• Hoy 19 - Zárate - 14.7° / 16.5°
    • Lluvia
    • Presión 1024.31 hpa
    • Humedad 96%
  • Proyectan la instalación de un centro comercial

    10/4/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Hay diferentes maneras de que una ciudad crezca, aunque podría reducirse a un solo parámetro que involucra a la sociedad en función del desarrollo económico, con integración o sin ella. En el primero de los casos, es el Estado municipal quien garantiza los servicios básicos e interviniendo en donde el privado no lo hace por cuestiones de rentabilidad. Se recupera el entramado social con abordaje territorial municipal en la periferia y en los barrios con menos recursos.
    Por su parte, el Ejecutivo local ratificó que su “Plan Ciudad”, el esquema que siguen desde el 2007 para la ejecución de obras y la incorporación de servicios, apunta a la integración. Una ciudad integrada mediante los Centro de Participación Ciudadana (Cepam) y las obras de vinculación en materia de tránsito y transporte. En este sentido, más de una vez el intendente ha aclarado que la importante agenda cultural anual propuesta por el Ejecutivo apunta, precisamente, a la integración; junto a las tareas desarrolladas a nivel deportivo con las áreas municipales y entidades intermedias.
    Sin embargo, el ingreso del capital privado genera muchas polémicas. El caso paradigmático fue en la costanera, con el desarrollo actual del proyecto denominado “Zárate Chico”, indicado por concejales opositores como de “elitista” e inoportuno, dado que muchos barrios periféricos aún hoy siguen sin los servicios básicos resueltos.
    Ahora se le suma otro megaemprendimiento, que aún se encuentra en los albores.
    Se trata de “Zárate Centro Comercial y Empresarial”, un nuevo (viejo) proyecto que pretende la instalación de un complejo de salas de multicines, patio de comidas, centro comercial, supermercado, restaurantes, un hotel y la instalación de varios edificios de oficinas.

    “Pilarización” de la ciudad
    La estructura tradicional de todas las ciudades del Interior de la provincia responde a una jerarquía simple ordenada linealmente entre el centro principal y los barrios. El Centro cívico y comercial en torno a la plaza y subcentros, de escala intermedia, que se localizaron en corredores radiales de transporte, particularmente en torno a las estaciones del ferrocarril metropolitano. Surgidos entre fines del Siglo XIX e inicios del Siglo XX, estos captaron la mayor parte del dinamismo comercial y de servicios durante décadas, sin modificar mayormente su estructura. Estos centros tradicionales comparten una serie de rasgos definitorios: se desarrollan en forma gradual y acumulativa; se organizan en torno al espacio público (avenidas, plazas); se conforman como una mezcla de actividades comerciales, de servicios, administrativas y sociales; son accesibles por transporte público, y a menudo coinciden con estaciones de transporte; albergan poblaciones de empresas micro, pequeñas y medianas que forman economías de distrito manteniendo su autonomía individual; sirven a distintos sectores sociales; y tienen áreas de influencia yuxtapuestas y complementarias entre centros de igual jerarquía. Además tienden a coincidir con los entornos residenciales más densos y se integran con facilidad en el tejido urbano adyacente. Sin embargo, hacia fines de los años ’80 emergieron nuevas formas de centralidad y nuevas tendencias de localización. Las nuevas centralidades están organizadas en torno a grandes centros comerciales, hipermercados, multicines.
    Su base no es, por tanto, el espacio público en torno al cual se congregan funciones públicas y privadas, sino uno o varios grandes establecimientos de gestión privada que normalmente se organizan en forma introvertida en relación al entorno urbano. Su origen no es evolutivo sino resultado de un proyecto unitario, empresarial y urbanístico. Por eso, de concretarse el proyecto en la intersección de la Ruta Panamericana y 193, llevaría a la ciudad a un proceso de “pilarización” , correspondiendo a este segundo ejemplo.
    El término fue acuñado por autoridades del Centro de Comercio e Industrias local que, en una oportunidad y preocupados por la instalación de una “saladita”, se mostraron en contra de un proceso de desintegración de la ciudad, en donde por un lado se instalaban grandes supermercados en la periferia, o también “saladitas”, quedando el Centro comercial “desierto” con muchos comerciantes afectados. Una postal de lo que hoy eligió Pilar como modelo de crecimiento de su ciudad; amparándose en el importante parque industrial. Zárate, con muchas similitudes, parece tender a esto con el capital privado yendo a contramano de lo propuesto, por lo menos en la teoría, por el municipio.
    A nivel comercial, la instalación de un supermercado y de un shopping afectaría al comercio local de igual manera que una “saladita”. Ya la variable de tener un estacionamiento propio es una “ventaja comparativa” muy notoria contra un Centro comercial saturado como el actual, teniendo en cuenta además el crecimiento sostenido del parque automotor generado hasta hace dos años.
    En otro orden de cosas, hoy la ciudad no tiene un cine “fijo”, hay pantallas que se colocan para las vacaciones de invierno en el Círculo Popular de Cultura pero que no ofrecen cartelera de películas todo el año. Tampoco existen jornadas de cine al aire libre y hay poca actividad aún en los Cepam. Por lo tanto, de concretarse el proyecto “Zárate Centro Comercial y Empresarial” la instalación de varias salas vendrían a cubrir este nicho pero, como se sabe, la oferta sería direccionada a las grandes productoras extranjeras. En este caso, la integración en materia de cultura y particularmente en cuanto al cine, debería ser encarada por el propio Ejecutivo, apuntando a la diversidad o colaborando con entidades como el Círculo Popular para recuperar una sala.
    El éxito del certamen de cortos y la exhibición de los proyectos relacionados al tango en el Forum son un antecedente ineludible para avanzar en la materia y con políticas públicas focalizadas en el rubro como ha tenido el gobierno nacional con los espacios INCAA y con el fomento de la producción audiovisual nacional y regional.
    Actualmente, el Ejecutivo tiene la potestad de aceptar o no la propuesta de “Zárate Centro Comercial y Empresarial” que, como todo emprendimiento, busca la anuencia del Estado municipal.

