• Hoy 22 - Zárate - 25° / 26.9°
    • Nublado
    • Presión 1021.39 hpa
    • Humedad 46%
  • Toyota Argentina en plena expansión y comprometida con la comunidad

    26/4/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Zárate-Campana: Un polo de desarrollo

    La región va consolidando aceleradamente un polo industrial, portuario, logístico y comercial muy atractivo para alentar nuevas inversiones de capital en parques industriales y logísticos, grandes emprendimientos industriales, comerciales, desarrollos inmobiliarios y hoteleros. A pesar del potencial de la región, de su crecimiento exponencial en las últimas dos décadas, las comunidades no se han desarrollado de acuerdo a esta realidad. Son notables los desequilibrios. Sus ciudades muestran carencias evidentes en materia de vivienda, servicios, salud, educación, desarrollo hotelero, áreas de esparcimiento, proyectos comerciales de envergadura, entre otros.En una primera aproximación a interpretar esas contradicciones, surge una serie de entrevistas periodísticas  a empresas y desarrolladores de la región. La primera consultada fue la automotriz Toyota.

    Toyota Argentina en plena expansión y comprometida con la comunidad

    Su presidente, contador Daniel Herrero, recibió a LA VOZ en la planta de Zárate, en un momento de plena expansión, luego de superar un año record de ventas, producción y exportación como fue el 2014 y con la perspectiva de producir para fin de año 140 mil Hilux, a un ritmo de una camioneta cada 90 segundos.

    ¿Qué experiencia adquirieron tras estar tanto tiempo en Zárate?
    Estamos muy contentos y, en la medida que nosotros crecemos, debe crecer nuestro rol de ciudadano corporativo con la ciudad y empezar a encarar proyectos de más largo alcance. En nuestro caso, estamos ante un crecimiento que no tiene techo dado que hablamos de la inversión más grande de Toyota puertas afuera de Japón. Por lo tanto el análisis global es muy exitoso. En base al protocolo de Toyota, cuando una planta tiene una producción inferior a los 100 mil vehículos, es considerada local. Cuando supera las 100 mil unidades se pasa al rango de planta global y se abren otras posibilidades y beneficios. Entonces cuando se ve a Latinoamérica en proyección, con todo lo que se puede hacer, el proyecto de Toyota Argentina, en su planta de Zárate, tiene mucho por entregar aún.

    ¿De qué se trata la ampliación actual de la planta?
    Es de índole productiva, llevaría a nuestra planta a la producción de 140 mil unidades anuales. Y desde el punto de vista edilicio y de maquinaria la dejaría preparada, con un poco más de inversión, para alcanzar las 200 mil unidades.

    ¿Cuál es la ventaja comparativa de Argentina?
    En la medida que uno va generando escalas de producción, el proveedor que fabrique las baterías para pickups pasará a fabricar 500 mil baterías iguales, quien fabrique ejes de trasmisión, fabricará para 400 mil pickups. Entonces 400 mil unidades de producción le dan escala a cualquier proveedor. Y lo bueno, para el país, es que en la medida en que nos especialicemos en fabricar pickups, nadie más va a fabricar pickup en Latinoamérica y nuestro mercado estará cautivo y abastecido desde Argentina.
    Se trata de una política racional asumida por Toyota, diferente de aquellas terminales que fabrican el mismo vehículo en Brasil y en Argentina; pues de acuerdo a cómo sople el viento baja la producción en uno u otro. En ese esquema de negocio, uno de los dos siempre pierde. En cambio, fabricando solamente en un país, el negocio quizás es menos rentable pero mucho más sustentable a largo plazo.

    ¿Cuál es el desafío para este año?
    Es instalar toda la planta nueva, teniendo en cuenta que en enero pasado ya cambiamos el 30% . El cambio de otro 40% de la planta en abril y en octubre restaría terminar el 30% . De esta manera, llegaremos a fin de año listos para arrancar con la producción de 140 mil camionetas anuales.

