• Hoy 20 - Zárate - 10.4° / 12.4°
    • Despejado
    • Presión 1028.28 hpa
    • Humedad 86%
  • Se reciben mil llamadas con denuncias por mes en la DPU

    23/5/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    El 19 de diciembre pasado se inauguró la nueva sala de monitoreo de la Dirección de Prevención Urbana (DPU). Y entre las modificaciones que se realizaron se encuentra la ampliación del espacio físico del lugar, una extensión y mejora en la red de cámaras, optimizando la calidad de la imagen y cubriendo una mayor zona de la ciudad, y pantallas más modernas para el trabajo de las operadoras.
    Hay cuatro operadores por turno que manejan las cámaras y un jefe de sala que tiene la tarea de atender el teléfono, mantener el vínculo radial con el jefe operativo y con el resto de las fuerzas de seguridad. A la par tiene un auxiliar que lo asiste.
    El nuevo espacio es tres veces más grande y está pintado íntegramente de color verde y posee luces dimerizables con el fin de que las operadoras descansen la vista. Además cuenta con una serie de ventanas y paneles vidriados a fin de que los vecinos puedan observar el trabajo que se realiza en el interior y cortinas blackout para que el brillo del sol de la mañana y el mediodía no entorpezcan la visión de los monitores.
    Personal
    Actualmente cada operador debe revisar alrededor de 20 cámaras. Tiene la posibilidad de descansar 15 minutos por hora en forma de relevos, por lo que siempre están todas las cámaras cubiertas. Completan turnos de 8 horas. Todas graban y cada archivo se guarda por treinta días. Luego está el jefe de sala, que atiende todas las llamadas centralizadas en el 442288. Además se encarga de confeccionar, mediante un software de gestión, los datos de cada persona que llama a la DPU informando de un hecho. Lo que hace es completar una plantilla predeterminada ante cada “evento” reportado. “Robo”. “Accidente”. “Conducta Sospechosa”. “Escape de gas”. “Secuestro de motos”. Para cada caso carga las coordinadas, el origen y la descripción; además de redactar la resolución de ese evento, quiénes intervinieron y con qué resultados. Todos estos datos se acumulan en una base de datos para luego englobar las estadísticas del Observatorio de Seguridad que publica el Ejecutivo y que guía a los operativos que luego desarrolla la municipalidad de forma conjunta con las fuerzas de seguridad.
    Todo en tiempo real. Ellos están en contacto con la persona que denuncia algo y con las fuerzas de seguridad. La operadora tiene la obligación de escribir toda la información que va recibiendo.
    En el caso de los operadores, están sentados en una pc, y mediante un mouse o un cursor, pueden acercar y alejar el lente de las cámaras. Primero seleccionan la cámara y luego manejan el lente. Frente a sus ojos, y sobre el escritorio, tienen dos pantallas de led, cada una dividida en varias secciones con la toma de cada una de las cámaras. Luego tienen otro monitor, más grande, en donde pueden ver cada una de las pantallas al mismo tiempo.
    La tarea de cada uno es realizar un paneo de 360 grados de la cámara, constatar si existe alguna conducta sospechosa, y en caso de que esté todo en orden se pasa a otra cámara. Una operatoria que lleva entre 15 y 20 segundos por cámara. Se presta principal atención los fines de semana con los operativos de nocturnidad, los días de cobro en la zona bancaria y el ingreso y egreso de los alumnos de las escuelas.
    El jefe de sala también revisa en un monitor la ubicación de los móviles de DPU y CPC desplegados en un mapa virtual de Zárate. Cada uno con un color para diferenciarlos y convocarlos ante cualquier evento. Esta es la segunda herramienta tecnológica que tiene la DPU para el aspecto preventivo, por un lado las cámaras fijas y las cámaras domos (que filman 360 grados) y el GPS de cada móvil el cual permite seguirlo en una pantalla. A las cámaras, al sistema de GPS y al sistema de carga de datos se les suman las radiocomunicaciones como herramientas de prevención y control. Los nextel y los handys.
    Mil llamadas mensuales
    Desde que el Ejecutivo municipal se hizo cargo de la emergencia en la vía pública, la DPU centraliza todas las llamadas relacionadas dando una respuesta de seis minutos, algo que nunca se había logrado hacer en la ciudad con la empresa Vittal.
    Este nuevo servicio incorporado elevó el número de llamadas a la DPU de entre 500 y 600 del año pasado a 1000 registradas en abril.
    “Hay una conflictividad social propia del país, de la provincia y de la ciudad pero también existe una capacidad de respuesta que provoca la demanda de la gente a la DPU. Nosotros trabajamos para eso, para brindar respuesta. Es por eso que aumentó el número de llamados; algo que nos obliga a seguir trabajando con más fuerzas en la prevención y el monitoreo de toda la ciudad”, concluyó el secretario de Gobierno municipal, Ariel Ríos.

    Ariel Ríos en la sala de monitoreo.

    Ariel Ríos en la sala de monitoreo.2

     

    Nuestras oficinas