• Hoy 24 - Zárate - 20.1° / 21.7°
    • Despejado
    • Presión 1029.17 hpa
    • Humedad 43%
  • La presidente Cristina Kirchner en Atucha II

    18/2/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    En un nuevo acto, la presidente de la Nación llegare a Lima para visitar Atucha II. Será, en este caso, para inaugurar la central nuclear o, en realidad, para anunciar que Atucha II está funcionando al 100% de su potencia.
    Será la tercera visita de la presidente a Lima, al predio de Atucha. “Le pusimos la tapa a un modelo neoliberal que condenó al fracaso esta obra y la paralizó por más de una década”, fueron las palabras de Cristina en el acto de cierre del reactor nuclear de la planta el 16 de junio del 2009. “Esto también es ponerle la tapa a los pesimistas, a los que viven tirando pálidas y que siembran intranquilidad”, esgrimió.
    “Hoy sentí que estamos en el sendero correcto y la vamos a finalizar en los plazos convenidos”, fueron sus palabras. Sin embargo, el plazo convenido originalmente era fines del 2009.
    En junio del 2010, y con motivo de los 60 años de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA); la mandataria volvió a anunciar que Atucha II iba a estar en pleno funcionamiento en el mes de septiembre de 2011. “Estas cosas científicas de alta tecnología también necesitan de la pasión y el corazón para ser llevadas adelante”, fueron sus palabras en un acto llevado a cabo en el Centro Atómico de Ezeiza.
    La pasión y el corazón llevaron a que visite nuevamente Lima el 28 de septiembre del año 2011, en plena campaña política para la reelección de su segundo mandato.
    En este caso lo que inauguró en Lima, textualmente y como lo difundieron en las gacetillas de prensa, fue la “Finalización de las obras de montaje civil”.
    En la puesta en escena de aquella visita accionó un botón que hizo mover la turbina que genera vapor. Pero el origen del movimiento de aquella turbina fue “no nuclear” debido a que las tareas en el grupo primario no estaban terminadas.
    Por lo tanto, la de hoy será la tercera visita de Cristina a Lima en la que nuevamente anunciará la inauguración de la central de Atucha 2. Además, como “nota de color”, será la primera vez que la visite bajo el nombre de “Néstor Kirchner”; lo cual abarcará un párrafo especial.
    Por otra parte, el ministro de Planificación Federal y vecino zarateño, Julio De Vido, es quien ostenta prácticamente más de seis anuncios de finalización de obra con diferentes días, meses y años. La última promesa fue que la obra sería inaugurada en abril del 2012.
    Otra visita recordada fue la del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich; el secretario de Seguridad, Sergio Berni; y el ministro Julio De Vido en diciembre del 2013; en medio de reclamos por cortes de luz en Capital Federal y el Gran Buenos Aires. De hecho esta visita sirvió para criticar a las grandes distribuidoras de la energía eléctrica privadas, “vemos que las compañías distribuidoras no estuvieron a la altura del crecimiento y las circunstancias que ha tenido el resto de la industria energética en Argentina”, sostuvo De Vido. Como corolario de esta visita, Capitanich no quiso ser menos y anunció la terminación de Atucha 2 para abril del 2014. Cosa que no ocurrió tampoco.
    Luego de varias visitas protocolares con funcionarios nacionales, el intendente Cáffaro no quiso ser menos y fue él quien se probó el casco naranja de “visita” y guió a 22 intendentes por la central, con la compañía del ingeniero José Luis Antúnez. “A veces nos quieren hacer creer que estamos retrasados, y por supuesto que falta, pero hemos puesto a andar algo que estaba prácticamente muerto, desde los municipios estamos agradecidos porque llegó el Estado a revertir situaciones que estaban sin resolver hace más de 50 años, y esto hay que agradecérselo a Néstor Kirchner y a Cristina que nos marcan hacia donde ir”, fueron las palabras del intendente el 18 de noviembre del año pasado, en lo que fue la última visita a planta oficial.
    Más allá de esto, y como siempre se ha destacado, todas estas declaraciones públicas, políticas, oportunistas, partidarias, las visitas guiadas y el lobby político generado contrata con la cautela y el perfil bajo que tiene el presidente de Nucleoeléctrica Argentina, José Luis Antúnez, que no habla de meses calendarios sino de procesos técnicos al ser una obra tan compleja; y más aún luego de tantas marchas y contramarchas. Pareciera que la cautela no es parte del vocabulario político y está siempre la obligación de anunciar algo. Los plazos de terminación de una obra son importantes pero más aún lo son cuando un funcionario nacional los incluye dentro de su discurso. Y su incumplimiento predispone a la desconfianza.
    En resumen, la primera visita de la presidente fue en el marco de la campaña electoral legislativa del 2009; la segunda dentro de la agenda de la campaña electoral de las presidenciales del 2011 y la última, ya teniendo como protagonistas a De Vido, Capitanich y Berni; cuando se sucedieron los cortes de luz en diciembre del 2013.
    Por lo tanto, esta nueva vista de Cristina, casualmente o no, se contextualiza en una marcha convocada por fiscales y jueces a un mes de la muerte del fiscal Nisman.

