• Hoy 25 - Zárate - 13.4° / 16.4°
    • Nublado
    • Presión 1030.01 hpa
    • Humedad 60%
  • La empresa TFL se clausuró con residuos químicos en el interior

    13/2/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    “Pasivo ambiental” es un concepto utilizado para hablar de un sitio geográfico contaminado por la liberación de materiales o residuos que no fueron remediados oportunamente y siguen causando efectos negativos al ambiente.
    Esto es lo que vieron los inspectores de “Aguas de la Provincia de Buenos Aires”, quienes inspeccionaron, a pedido de la municipalidad, la planta clausurada preventivamente de la firma TFL.
    “Hay residuos químicos en cada rincón”, se limitaron a decir los funcionarios que hicieron la recorrida por espacio de una hora.
    Ahora esperan confeccionar un informe que será remitido a la población para que se interioricen de cómo es la situación actual de la empresa.
    “La situación es preocupante, el lugar está visiblemente abandonado y los residuos químicos están envasados en tanques y otros de manera desordenada”, señalaron.
    Más allá de esta inspección ocular, los inspectores provinciales analizaron el tema del tratamiento de efluentes ante el peligro que contamine el agua.
    Actualmente, la empresa continúa clausurada por el Organismo Provincial del Desarrollo Sostenido (OPDS), frente al pedido realizado desde las autoridades municipales ante la preocupación por la latente peligrosidad contenida en una fábrica que almacena productos inflamables y corrosivos, que además no dispone de ningún sistema de seguridad que prevenga algún daño medioambiental.
    El Ministerio de Trabajo obligó a reanudar las tareas y pagar los sueldos
    En la jornada de ayer, el ministerio de Trabajo de la Nación se reunió con directivos de la empresa, por un lado, y con miembros del Sindicato Químico Zárate- Campana por otro, y obligó a la empresa a acatar la conciliación obligatoria; por lo tanto la intimó a que abone los sueldos y a que reanude las tareas en su planta local.
    Más allá de esto, sigue adelante el Comité de Crisis formado hace algunas semanas y por recomendación de la Jefatura de Gabinete, integrado por las empresas de la rama y los dos sindicatos.
    Este grupo de trabajo apuntaba a abordar las problemáticas como la sucedida en TFL y con vistas a que otras empresas del rubro puedan absorber a los trabajadores en caso de ser despedidos definitivamente.
    Aún hay incertidumbre dado que la empresa aún no incorporó a los empleados despedidos y sigue con la planta clausurada.

    tfl

    Nuestras oficinas