    ¿El objetivo es el mercado latinoamericano?
    Así es. Nuestro sueño, en un par de años, es estar exportando a Estados Unidos.Tenemos un segmento de camionetas chicas, y más baratas, para competir. En el caso de México hoy se abastece de la planta Toyota de Tailandia pero en Latinoamérica se consumen 140 mil Hilux, de las cuales 96 fabricamos nosotros y 44 Tailandia. Nuestra expectativa es que el mercado, en los próximos 5 años, esté creciendo alrededor de un 30%. Se trata de una apuesta fuerte en la Argentina; no es casual que Nissan, Renault y Mercedes Benz anuncien la llegada al país para fabricar pickups.
    Por su parte, el Gerente de Relaciones Públicas, Responsabilidad Social y Comunidad, Eduardo Kronberg, agregó; “en Estados Unidos existe un mercado latino que apunta a los vehículos más bien chicos, como los que utilizamos nosotros, más que al “big size” norteamericano. Hoy Toyota está analizando muy de cerca al mercado latino en Estados Unidos para poder competir con nuestras camionetas”.

    ¿A qué atribuyen este creciente consumo de pickups en Latinoamérica?
    La verdad es que vamos al mapa y señalamos los caminos; que no son los mismos que en Europa, Japón o Estados Unidos. Por lo tanto, los vehículos con chasis seguirán funcionando por un largo tiempo más en nuestro país y en toda Latinoamérica. Y en las zonas agrarias y mineras no nos cambian; creemos que en los próximos diez años, podemos abastecer toda la demanda. Latinoamérica tiene mucho potencial en materia productiva; y para todos esos trabajos agrarios y mineros, afortunadamente, se necesitan Hilux que saldrán de Zárate. Por ejemplo, en Comodoro Rivadavia, un área exclusivamente petrolera, tiene el 65% de participación de Hilux.

    La problemática de la vivienda
    Toyota es una empresa muy vinculada con la sociedad, comprometiéndose con proyectos educativos, abriéndose a la construcción de viviendas para sus empleados y teniendo una política de involucrarse con el trabajador y capacitarlo en la propia planta. Por lo tanto, el trabajo y el contacto con la comunidad debe existir, es filosofía de la empresa.
    El presidente de Toyota Argentina, Daniel Herrero, explicó que actualmente tienen 83 micros por día que traen gente de diferentes lugares a trabajar. “Estamos transportando desde Gualeguaychú y lo que preocupa,no es tanto el costo del transporte sino que el empleado llega a su trabajo después de haber viajado una hora y media y luego tiene otro tanto para regresar a su casa; con todos los riesgos que implica la ruta, la niebla y otras eventualidades que, si viviera en la zona, no tendría. Por todo esto, conviene emplear a gente de Zárate ya que significa menos logística, menos traslado desde otros lugares y menos riesgos. Entonces, si se puede dar una vivienda hay que hacerlo, pero “a veces las espaldas no dan para todo”…por eso hay que articular entre el gobierno y las empresas el cómo realizar ese cambio de cultura y darle la posibilidad para que el empleado tenga su vivienda. También en materia de salud, deben trasladarse a otras localidades para su atención. Esto hace a la calidad de vida porque los transforma en nómades. Vienen a buscar solamente lo que es bueno: un buen trabajo y un buen salario, y luego se van a disfrutar de esos beneficios a otros lugares. Incluso el entretenimiento. Todo esto es lo que debemos evitar·.
    En materia de escasez de viviendas, “un ejemplo claro de ello es que nos visitan 150 japoneses que están entrenando a otros empleados e instalando el equipamiento nuevo de la planta. Como no quisimos alquilar departamentos en otro lugar, construimos casas prefabricadas en Zárate para ellos en un terreno privado. Y es gente que gasta y consume en Zárate porque viven acá. Entonces si hubiera venido el Municipio de Zárate o Campana con la voluntad de donar el terreno para construir viviendas para estas 100 personas, lo hubiésemos aceptado con gusto porque luego esas viviendas quedarían para los ciudadanos zarateños. En un año, esas viviendas quedarán vacías y se levantarán. También estamos construyendo un edificio, en la ciudad, para poder traer a empleados nuevos en el marco del crecimiento actual que está teniendo la planta”.