    Los detalles del proyecto

    Según la información a la que pudo acceder LA VOZ, el ambicioso plan a manos de capitales privados ofrecerá todo lo necesario para el esparcimiento y la satisfacción de las necesidades de los habitantes de la ciudad.
    La estructura estará emplazada sobre las 7 hectáreas comprendidas en la intersección de las Ruta 193 y la Ruta 9. El crecimiento del proyecto, estará supeditado a un crecimiento sostenido de la región, en línea con el desarrollo comercial a través de un incremento de la demanda, lo cual estará estrechamente vinculado con el avance de la evolución del complejo.
    La estructura estará subdividida en cuatro terrenos a fin de lograr un máximo aprovechamiento de la superficie dispuesta, logrando el desarrollo de la propuesta a través de diferentes etapas acordes a la demanda.
    Así, en una de las divisiones, se ubicará el Shopping Center en un terreno de 44.800 m2 con una importante visibilidad desde la Ruta 9, a desarrollarse en dos etapas: la primera, contará con la colocación de locales comerciales de servicio como panadería, farmacia, librería, un supermercado y un local de comidas rápidas. En la segunda etapa, de mayor inversión, y sujeta a la potencialidad del emprendimiento, se construirá un Strip Center, salas de cine, patios de comida y tiendas departamentales.
    Otro de los terrenos, de 7.700 m2, con un amplio frente hacia Ruta 193, será orientado a la construcción de un complejo de oficinas de pocos pisos, en principio, divisible en bloque para el desarrollo de etapas.
    Lo mismo sucederá con otra de las divisiones, ubicada en la zona posterior del predio, con alrededor de 6.800 m2, también destinado a la construcción de oficinas.
    Por último, en una franja de 65 metros de ancho perpendicular a la Ruta 9, sobre una superficie de 11.110 metros cuadrados, se ubicará complejo hotelero que también contará con la oferta de puntos gastronómicos.

