibilidad de tener una obra social o prepaga lo pudieron adquirir o, en su defecto, pagan 800 pesos para tratar a toda su familia.
    El sábado pasado hubo una reunión de los vecinos con la presencia de la diputada provincial Sandra Paris, la concejal Irene Guehennuf, también asistió al barrio el edil Luis Luna, y con anterioridad estuvieron Silvio Zúrzolo y Leonardo Lignazzi y el diputado provincial Marcelo Torres. Asimismo el precandidato a intendente, doctor Gustavo Moran y el doctor Alejandro Cracco, se acercaron al barrio para brindar recomendaciones sobre lo que deben hacer en estos casos de contaminación del agua, especialmente con los bebes y los ancianos.
    Por último, y anticipándose a cualquier acusación del Ejecutivo municipal, la unión vecinal dejó en claro que ningún concejal u otro político fue invitado. “Todos fueron por sus propios medios y en base a lo que era de público conocimiento. Esto no es una cuestión política sino de salud, hubo más de 800 vecinos contaminados por agua servida y creemos que se podría haber evitado con obras y mantenimiento”. El municipio sabía desde hace, por lo menos, 3 años que esto podía pasar y no hizo nada”, aclararon desde la unión vecinal de Vipermun. “Desde que tuvimos este problema no apareció nadie del municipio, ni el intendente ni cualquier otro funcionario municipal. Es algo grave y no vinieron a dar la cara”, concluyó una vecina.
    Piden soluciones
    Lo que están reclamando hoy los vecinos de Vipermun es, en principio, el mantenimiento del predio donde hasta antes de este incidente había altos pastizales y en donde sigue habiendo en la actualidad varias ratas. De hecho la cuadrilla municipal que se encargó del corte de pastizales no recogió el pasto ni juntó ladrillos y otros escombros que se encuentran en el predio. También denuncian que la tapa de la cámara séptica está abierta y con una manguera. “Fue una obra provisoria que hicieron en una oportunidad y nunca terminaron. Pagamos 82 pesos por mes de Aguas de Zárate y nunca invirtieron en nada”, declaró un vecino. Recién a raíz de este episodio se hizo presente la empresa que cuenta con mayoría accionaria del Estado municipal.
    Pero lo concreto que hoy están pidiendo es que el Ejecutivo termine la obra de la planta de tratamiento de efluentes cloacales, inconclusa desde el 2008. Además, buscan que se traslade el pozo de bombeo para evitar que se vuelva a contaminar.
    RECURSO DE AMPARO
    Por estos dos reclamos, se presentará un recurso de amparo con el patrocinio de la diputada Sandra Paris para que se obligue al municipio a terminar la planta de tratamiento de efluentes cloacales y se haga un nuevo pozo de bombeo. “Nadie nos garantiza que tengamos otra vez el mismo problema. Queremos soluciones definitivas”, pidieron desde la entidad. Asimismo, cada vecino por su cuenta, evaluará iniciar demandas civiles contra Aguas de Zárate por daños y perjuicios.

    La reunión de vecinos en el playon del barrio, el sábado pasado

    La reunión de vecinos en el playon del barrio, el sábado pasado

    Nuestras oficinas