• Hoy 20 - Zárate - 24° / 27.5°
    • Nublado
    • Presión 1026.35 hpa
    • Humedad 51%
  • Carpas VIP para mil invitados especiales y 40 mil empanadas

    19/2/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El día comenzó con mucho calor mientras los colectivos particulares comenzaron a llegar a la Plaza Mitre y la propia DPU cortó el tránsito frente a la Municipalidad; con lo cual el Ejecutivo ayudó a que decenas de militantes kirchneristas se organicen para al acto.
    A las 9 de la mañana, se cerró la municipalidad por el asueto decretado por Cáffaro. En la cuadra de Rivadavia se estacionaron cuatro combis; dos con el logo de “Servicios Nacional”, y otros tres colectivos de las líneas “El Condor- La Estrella” con la identificación de la empresa “A Viajes”. A estos transportes se subieron militantes de La Cámpora, de “Nuevo Encuentro” y de “Unidos y Organizados” mientras que en las combis se subieron los funcionarios.
    El trayecto que tomaron todos para llegar a Lima fue el camino 038, el camino viejo a Lima, acompañando por la DPU y Policía que montaron puestos móviles.
    Al llegar al predio, 70 banderas argentinas recibían a la multitud. Una de ellas, de grandes extensiones pendía de una grúa. Precisamente el estandarte fue utilizado por una miembro de “Fuerza Bruta”, a quien colgaron de unos 100 metros de altura como ya es tradición a partir de la intervención de este grupo artístico en los festejos del Bicentenario.
    En total, hubo alrededor de mil invitados especiales, contando también a la prensa. En cuanto a los militantes, fuentes extraoficiales confirmaron que no llegaron a dos mil personas. A este número habría que agregar la comitiva presidencial y decenas de empleados de Nucleoeléctrica Argentina de Atucha I yII que debieron permanecer en el acto. El resto, como los empleados de empresas contratistas de Atucha II que siguen trabajando en el predio, no estaban obligados a quedarse. De hecho, se generó un gran movimiento de obreros que salían del predio de Atucha II para dirigirse hacia los colectivos que los trasladaban a sus ciudades.

    Pasacalles y apoyos políticos
    “Gracias por poner en marcha nuestra Nación. Gracias Néstor, Cristina y De Vido. Gobierno Osvaldo Cáffaro”, fueron los pasacalles que se colgaron de los alambrados. También el sindicato de Luz y Fuerza Zonal del Paraná puso sus agradecimientos a la presidenta en banderas y carteles y también la Federación que nuclea a los trabajadores de Luz y Fuerza y, como era de espera, la UOCRA.
    Por su parte, el diputado provincial Marcelo Torres colgó sus banderas y el intendente de Berazategui, Juan Patricio Mussi. Otros intendentes presentes eran los de Cañuelas), Florencio Varela, La Matanza,  Lanús,  San Vicente, Ensenada, Berisso, Moreno, Azul, San Pedro, Necochea y Esteban Echeverría. Estuvieron los concejales Aldo Morino; Leonel Soto , Leonardo Lignazzi y Marcelo Díaz además de funcionarios municipales de la primera línea y segunda línea. Por último, llamó la atención que no hubiera carteles o inscripciones con el logo de Cooperativa Eléctrica.

    El acto
    Una vez llegados a Atucha II, las personas eran divididas en dos grupos. Por un lado, los militantes y los trabajadores; quienes eran llevados al “campo”. Luego los “invitados especiales”, ubicado en las primeras filas y cercano al escenario. Previo a eso, podían pasar por una carpa VIP con aire acondicionado, catering, refrescos y pantallas de LED.
    Por último, había otros dos grupos minoritarios que también disfrutaron de las mismas bondades, la prensa y la comitiva presidencial con los ministros; quienes en ningún momento tuvieron contacto con los militantes y los trabajadores y menos aún con la prensa y con los invitados especiales.
    Durante el acto y con la llegada de Cristina, los ánimos estaban calmos dado que cerca del mediodía las nubes dieron paso al sol pleno y el calor era agobiante. Pero todo cambió cuando la locutora anunció la Cadena Nacional. Allí los ánimos se exaltaron y comenzaron los aplausos, los cánticos de los trabajadores de la UOCRA y el agite de las banderas. También llamó la atención entre los presentes la estela azul, amarillo y azul que dejaron los fuegos artificiales cuando la presidente accionó el dispositivo que elevaba la potencia de la central al 100%.
    Por último, y antes del ingreso en la Cadena Nacional, se hicieron notar algunos gestos de desaprobación hacia el gobernador Daniel Scioli, con algunos silbidos que incomodaron.

    Empanadas para todos
    La empresa porteña “Gaurí Catering” fue la encargada de preparar y servir el catering que consistió en un desayuno y almuerzo para mil personas, exceptuando a los militantes y el público en general y a los trabajadores de Nucleoeléctrica Argentina que almorzaron en los comedores. En principio, el desayuno contó con cookies, torta de chocolate, mesa de fiambres, medialunas, café, jugos, agua y ensalada César.
    Pero lo que se llevó la atención de los invitados especiales fue el almuerzo. La propia empresa informó a este medio que se sirvieron “Islas de campo” con fiambres y frutos secos, varias bandejas de fingerfood (comida trozada para tomar con la mano) frío y caliente, que incluyó salmón rebozado y albóndigas de pollo, escabeches, empanadas y pates. También sirvieron una “Isla Argentina”, compuesta de bife de chorizo, bondiola de cerdo braseada, salchichas parrilleras, provoletas y mollejas que fueron acompañadas con panes de cebolla. De postre, un servicio de fingerfood con tartas de chocolate y dulce de leche, lima pie, lemon pie, sablé de chocolate y frutos rojos, un cheesecake y una torta de manzana. De más está decir, que este catering para mil personas fue financiado por el propio gobierno nacional. En la misma carpa VIP, se podían encontrar varios folletos de la agrupación “Los Oktubres”, un folleto de la gestión del ministerio de Planificación Federal y luego varias promotoras identificadas con el logo de Nucleoeléctrica repartían pesados libros sobre el Plan Energético Nacional y sobre Atucha II y el Plan Nuclear Argentino; además de llaveros y biromes.
    Un dato más, los militantes también pudieron almorzar dado que la misma empresa repartió unas 40 mil empanadas entre la gente y había cuatro puestos que repartían botellas de agua gratis.

    Operativo de seguridad

    Las tareas planificadas se dividían en tres sectores. El exterior, donde la responsabilidad era de la municipalidad y la policía. La Comisaría Primera con tres móviles; la Comisaría Segunda, con cuatro móviles y DPU con cinco móviles. Un total de 30 personas para custodiar el ingreso de los colectivos a Lima y todo el trayecto del Camino 103 hasta el portón principal. Una vez allí la responsabilidad de la seguridad interna era de Gendarmería Nacional y de la empresa de seguridad privada Federal Service. El último perímetro de seguridad, y el más hermético, pertenecía a la custodia presidencial detrás del palco oficial; quien no solamente participó de la escolta de la presidente sino también de Scioli y De Vido que llegaron al predio de Atucha II en otros dos helicópteros aparte.

    Importante servicio de catering.

    Importante servicio de catering.

    apostillas-atucha-2

    Nuestras oficinas