    VISION MUNICIPAL

    Más allá de los detalles técnicos, el megaproyecto requerirá un tratamiento en el Concejo Deliberante, ya que el predio donde se emplazará corresponde a una zonificación del tipo Banda de Circulación – Industrial I que no contempla la totalidad de los requerimientos de construcción en lo que refiere al Factor de Ocupación del Suelo (FOS) y al Factor de Ocupación Total (FOT).
    El emprendimiento que entusiasma al Municipio, estará financiado en su totalidad por capitales privados y, en la actualidad, el proceso burocrático administrativo se encuentra en la etapa de análisis de impacto ambiental, accesibilidad y el impacto socioeconómico para poder contar con toda la información correspondiente al momento de elevar la propuesta al Concejo Deliberante.
    Por el momento, se desconoce el origen de los capitales que financiarán el proyecto, pero si se pudo identificar que el nexo entre los interesados en la concreción del emprendimiento y la Municipalidad de Zarate, sería un importante ex gerente de la multinacional automotriz Toyota. En lo que refiere al diseño y ejecución, la obra estará a cargo del buffet de arquitectos KPM, con reconocidos trabajos en varias provincias argentinas, en Brasil, Canadá, España, Rumania, China y Japón.
    LA VOZ dialogó sobre el proyecto con el subsecretario de Desarrollo Económico, Eduardo Amado, quien destacó la necesidad de la instalación de una propuesta de tal magnitud en la entrada a la ciudad –definida también como entrada al Mercosur-, con el objetivo de capturar a un cierto target comercial que acude a ciudades cercanas, como Pilar, a fin de satisfacer determinadas necesidades.
    Asimismo, no escapa de la realidad el impacto que esto generará en el comercio local, principalmente en aquellos negocios ubicados en el centro de la ciudad, que no cuentan con las prestaciones que ofrece un centro comercial de tales dimensiones.
    Al respecto, Amado sostiene: “Nosotros les requerimos a quienes traen el proyecto, que primero atiendan a los comerciantes locales. Lo mismo sucede con la mano de obra, nosotros disponemos en la oficina de empleo de una base de datos de gente de Zarate, y le requerimos el empleo de estas personas tanto para la construcción, como para la comercialización. No es una exigencia, pero si es una sugerencia que les hacemos para conversar”.
    De la misma manera, desde el área municipal sostienen que la instalación del centro comercial funcionará como un complemento muy importante al comercio local, y que “beneficiará mucho a todos los barrios que se encuentran del otro lado de Ruta 9, que para poder acceder a un centro comercial deberían venir hasta la ciudad”.
    Además, aseguraron que tal como ha sucedido con otras obras instaladas en la ciudad, el Municipio percibirá un beneficio, más allá del correspondiente canon de obra que los realizadores deberán abonar. Esto quiere decir que, entre las exigencias a través de las cuales el gobierno municipal accede a la instalación del emprendimiento, se percibirá algún tipo de obra que beneficie a la ciudad, como puede ser el asfaltado de calles, que correrá por cuenta de los inversores, quienes mostraron gran interés en acceder a la propuesta.
    El diálogo con los representantes del grupo inversor fue abierto hace aproximadamente seis meses y, tal como refiere el Subsecretario de Desarrollo Económico, “estamos avanzando en el proyecto, no queremos apresurarlo ni demorarlo, sino que cuando sea aprobado, sea algo concreto”.
    Cabe destacar, que la zona apunta a un aumento de la concentración estructural comercial, industrial, y a la que se suma la línea educacional, con la instalación del Centro de Gestión de Conocimiento, por lo que se contempla una articulación con el Sistema Integrado de Transporte, a fin de brindar una acceso más ágil al área, y así reducir los inconvenientes producidos por la lejanía para quienes no cuenten con movilidad propia.
    En el lugar se prevé una importante actividad referida a movimientos de suelo y preparación del terreno que recién comenzará luego de la elaboración previa del proyecto para luego ser tratada en el Concejo Deliberante. Mientras tanto, por parte de los impulsores de la propuesta, se encuentran aceitando los mecanismos y ajustando detalles de un ambicioso proyecto que se apunta en la idea de la gestión actual de colocar a Zarate “en otro lugar”.

    Así quedaría el centro comercial si prospera el proyecto.

    Así quedaría el centro comercial si prospera el proyecto.

    Nuestras oficinas