• Hoy 17 - Zárate - 5.3° / 7.8°
    • Despejado
    • Presión 1031.91 hpa
    • Humedad 81%
  • Se cumplieron 7 años de la muerte de Juan Manuel Bordenave en la Comisaría

    8/6/2015
    Scan the QR Code

    Leé desde tu celular

    La familia de Juan Manuel Bordenave recordó ayer a “Cuchucho”, como lo apodaban, a siete años de su muerte en la Comisaría Primera local; en circunstancias que hoy siguen sin clarificarse.
    Las últimas novedades del caso fueron en diciembre de 2012, cuando la Jueza Raquel Slotolow, titular del Juzgado en lo Correccional Nº 2, absolvió a los policías Tristán Porcheda y Sebastián Esnaola, únicos imputados por el crimen de Juan Manuel.
    “Cuchucho” fue detenido en la medianoche del 7 de junio de 2008 y trasladado a la Comisaría Primera por averiguación de antecedentes, tras una denuncia realizada al 101 por supuestos disturbios en la vía pública. Al amanecer de ese mismo día, fue encontrado ahorcado, con una frazada, en un calabozo clausurado y cuando existían órdenes que no podían tenerse detenidos allí. La posterior pesquisa demostró que el joven no estaba ni alcoholizado, ni drogado pero nunca pudo aclararse si los golpes que tenía en su cuerpo fueron previos o posteriores a su ingreso a la dependencia.
    El Comisario Tristán Porcheda, responsable del establecimiento policial en ese momento y el Teniente, Sebastián Esnaola, fueron imputados en una causa que estuvo caratulada como “mal desempeño de funcionarios públicos”.
    Esta acusación era el primer paso para separar de la fuerza a los acusados para luego buscar la verdad sobre lo sucedido en esa madrugada.
    En septiembre del año 2012 comenzó el juicio oral y tres meses despuñes, la Jueza Raquel Slotolow, dio a conocer el veredicto: sobreseimiento de los dos imputados. En la copia del veredicto se exponían las razones: “los policías ignoraban la diferencia entre clausura e inhabilitación de los calabozos”, teniendo en cuenta la medida de la Justicia Federal del 23 de marzo que daba la orden de “no innovar” sobre muchos centros de detención, entre ellos la Comisaría Zárate, impidiendo modificar, mudar, alterar y/o introducir cambios tanto en la parte interna como externa de las construcciones edilicias que conforman los lugares citados. En el caso de las celdas, clausurarlas, para que ningún detenido sea alojado allí.
    “No hubo una orden escrita- manifestó Inés Casse, madre de Juan Manuel- nos dijo la Jueza cuando fuimos a preguntarle el fundamento de la decisión, pero en realidad la disposición de no alojar detenidos en los calabozos estaba vigente y al primer comisario que le llegó la información se olvidó de notificarlo al resto de los efectivos”.
    En marzo del 2013 fue apelada la sentencia de la jueza Slotolow pero la Cámara de Apelación de Zárate- Campana se declaró “incopetente”, por eso la causa se trasladó a San Nicolás. Finalmente, se ratificó el fallo de Slotolow.
    Ahora la familia de Juan Manuel está analizando los pasos a seguir en función de encontrar justicia, pese al dolor de estos siete años de ausencia de “Cuchucho”.

    Juan Manuel Bordenave.

    Juan Manuel Bordenave.

    Nuestras oficinas