    CARACTERISTICAS

    La construcción de la central demandó una inversión de 10.200 millones de pesos y se necesitaron 43 millones de horas hombre de trabajo -en agosto de 2010 se alcanzó la cantidad máxima de personal ocupado en la obra, con 6.900 personas-.
    Aportará 745 megavatios al sistema interconectado nacional, un 10 por ciento de la matríz energética del país. Atucha II será la tercera central nuclear del sistema eléctrico argentino, junto con Atucha I, que genera 335 Megavatios, ubicada también en Lima, y Embalse, construida en Río Tercero, Córdoba, de 600 Megavatios, las cuales proveen actualmente el 7% de la energía eléctrica del país.
    Para completar el proyecto de Atucha II, el trabajo ha incluido la utilización de alrededor de 30 mil metros cúbicos de hormigón, se tendieron más de 3 mil kilómetros de cable eléctrico y montado 40 mil toneladas de materiales y equipos, que incluyen 4 mil toneladas de cañerías de alta especificación. Para realizar las cañerías, se ejecutaron 700 mil soldaduras. El proyecto incluye, además, un millón de puntos de conexión eléctrica y de instrumentos. Además, en el proceso de construcción se formaron más de 900 soldadores nucleares; 100 técnicos y 200 operarios calificados.
    En mayo del año pasado, diputados terminaron aprobando el nuevo nombre de la planta, “Néstor Kirchner” a raíz de su política de “restablecer la actividad nuclear”.
    Cabe recordar que el 3 de junio de 2014 se alcanzó con éxito la primera criticidad en el reactor, logrando una reacción nuclear controlada, fuente primaria de energía en la central. Luego de aquel importante acontecimiento, continuaron pruebas a distintos niveles de potencia para verificar el comportamiento de los sistemas, aumentando la potencia de manera escalonada hasta alcanzar ayer el 95% de su capacidad.
    El 20 de enero la Autoridad Regulatoria Nuclear autorizó la suba de potencia de Atucha II al 100% de potencia, tarea prevista para febrero.

    DIA TRAGICO: LA MUERTE DE UN TRABAJADOR

    Cabe mencionar que antes de la mencionada visita de Cáffaro, se sucedieron dos meses de “silencio oficial” tras la muerte de un obrero de 35 años el 10 de septiembre de 2014.
    Juan Manuel Serralta, de 35 años falleció a causa de las graves quemaduras en su cuerpo y por otras complicaciones sufridas a raíz de las mismas. Serralta se accidentó en circunstancias que realizaba operaciones de rutina en la extracción de un interruptor en el recinto eléctrico del edificio de maniobras en un tablero principal que opera con 380 voltios de la zona convencional (no Nuclear) de la Central Atucha II. En la maniobra a raíz de un cortocircuito, se produjo el arco eléctrico que provocó las heridas sal trabajador que días después provocaría su fallecimiento.
    La muerte de Serralta, padre de dos hijos, determinó que el gremio dispusiera el miércoles a las 14, la suspensión de tareas en las Centrales.

    La Central Nuclear Atucha II.

    La Central Nuclear Atucha II.

    Nuestras oficinas