    El compromiso con la Educación
    “Otra cuestión es cómo hacer para ayudar a la educación en la zona, como empresa y para el país. De esta manera el vecino se quedará en Zárate a completar todo su ciclo de vida; con la posibilidad de mandar a sus hijos a la escuela y la Universidad. Es por ello que debemos trabajar en la comunidad para crecer y, a su vez, que sea la misma comunidad quien otorgue materia prima a la empresa. Más allá de la producción, debemos entregar un valor agregado propio; por lo tanto hay que brindarles educación a los ciudadanos y el sustento para que puedan realizar proyectos dentro de la planta; solamente así entenderán cada uno de los objetivos que nos planteamos desde Toyota Argentina”.
    Hoy tienen en práctica el programa de “Scholas”, donde la idea es tratar de llevar a la realidad laboral a los estudiantes en el último año de la escuela secundaria para hacerles entender y formarlos sobre lo que viene después.
    “Buscamos trabajar la educación y la empleabilidad como una única cosa y apuntando a reforzar la cultura del trabajo en los últimos años del secundario, por ejemplo mediante el programa de pasantías. Quienes ingresan a la empresa no tienen experiencia en la industria automotriz, sino que se forman en Toyota en áreas de entrenamiento”.
    En cuanto a lo formal, la realidad marca que las escuelas técnicas están atrasadas 50 años. “Por eso debemos impulsarlas para que recuperen su rol principal. La verdad es que analizamos mucho la tarea del compromiso y trabajamos y hablamos mucho con los chicos. A raíz de ello fue que los empleados del área de selección de personal comenzaron a preguntar, en las entrevistas preocupacionales, si los jóvenes llegaban de forma voluntaria o si los obligaba la familia. La mayoría contestaba que, en realidad, lo obligaba la familia, `que él estaba bien en su casa con lo que tenía´. Entonces ya estamos con ese problema desde el arranque. Antes el joven quería trabajar para comprarse el auto, ahora no tiene la idea del esfuerzo, de llevar adelante una carrera de Ingeniería. Entonces nuestra propuesta es tomarlo antes, en el último año de la secundaria, y explicarle que todo se puede hacer y alcanzar pero que conlleva un sacrificio. Por lo tanto la filosofía de la empresa y la identidad se logra día a día, trabajando con los empleados, con el sindicato y con instituciones de la comunidad; desarrollando cursos en la empresa y buscando la integración de la ciudadanía”.

    ¿Cuál es el perfil del trabajador actual?

    El operario argentino es un operario bueno, con mucha creatividad aunque reniega un poco del trabajo estandarizado. La gente que vivió la crisis del año 2002 valora lo que pasó el año pasado; cuando leía todos los problemas que se avecinaban para la industria automotriz. Sin embargo acá discutíamos cuántas horas extras más podíamos hacer. Pero el joven que ingresó después, no vivió esa crisis del 2002 y por lo tanto no termina de entender el valor agregado de la estabilidad laboral. Lo que sí notamos es que en estas generaciones nuevas aquel atributo de honor que significaba para nosotros, y nuestros padres, jubilarse en la misma empresa hoy no existe. Para el joven esta situación no es tan importante y es un poco más mercenario que generaciones anteriores.
    Otro de los puntos que sí resaltamos del operario es que tenemos círculos de sugerencias donde el empleado propone mejoras realizables para la planta desde el punto de vista de seguridad, costos o calidad. Y Argentina tiene uno de los niveles más altos de sugerencias. Estamos hablando que cada empleado realiza y aplica una sugerencia por mes. Por lo tanto desde el punto de vista de creatividad y capacidad de mejorar la situación actual; el trabajador argentino es espectacular. Hay que potenciarlos, nada más.
    No obstante y de la misma manera, debemos decir que el año pasado tuvimos, en un momento, el 11% de ausentismo en la línea de producción continúa, de promedio. Lo cual significa que en algún lado hubo un 15% de ausentismo, una cifra muy alta. Entonces esto hay que trabajarlo desde la escuela y con la comunidad. Si en la actualidad el padre no manda a su hijo al colegio porque está lloviendo no esperemos que ese chico, en un futuro, venga a trabajar en un día de lluvia; dado que fue educado así. Estos son los problemas que uno debe pensar en solucionar hacia futuro y de forma mancomunada con la comunidad.
    Son todas cuestiones que 30 años atrás una gerencia no se hubiera fijado. Hace un tiempo esto no era una problemática central y desde el punto de vista de una compañía no se debía exceder las funciones propias, teniendo en cuenta que nuestra especialidad es hacer camionetas. No somos educadores pero creemos que si uno no excede las funciones primarias de la compañía y comienza a ser socialmente un ciudadano corporativo todo cambiará, siempre aportando nuestro granito de arena.

