• Hoy 17 - Zárate - 18.4° / 22.4°
    • Despejado
    • Presión 1029.11 hpa
    • Humedad 46%
  • Un joven mató a su pareja de 15 años en el barrio de San Cayetano

    21/5/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    Un nuevo y aberrante femicidio ocurrió en la ciudad de Campana, en el barrio San Cayetano, cuando un joven mató de un escopetazo a su pareja de 15 años.
    El cuerpo de la mujer fue encontrado en la cama, con un tiro en la nuca.
    Hasta el momento su pareja es el principal sospechoso ya que antes de cometer el crimen habría llevado al bebé de ambos a la casa de unos vecinos. Luego, habría asesinado a la mujer con un arma de grueso calibre.
    El homicidio ocurrió alrededor de las tres de la mañana de ayer, en una humilde vivienda de la calle Dellepiane, en el barrio San Cayetano, a la vera de la ruta 6.
    Cuando la Policía arribó al lugar, encontró cajas de vino esparcidas por todo el lugar y el cuerpo de Alejandra Arévalo, de 15 años de edad, semi recostado sobre la cama y con un disparo en el cuello, del lado derecho, al parecer producido por una escopeta.
    En el lugar, la víctima vivía con un hombre de nacionalidad paraguaya, principal sospechoso de lo que a “prima facie” sería un crimen pasional.
    De hecho, efectivos policiales tuvieron que romper la puerta para ingresar al lugar, ya que la misma se encontraba cerrada con cadena y candado, desde adentro, comprobando luego que el asesino huyó abriendo un espacio por una de las paredes.
    Al cierre de esta edición, el principal sospechoso se encontraba prófugo y era intensamente buscado por la policía.

    REPUDIO DEL DIPUTADO TORRES

    Alejandra Arévalo, de 15 años, fue encontrada muerta en una vivienda de barrio San Cayetano con un disparo en el cuello. Todo indica que es otra tragedia producto de violencia de género.
    Violencia psicológica, maltratos, celos, autoritarismo, aislamiento, baja autoestima, descrédito, miedo, vejaciones, golpes, violaciones de todo tipo, son las distintas caras de un proceso de flagelación que remite a las más primitivas formas de patriarcado.
    Modelos que aunque parezcan extemporáneos, siguen latentes, en una sociedad en la que las mujeres y los hombres tienen los mismos derechos y responsabilidades.
    Es desgarrador imaginar las situaciones que Alejandra debió haber vivido una y otra vez antes de llegar a un final sin retorno. Es difícil aceptar que no fuimos capaces como sociedad de contenerla, de ayudarla, de evitarlo.
    Elegimos con hechos mostrar el apoyo incondicional a las mujeres víctimas de violencia de género, brindándoles una herramienta para empoderarse, acompañándolas en su lucha, levantando sus banderas, repitiendo en cada oportunidad: ¡NI UNA MENOS!
    Sin embargo necesitamos definir de modo urgente las herramientas necesarias para que esto sea posible, para que no haya más Alejandras. Es indispensable el compromiso de todas las fuerzas políticas, el trabajo conjunto, y el compromiso por erradicar los maltratos.
    No alcanza con trabajar con las víctimas, siquiera con encarcelar a todos los violentos: es necesario que toda la sociedad hable de estos temas, que reconstruyamos los lazos sociales sobre la base del RESPETO, el AMOR y la IGUALDAD.
    Marcelo Torres
    Diputado Provincial (FpV

    Nuestras oficinas