• Hoy 24 - Zárate - 12° / 13.6°
    • Despejado
    • Presión 1034.79 hpa
    • Humedad 78%
  • Otoño, caen las hojas, pero florece el palo borracho

    25/3/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Cada año, con la llegada del otoño, los árboles caducifolios renuevan todas sus hojas. El motivo es que en esta estación las horas de luz se reducen, la radiación solar pierde fuerza y los suelos muchas veces se hielan, dificultando la captación de agua y nutrientes por parte de las raíces. En estas condiciones, la productividad de las hojas disminuye. Cuando mantener el follaje cuesta más de lo que produce, la estrategia más rentable para el árbol es perder la hoja y pasar la estación desfavorable en un estado de baja actividad o reposo. En este momento se retira el suministro de savia (y clorofila) creando una película entre la rama y la base de la hoja, que queda abandonada a su suerte. El viento y la lluvia contribuirán a que las hojas comiencen a caer.
    Mientras no preparamos para que irremediablemente este ciclo se repita, las veredas y calles se cubra de hojas secas, como ya ha comenzado a suceder, hay un árbol autóctono sudamericano que existe en plazas y parques que alegra la melancolía de la caída de los follajes en este otoño incipiente. Es el palo borracho rosado, o el árbol algodonero.
    Lo podemos ver en las plazas de nuestra ciudad, en la Costanera y en algunas avenidas, y siempre nos llamará la atención por sus flores y frutos. Posee un tronco de color verde, con aguijones cónicos. Dicen que son los preferidos de los horneros para hacer sus nidos, porque esos aguijones los protegen.
    Sus hojas son compuestas y palmeadas, esto quiere decir que poseen una forma muy similar a una mano, de color verde intenso.
    Pero lo atractivo son sus flores y frutos. El palo borracho se caracteriza por poseer flores de color rosado o lila hacia el exterior y crema o blanco en el interior, con algunas pintitas rojas y con el cáliz en forma de campana, muy llamativas y atractivas para insectos y pájaros que vuelan hacia ellos en busca del néctar. Florece entre la primavera y el verano e incluso en otoño.
    En cuanto a sus frutos, son cápsulas leñosas y alargadas de color pardo verdoso, con numerosas semillas de color negro, envueltas en una fibra que recuerda al algodón que se dispersa fácilmente por acción del viento. No son frutos comestibles para el hombre, pero cuando están tiernas son consumidas por pájaros como las cotorras.
    Además, se utiliza el algodón de sus frutos (aunque no es de excelente calidad) para rellenar almohadas y como aislamiento térmico. De las semillas se extrae aceite vegetal tanto para uso comestible o uso industrial. Su madera es liviana, suave y flexible, por este motivo se la emplea para fabricar bombos, barriles, canoas, máscaras y como pulpa para fabricar papel. Con las fibras de la corteza se fabrican sogas y bolsas. Aunque la creamos una planta ornamental exclusivamente en nuestra zona, es utilizado aprovechando sus cualidades en regiones donde abundan, como el noroeste argentino.

    En Plaza Italia, hay dos grandes ejemplares de palo borracho.

    En Plaza Italia, hay dos grandes ejemplares de palo borracho.

    Nuestras oficinas