    “Queremos que el 60% de los trabajadores sea de Zárate”

    La empresa tiene un principio básico esencial, nosotros no despedimos ni suspendemos gente. Para nosotros cuando una persona ingresa lo hace de por vida. Entonces el formarlo y capacitarlo es parte de los activos de la empresa y tenemos resultados, en su mayoría, exitosos. Desde el punto de vista con la comunidad, la asignatura pendiente es revertir lo que hablamos antes, queremos que el 60% de los trabajadores sea de Zárate y el resto foráneos. Hoy es exactamente lo inverso.
    El año pasado cuando muchos diarios nacionales titulaban `el desastre de la industria automotriz´, nosotros hicimos record de ventas, de producción, de exportaciones y tomamos 400 personas para capacitación. Entonces, evidentemente, el proyecto funciona y tiene una demanda de trabajo propia junto con los proveedores. Cuando decidimos pasar a producir 140 mil unidades, todo lo que eran fundas de asiento se hacían en Uruguay y Paraguay. Sin embargo, un proveedor decidió que en ese volumen las pueden hacer en Argentina y entonces ahí se contrataron 200 personas más, solamente para las fundas de los asientos. Por lo tanto hay un desborde de crecimiento en toda la cadena de valor que lo da la industria automotriz en sí misma. Por eso lo importante es saber cuan vivos somos para vincular la comunidad con la empresa y tratar de brindar lo que la gente necesita.

    El vínculo con los funcionarios públicos y con el Sindicato

    Creemos que un proyecto debe ser sustentable independientemente de quien esté en el gobierno. Mi responsabilidad como presidente de la compañía en Argentina es dar trabajo al empleado. Entendimos que Latinoamérica tiene vaivenes y ciclos económicos muy fuertes; por lo tanto la única manera de escaparle a todos los ciclos políticos, económicos y de tipo cambiario es generar un mix de negocios que equilibre la exportación a diversos lugares y así evitar fluctuaciones de mercado. A su vez, debemos importar productos de algún otro país de Latinoamérica para tener una balanza compensada. Y esto se probó exitosamente con procesos devaluatorios en Argentina, cuando destinamos el plus que teníamos por exportar a la subvención del mercado doméstico en función de abaratar los costos. De esta manera mantuvimos nuestro régimen de producción y nadie se enteró de lo que sucedía. Cuando el gobierno aplicó, el año pasado, el impuesto interno a las SW4 dejamos de vender 6 mil camionetas en el país. Pero lo que hicimos fue darle mil unidades más a Brasil, a Colombia y en otros países de Latinoamérica. Entonces, cualquier gobernante que asuma querrá a una empresa como Toyota, que emplee a 5 mil personas de forma directa y que exporte 3.500 millones de dólares.
    Por otro lado, respecto a SMATA, creemos que hoy se encuentra más maduro y el año pasado nos sirvió para que se entienda que estamos ante un proyecto sustentable, que no termina utilizando al empleado como variable de ajuste. Pero, a su vez, buscamos que el empleado cuide su fuente de trabajo.

    LOS NUMEROS DE TOYOTA

    – 4.700 empleados contratados de forma directa.
    – 25.000 empleados contratados de forma indirecta.
    – 405 proveedores de Zárate y Campana.
    – 800 millones de dólares de inversión en la ampliación de su planta en Zárate.
    – El desembolso abarca la construcción de nuevos edificios, de playas logísticas, una nueva planta de autopartes en la planta de Zárate, una nueva línea de pinturas y 4,3 kilómetros de caminos y la instalación de una subestación transformadora dentro del predio industrial.
    – Cada 2´14´´ sale un nuevo vehículo terminado de la línea de producción.
    – Con la actual ampliación de la planta y la inversión en equipamiento, se alcanzarán los 90´´ por unidad producida, lo que representa 140.000 unidades anuales.
    – 869.429 Hilux se llevan producidas en la planta de Zárate (números de finales de marzo de este año).

    Contador Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina, recibió a LA VOZ en la planta industrial de Zárate.

    Contador Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina, recibió a LA VOZ en la planta industrial de Zárate.

     

     

    Nuestras oficinas