• Hoy 19 - Zárate - 14.9°
    • Nublado
    • Presión 1025.26 hpa
    • Humedad 89%
  • Las fotomultas sin cambios a pesar de los reclamos

    18/5/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Tras varios meses de la llegada de la primera tanda de fotomultas, pocas novedades surgen sobre el tema. La instalación de las cámaras que fiscalizan la velocidad de los vehículo que transitan la Ruta 6 en el tramo entre Zárate y Campana, despertó una seria de controversias que derivaron en una importante cantidad de quejas sobre los elevados montos a pagar por las infracciones.
    En un comienzo la postura municipal se basó en cierta intransigencia referida a que los conductores debían limitarse a cumplir la normativa vigente, a través de un sistema implementado por la Provincia.
    El malestar de los usuarios de la ruta radicó en el cobro excesivo y desmedido de las multas que no bajan de los 1.900 pesos, aunque proponen un pago voluntario con un descuento de mil pesos en caso de reconocer la infracción.
    Estas multas causaron indignación en los automovilistas dado que esos 1.900 pesos llegan por excesos de velocidad de entre 9 y 10 kilómetros por hora; es decir que cuando la velocidad máxima es de 60 en este tramo, las multas llegan por circular a 68, 69 y 70 kilómetros por hora, todas con similar valor.
    Hace varias semanas, desde la Municipalidad deslizaron de manera extraoficial, la posibilidad de dar el baja el convenio. Para esto, fuentes allegadas al Ejecutivo municipal, explicaron a LA VOZ que, por orden del Intendente Cáffaro, se llevó a cabo una revisión y análisis del sistema, a fin de alcanzar una solución.
    Además de las sumas siderales de los montos a pagar por las infracciones, las quejas también recaen sobre los límites impuestos en el corredor de Ruta 6 que, según advierten los conductores, debería tener un tope de velocidad más alto.
    Desde el Ejecutivo Municipal manifestaron en una oportunidad, haber intentado varios contactos con autoridades de la gobernación provincial, a fin de rever el convenio que adhiere al Partido a la colocación de las cámaras de fiscalización, así como también han programado reuniones con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), encargada de la instalación de los sistemas, a fin de inspeccionar el funcionamiento y descartar problemas técnicos.
    El problema es que desde la gestión municipal no se ha podido establecer una comunicación activa que permita debatir los puntos detallados y así llevar una solución a los vecinos.
    Un funcionario, cercano al Ejecutivo, explicó que por el momento se encuentran vigentes las intenciones de bajar el convenio, razón por la cual llevan adelante infructuosos intentos de contacto y respuesta. Es por eso que, aseguraron, evaluarán la posibilidad de llevar adelante el proceso de manera unilateral, analizando si el Municipio tiene la potestad de encarar tal maniobra.
    Lo concreto, es que a pesar del paso del tiempo, vecinos aseguraron que las multas a pagar siguen llegando y, hasta el momento, nadie se pronuncia al respecto a pesar de las numerosas consultas de este medio. Mientras tanto, con la instalación de la postura del “pague y después reclame”, entre los vecinos crece la incertidumbre ante la imposibilidad, en muchos casos, se afrontar sumas desmedidas que impactan de lleno en el bolsillo de los automovilistas.

    Una de las cámaras frente a Monsanto.

    Una de las cámaras frente a Monsanto.

    Nuestras oficinas